cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El Luto
Amor |
02.03.10
  • 4
  • 8
  • 3798
Sinopsis

Monólogo interior de una viuda.

Dolor.
Como siempre, no me dejas nada más que dolor. Claro, tú ahora puedes descansar en paz: ni tienes que rendirle cuentas a los acreedores, ni te tienes que preocupar por la comida, ni del campo; ni te has de quedar sola en la casa… ¡Mala la hora en la que te conocí, Miguel! ¡Maldita sea mi estampa!
Si ya me lo decía mi madre, ya… Que no te vayas con él, que le gusta mucho la bota de vino, que mira muy bien a las feligresas cuando salen de misa, que en Villalejo no lo quieren ni ver… ¿Y para qué me enamoré yo de ti, para qué? ¡Para disgustos y sinsabores! Y yo como una tonta queriéndote, como una tonta llevándote siempre en mi corazón. Y siempre repitiéndome: Si tu Miguel no es malo, que es sólo muy cortico de miras… ¡Y mírate ahora, Miguel, mírate: con una mano encima de la otra! ¡Ca!
Que si teniéndote vivo me faltó tu calor, ahora he de quedarme tan fría como tu lápida. Si a veces me ponía guirnaldas en el pelo para alegrarte la mirada, ahora he de ir a ponértelas encima de ti; aunque ni te enterarás de que te las pongo, como no te enterabas cuando me las ponía. Pero yo lo hago. Lo hago porque, aunque como una tonta, aún te quiero.
Así que ahora te quedas solo en tu caja y yo en la mía. Que en cuanto entre a la casa echaré las cortinas y las persianas; cerraré las puertas y postigos. Y que no entre ni una gota sol, ni un hálito de aire. Que el luto lo llevo en el alma y no en estas ropas teñidas. Y si he de salir, será sólo para rezar por ti y para guardar tu tumba. Ni vecinas, ni plazas. Penumbra y silencio: ya está.
Me voy Miguel, me voy, que han de venir a ponerte la sal gorda, y yo me voy a la iglesia, que falta te hacen las misas. A ti, y a mí.
El amor es la más lacerante de las heridas, y por ti, mi congoja no conoce fin.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Que grande eres chico.
    que bueno como en en algo breve pudiste relatar los sentimientos encontrados que se viven cuando se atraviesa un duelo. Por otro lado te agradezco tu valoración en "Adivinos no son", las sugerencias y el decirme como hacer para cambiar algo en el relato jeje :)
    No estâ mal. Me gustô sobre todo el comienzo. Ese zenon sî que se echa tremendos comentarios!
    En primer lugar: me ha parecido excelente. Desvela al personaje dejándole hablar. Ilumina la escena al mismo tiempo que dibuja la emoción y el carácter. Las palabras ajustadas, las elipsis cuentan la historia –que es biografía socializada- y tiran de nuestra imaginación con la habilidad precisa para que rellenemos lo que no es explícito. Entre tú y yo, “Bernardina” ¿es Bernalda Alba? ¿la de Federico García? ¿Tú crees? ¡Que pedantería! / Y si es algo parecido –que lo parece- ¿acaso la tragedia no es actual? ¿Entonces por qué seguimos leyéndolas?¿por qué nos identificamos con Medea o con Otelo? ¿Para qué leer a Zola? A algunos, sabes, los “profundos” de Corte Ingles, todo lo que no sea cultura pret a porter, carece de profundidad o de actualidad (conceptos que confunden porque aquí ya es primavera ¡todos los años! Confundir profundidad con actualidad u originalidad es propio de quien ha reflexionado poco en ello, y se mueve al viento de lo simplemente contemporáneo en su peor acepción: la moda./ El afán de pureza que lleva a pensar que la crítica es por sí misma buena, lleva a algunos a criticar con desmesura y sin demasiado fundamento todo lo que se encuentran por delante. A estos vacuos se les descubre fácilmente: exigen “profundidad” u “originalidad” a troche y moche y, en general, verás que, llenándose la boca con la palabra “arte”, desprecian la artesanía y el buen hacer. Para ellos todos deberíamos ser un Leonardo contemporáneo. ¿Lo son ellos? Claro que no. Mas, esa suficiencia, les hace felices en su onanística petulancia, mientras dan lecciones de humo y nieblas, con el farolillo insignificante de su suficiencia. Repito, te felicito por este texto tan bello. UN abrazo, z.///////.... “Bernarda: Quietas, quietas. ¡Qué pobreza la mía, no poder tener un rayo entre los dedos!”... y la mía....
    No considero que esté trasnochado, porque es, sencillamente, una expresión de una experiencia. Vamos... que resulta sumamente efectivo, en su brevedad e intensidad: Penumbra y silencio; ya está.
    El dolor por la ausencia no conoce contextos, ni èpocas.
    me ha gustado mucho la forma de expresarlo, un saludo
    Parece una pequeña fábula en la que expresas el sinsabor de la típica vida y anticuada de la mujer de antaño.La verdad que el texto está bien,pero yo creo que le falta algo de rompedor,quiero decir que dada la temática se hace un poco soso para la época en la que vivimos.Este texto en otra época o contexto hubiera sido totalmente subversivo(todos recordamos la casa de Bernardita).Pero ahora se me hace un poco trasnochado.Un saludo.
  • Y otra vez...

    Reflexión mañanera.

    Bajo la luna había una laguna, y su luz espectral de plata cubrió la superficie. Pero bajo su opalescencia, un abismo inescrutable permanece, y ay del incauto que se guie solo por la ilusión que refleje.

    Habrá que limpiar estas telarañas.

    Breve narración sobre el lince ibérico.

    Ahhh, es secreto.

    Pese al bloqueo constante al que estoy sometido desde hace ya y la desidia que me causa la mortal primavera con su nocivo polen, dejo un pequeño escrito que logré supurar en un efímero momento de lucidez. Espero no se os indigeste :)

  • 69
  • 4.57
  • 212

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta