cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El miedo a los abrazos
Amor |
08.03.15
  • 0
  • 0
  • 532
Sinopsis

Ana andaba por la calle, mirando las caras de las personas. Mirando a las pocas que no estaban enganchadas a una pantalla. Son pocas en realidad, pero las que hay, a veces hasta te sonríen. Se fijaba en cada uno de los detalles. Esa chica a la que acaba de dejar su novio, esa chica enamorada que mira con una sonrisa tonta el móvil, esos ancianos que caminan uno enfrente del otro, o esos que caminan siempre de la mano como cuando eran jóvenes. Y ella sonríe. Sonríe por que le gusta imaginarse las historias de cada uno de ellos.

Lleva tanto tiempo sin enamorarse que se alimenta de las historias de la gente. Pero no le importa, es mucho más sencillo así.

Dicen que ahora la gente vive con miedo, que han dejado de saludar dando un abrazo por miedo a que haya demasiado contacto, tanto como para que puedan llegar a crecer sentimientos. Que la gente a dejado de escribir cartas de amor, por eso de no querer pensar en los abrazos, ni en los besos. Que a veces todo se reduce al sexo por el simple hecho de que así a la mañana siguiente no van a hacerte daño. Ana lo ve así. Le encantan los abrazos, pero se siente incómoda si un chico con el que acaba de pasar la noche lo hace. Le encantan los besos pero prefiere que no sobrepasen un límite. Y está claro que le gusta leer, le encantan los poemas y las historias de amor, pero se conforma leyendo libros de asesinatos o intriga.

Es el miedo. El puñetero miedo a volver a enamorarse lo que hace que no se atreva con nada más. A veces pensamos que nuestro primer amor nos hizo tanto daño, que esas heridas jamás se cerraran. Lo que significa que si abrimos otras nuevas con un segundo , acabaremos desgarrados. Lo que no sabemos es que a veces, no hace falta cerrar las heridas para que curen.

A veces aparece una persona que ve tus heridas y te ayuda a soportarlas, y sobre todo te protege de las nuevas.

Eso fue lo que le paso a ella. 

El apareció un día cualquiera. Está claro que le gusto a primera risa (ella no cree en los amores a primera vista, pero a primera risa.. eso es otra historia). Se llevaron bien desde el primer momento. Se notaba una tensión "sexual" entre ellos. O eso quería pensar Ana. Pero tenia novia. Lo normal en estas situaciones para ella. Por lo que decidió dejarlo pasar.

Pasaron los meses sin saber nada de él, hasta esa noche. A Ana el alcohol ya se le había subido a la cabeza cuando lo vio. Se saludaron y empezaron a hablar. Hablaron hasta que ella se canso de escucharlo y lo beso. No sabía lo que iba a pasar, probablemente se apartara, seguramente era un error. Pero no lo hizo, no lo hizo y la beso como desde el primer momento ambos habían necesitado. La noche se alargo, y a la mañana siguiente ella se despertó en su cama.

Su instinto le obligó a levantarse y vestirse, pero cuando lo estaba haciendo, el la cogió del brazo y la tiro en la cama, abrazándola. Los puñeteros abrazos. Ella se aparto suavemente, y le pregunto por su novia. Ya no estaba con ella. Pero no supo si eso le gustaba o le parecía un peligro para ella. Que tenga novia significa que yo no puedo tener ningún sentimiento, que no servirá de nada, pero así todo cambia. Pensaba. Se vistió, le dio un beso de cortesía y se fue.

Pero a veces, hay abrazos fugaces, abrazos que te tocan el alma. Y eso le paso. Que no pudo resistirse a aceptar su invitación a cenar. Que no pudo resistirse a su segundo abrazo (que esta vez no fue tan fugaz). Quedaron unas cuantas veces más. 

Ana se asustaba, se asustaba cada vez que llegaba a casa después de una noche perfecta con el. El miedo, el puñetero miedo otra vez. ¿Y si esto no funciona? ¿Y si me hace daño? ¿Y si mis heridas acaban abriéndose mas? 

Pero a veces solo hay que dejar de hacerse preguntas. Vivir los abrazos. Vivir en brazos. Sonreír. Y pensar que eso no va a ser para siempre. Pero que puede ayudarte para que tus heridas duelan menos. Para que llegue el momento que duelan tan poco que ya no te de miedo quedarte en la cama después de follar. Que no te den miedo los abrazos.

Y que pase lo que tenga que pasar. Para eso está hecha la vida. Para atreverte a mirar al borde del precipicio. Para tener vértigo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Sentimientos escupidos en palabras

    Continuación de la primera parte.

    Esto es una historia que estoy escribiendo, no esta acabada y no se como va a terminar. Es la historia de una chica de 25 años, que trabaja como profesora en un colegio desde hace un año. El mismo día que el director la invita a cenar recibe una carta, que la deja inquieta pero la cual decide olvidar. Escribiré hoy una primera parte. Seguiré escribiendo si a alguien le interesa.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta