cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El legado
Históricos |
19.03.07
  • 4
  • 6
  • 1346
Sinopsis


Aquella noche, el coronel, en su muerte, me habló como a un amigo:
-Mírame bien viejo amigo – Su voz sonaba desgarrada y triste, y en sus ojos se podía ver el reflejo de un cuervo que tras volar toda una vida dejaba ya de batir sus alas.
-Mírame bien- repitió, y esta vez su voz sonó imperativa y el reflejo en sus ojos de aquel viejo cuervo cobró vida de nuevo, moviendo sus alas por última vez.
-Puede que hoy me caiga el cielo encima, puede que estas palabras sean las que precedan mi muerte, puede que esta bala hendida en mi estómago sea el principio de un pensamiento o el fin de una vida, pueden ser tantas cosas…
En mis ojos las lágrimas ahogaban mi pupila y sólo pude decir la típica frase que sale en todas las películas.
-No hable
-No,-replicó él- no…he pasado toda mi vida batallando, jamás dije “esta boca es mía” o “no estoy de acuerdo en esto”. Siempre cumplí las órdenes de mis superiores, siempre escondiendo la cabeza bajo el ala mientras ellos la escondían tras de mi.
Hoy se acabó soldado- Y en sus piernas yacía ya un leve charco de sangre, pero el no quería morirse, no todavía.- Veo la muerte acercándose guadaña en mano mientras me señala con su huesudo dedo.
Yo ya no hacía nada, no había nada que hacer, sólo llorar y llorar, viendo como un amigo fallecía en esa mugrienta cueva, escuchando sus palabras que en aquel momento me sonaban vacías aunque eran las últimas antes de su muerte, pendiente como estaba de utilizar la venganza como escudo, no me di cuenta del gran significado que cargaba ese mensaje. Y ahí estaba, el mensaje de un hombre que había vivido luchando para acabar su vida luchando, siempre rifle en mano y machete al cinto.
Maldije en voz alta intentando que el coronel se sintiera mejor al prometerle una venganza.
-¡Os juro coronel que no hace falta que los maldigáis porque yo lo haré por usted!
Él me miró fríamente y me dijo con su voz apenas audible:
-Estúpido, ¿Qué derecho tiene un maldito para maldecir? ¿A cuantos habremos matado y cuantos amigos nos habrán maldecido mientras lloraban sus muertes? No me has escuchado –con sus últimas energías me agarró del cuello de la camisa y me acercó hacia él- Amigo, escúchame ahora, -su voz se apagaba lentamente a medida que pronunciaba sus ultimas palabras- Aléjate, aléjate de toda guerra, mantente lejos del frente, vive la vida, tómala poco a poco, como si degustaras un buen vino, y cuando seas viejo ahórrate el tener que largar este discurso a otro soldado…-el brillo de sus ojos se fue apagando lentamente-
-Pero general yo…yo…- Balbucee.
Su último mandato fue simple y tajante, un buen resumen de su vida.
-Es una orden soldado.

Es la única orden que no cumplí en mi simple vida, continué luchando movido por la venganza, ignorando el legado de mi mentor por muy sabio que hubiera sido. Seguí una causa que mi amigo había dejado ya por saldada, y aquí estoy soldado, acabando mi vida en una mísera caverna, pensando si me escuchas y si vas a seguir de cerca mis palabras o si simplemente te alejarás de ellas por ser sólo eso, palabras.
El Sol que hace brillar mis ojos pausadamente se apaga, noto como el cuervo que carga con mi vida se posa en una rama, acabando con su vuelo y con el mío, y de mis labios nace, antes de la muerte, un mandato conocido.
–Es una orden soldado-
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Excelente cuadro bélico con inquietudes filosóficas y un lenguaje en cuanto al estilo exquisito que asombra al lector.
    Una mensaje filosófico muy maduro. El único "pero" estaría en las graduaciones militares. Llamas general al coronel en algún momento, de hecho el general nunca se pone en línea de combate y el coronel sólo ocasionalmente. El mando más elevado que está siempre al frente de las tropas y ubicado en lugares aislados de peligro es el capitán, pero si lo dices de un comandante también puede llegar a darse la situación. Por lo demás me ha sorprendido gratamente este relato.
    Buenas imágenes y dinamismo. Aunque el mensaje sepa a amargo su verdad es innegable.
    No me atraen especialmente los temas militares ni sus códigos de honor pero has hecho una buena narración. Me ha gustado ese detalle del cuervo en la mirada. Lo único que puedo criticarte es la puntuación es algunas partes del texto (no pongas coma antes de una y) y alguna tilde que te has dejado
    bienvenido, me alegro que te decidieras a poner tus escritos y más se ello te sirve para mejorarte más.
    Aun cuando al principio de la narración quizá utilizas un lenguaje quizá demasiado épico o elaborado para la situación, te vas corrigiendo a medida que avanza el texto, dejándote llevar. Me ha gustado mucho el mensaje ;)

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta