cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
el maizal
Amor |
01.10.21
  • 5
  • 2
  • 649
Sinopsis

ahora que viene el tiempo en que la naturaleza desborda por todos lados recordé que en mi niñez camine muchas veces por un maizal, es sin duda una gran experiencia, por suerte no sufrí lo que esta protagonista , pero estoy cierta que muchas lo han padecido , en honor a esas victimas enmudecidas por la verguenza , y la tradición ,aquellas que guardaron ese dolor y por aquellas que tuvieron que hacer frente a las consecuencias .

Ella avanzó por entre los matorrales, abriendose paso ,agitada, cansada y horrorizada,  pisando descalza los rastrojos, corría entre el maizal rosando las matas altas con frutos gruesos y amarillentos de donde asoman sus granos lechosos y la hojas anchas duras , arrastraba los pies agotada, la tira del vestido desprendida dejaba ver su sostén color celeste, le ardía y dolía la entrepierna que sangraba levemente,sabia que debía correr, podía sentir que el la seguía de cerca , pero desconocía que dirección que tomar.

Tenia 13 años, estaba revolcada en tierra, el pelo castaño enredado, las manos y las rodillas heridas , sentía un pulsar doloroso en la base del cráneo por donde él la arrastrara del pelo, lloraba y corría . Mauro era su vecino de toda la vida , trabajaba en la maderera al igual que su padre, en verano cosechaban maíz todos juntos en ese predio ; su madre, su padre y su hermano hacían lo mismo, de hecho al salir  su madre lavaba unos jeans en el pilón , su padre cortaba leña y Marcelo ensillaba el caballo, la miró sin  comentarios  sabiendo que iba al maizal.

,Llegaba  al rio cuando sintió que alguien la alcanzaba, le pareció una broma extraña, porque no tenían tal confianza , aterrizo en el suelo cerca de unos guijarros filosos , no hubo charla, en cuanto la dio vuelta comenzó atacarla, ella paralizada por el asombro y el miedo, estuvo quieta unos segundo, hasta que se dio cuenta de lo que ocurría, grito infructuosamente, pateo , mordió y forcejeo todo lo que pudo, pero era fuerte y pesado, la inmovilizó con una rodilla y la violentó rápido, el dolor la recorrió como acido, sintió nauseas , el trababa de mantenerla quieta pero se le hacia difícil, a pesar de lo pequeña y delgada luchaba como fiera, por fin le abofeteo con fuerza, rompiéndole el labio que estalló llenándolo de sangre, mosqueado, le ahorcó un poco hasta que perdió el sentido la arrastro hasta el maizal. ahí terminó su cometido; exhausto, entierrado entero , arañado, mordido, amoratado , pero  satisfecho, se sentó unos minutos a su lado ,ella tanteo los guijarros, se los arrojo al rostro juntos con un puñado de tierra que lo dejaron ciego unos momentos, le pateó la entrepierna y él se retorció de dolor,sin aire. Ya de pie tomó algunos peñascos y se los arrojó, luego corrió sin rumbo , solo corría , lo oía gritarle furioso, amenazando con cosas realmente perversas, pero ella no paró hasta que sintió los cascos del caballo, Marcelo la subió al apa a todo galope, atravesó el campo y la bajó en la entrada, de un salto se apeo y entro en la casa, saliendo casi enseguida portando la escopeta , subió igual de raudo.Su  madre soltó la ropa y se acercó rápidamente, su padre no estaba fuera , el chico dio la vuelta al potro y enfilo de vuelta , con las riendas volando y las piernas apretadas a los costados, desapareció en instantes 

su madre no preguntó quien había sido o que pasó, lo que hizo que rompiera en un llanto interminable, la limpio y lavo por todos los rincones, la reviso y le cambio la ropa. en eso estaban cuando sintieron los balazos  pum…pum…pum, espaciados , ella imagino que mauro corría como ella, escapando. No sabia bien si eso era mejor o peor , su padre llegó a la casa en ese momento, y al sentir el galope cerca fue a la puerta, el muchacho se apeo y el hombre preguntó 

–  está hecho??

– si taita esta hecho – portó el arma hacia adentro la ubico en un atril en la pared y miró a la chiquilla maltrecha, colorada y herida 

– tú levántate de ahí y prepara algo de comida 

ella se acomodó el pelo en una cola, soportó estoica el dolor penetrante en las manos y las rodillas, hizo poco caso al ardor y la incomodidad en sus partes intimas y recorrió la casa hacia la cocina , perdida la vista en el maizal que se mostraba verde y espeso, cubriendo un tramo muy largo. Parecía mucho mas tupido ahora, y podía ver las separaciones de los caminos que lo entrecruzaban , sitió un espasmo, y el rostro  rojo de rabia y pena 

 

,

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Aterrador y muy cruda; excelente relato. Saludos.
    Desgarradora historia la que nos traes, Pamela. Se corta la respiración mientras lees y deseas que la muchacha pueda escapar de ese cruel destino que le arrebatará con sevicia la inocencia, aunque sabes que es imposible. Aunque sé que el ojo por ojo solo conduce a un mundo de ciegos, debo confesar que me gustó que la venganza en este caso se consumara. Un fuerte abrazo
  • La magnificencia del misterio.....

    en ocasiones, una poderosa añoranza me recorre, y tengo que sacarla afuera

    no creo que exista peor dolor que el golpearse con la realidad y no poder reaccionar quedarse quieta

    como la fuerza poderosa del mar, como la devastadora presencia del viento, como la increíble potencia del sol, como la maravillosa capacidad y fertilidad de la tierra, así se mete el amor en nuestro sistema anulando la racionalidad, la obviedad, e incluso la simpleza, metiéndonos en entrampados , sinuosos y espinosos senderos como en un laberinto voluntariamente, alegremente

    No voy a mentir, desde que esto empezó yo he pasado mas de una vez por este proceso y no me avergueza admitir que he sentido no solo miedo sino pavor

    ahora que viene el tiempo en que la naturaleza desborda por todos lados recordé que en mi niñez camine muchas veces por un maizal, es sin duda una gran experiencia, por suerte no sufrí lo que esta protagonista , pero estoy cierta que muchas lo han padecido , en honor a esas victimas enmudecidas por la verguenza , y la tradición ,aquellas que guardaron ese dolor y por aquellas que tuvieron que hacer frente a las consecuencias .

    no creo que alguien viviera este proceso con calma , mas aun ,creo que todos los miedos se han paseado prepotentes por nuestros hogares ,nuestros trabajos, nuestra vida , llenándonos de incertidumbre, dolor y rabia

    A quien no le ha pasado....

    Puede que me equivoque pero los encuentros inesperados resultan ser en ocasiones tan importantes y decisivos como el conocer a alguien toda la vida , en honor aquellos amores que nacieron así de la coincidencia y el azar .

    La rutina es como el acido y los miedos como cuerdas desgastadas, que se rompen y sueltan la pesca cosechada, a su paso van esparciendo almas

  • 159
  • 4.58
  • 33

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta