cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El llamado del sexo
Varios |
09.11.17
  • 4
  • 1
  • 1443
Sinopsis

.

En realidad, estaba casi por convencerse que la vida no le interesaba para nada. La parte económica, con un premio demencial de la lotería, la había resuelto de improviso, no el hecho que se le escapó, a la vez, tan de improviso su vida real. Llegaron demasiadas acciones para su mente.
Cuando le preguntaron qué haría con tanto dinero: “sólo sexo”, respondió. Es mucho dinero, Pascualito, le dijo un amigo, al final, con ese programa te vendrá la náusea.
Pero su sexualidad, reprimida por tanto años dentro a un cuerpo olvidado de Dios, se mostró inagotable en la extrema exaltación de la carne, y al dios de la lujuria, y la locura, entregó su alma.
Cuando explota el deseo, se pone en movimiento un engranaje incontenible: mujeres de la vida siempre diversas, cada vez más hermosas y más caras, se lanzaban a las aguas del dinero de Pascualito y de su pecaminosa lujuria, incontenible al llamado de la serpiente que lo llevó al olimpo del Dios Pan.
Deseos improvisos, violentos que no dan el tiempo a cerrar ventanas, apagar luces. Contra los muros, sobre una silla, sobre el piso, dentro a un taxi, en los parques, en el bosque, en el ascensor, en los ríos, en el balcón, de noche, de día, en algún portón, en el diván, las aferraba en un cuerpo a cuerpo electrizante, respiro a respiro, lengua a lengua, queriendo aprisionar una vez por todas, esencias, olores, perfumes, que otras tantas veces se le escapaban.
Al menos por un instante estaba estrecho, fundido al misterio de la mujer hecho placer, en un palpitar común. Puro rito ancestral: él dentro a ella; ella conteniendo la náusea, en la suciedad de él. Finalmente, la hembra de turno se va, y nada recuerda de esta via crucis. Menos que un cigarrillo al bar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 88
  • 4.54
  • 182

Algo de mí está en lo que escribo.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta