cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El nabo de Putin
Amor |
11.07.16
  • 4
  • 1
  • 1131
Sinopsis

He vuelto para marcharme. Y os odio a todos.

Volvía en el tren desde el Kremlin cuando empecé a sentir que algo no iba bien. Se me nubló la vista y todo dejó de tener importancia relativa. Como la nieve. Como la inquietud mundana del ciudadano medio. A duras penas podía ir sentado sin desmoronarme como una plasta de vaca cayendo al suelo. Cerré los ojos y apreté fuerte, como el recto de una actriz porno que se declara en rebeldía.

¿Me habrían envenenado? ¿Sería mi antiguo amor frustrado, Ylenia? Esa arpía me tenía bien cogido, no  había escapatoria. Siempre maquinando, siempre jodiendo. La mujer domina siempre al hombre por perseverancia mientras él está distraído con cualquier otra gilipollez. Pese a que los dos sabíamos que no valía nada, era mi coño de la guarda. No lo necesitaba, pero siempre acaba volviendo. De ahí nacía su poder.

Poesía eran los contornos al viento de su vestido.

Tenía un coño como el Hermitage: de dominio público. Era la feminidad misma. Más de un Bereber se habría extraviado tras el espejismo de su cuerpo. Había un estanque prístino en su cintura que se resistía a secarse al completo. Ahí me asfixiaba sin remedio.

Era una zorrita ilustrada. Me ponía al corriente sobre Strindberg, Rabelais, Bernard Shaw, Vallejo. La conciencia social cosmológica emanaba como un estigma seráfico de su hospitalario agujero negro. Y siempre desmontaba mis argumentos.

–¡Zygmunt Bauman es un genio! –proclamaba yo–. ¡Esta puta sociedad líquida!

Y ella me contestaba que era un zafio y burdo hijo de perra, sin base sistémica para mis afirmaciones sobre geopolítica global y que era George Steiner quien estaba en lo cierto con sus predicciones. El holocausto es el orden mundial actual. Y yo un pobre imbécil.

Después follábamos, quedamente, en la habitación del Spritz-Club en Platz San Petersbourg, bajo la luz crepuscular de un candelabro comido de mierda de la era post estalinista.

 Mientras, en las aceras, el amor era una metáfora grotesca traída por los pelos a un mundo en zozobra que pendía sobre un eje podrido.

………………

 

Ylenia. Y-le-ni-a. Llevaba tres meses sin verla, a una puta tan relacionada. Se había apretado a media cúpula de la KGB contando apenas veintitrés años. Sabía hacer contactos. Luego vinieron muchos otros, de la STASI, la CÍA y los servicios de espionaje implicados en los conflictos bélicos de medio mundo. Joder, Litvinenko debió morir envenenado al comerle el coño, de tanta gente amenazada como se había follado.

Creo que le fallé. Una noche desabrida y cruda como el lomo cercenado de un salmón del Rhin devorado por un oso pardo me dijo:

“Quizá podríamos escaparnos.”

Y yo sentí miedo. Miedo y vértigo. Vértigo por las decisiones que cambian una vida sin conceder un paso en falso. Miedo a no poder ser para siempre lo que pudiera fingir durante un rato.

“No lo harás, verdad”.

No contesté. Fruncí el ceño. Después dejé un fajo de billetes arrugado sobre la mesita y me marché. No volvimos a vernos. Fui un idiota, siempre lo he sido. Carente de sentido práctico.

Una acompañante peligrosa y poderosa a la que haces sentir sola cuando podría estar con cualquiera es la mejor manera de evitar los planes de pensiones.

………………

 

Ahora la sacudida es más fuerte, me quedo lívido, los ojos en blanco. Me desmayo y me recupero, a intervalos. Empieza a brotar espuma de mi boca. Ya termina. Algunos pasajeros gritan. Otros esperan y atisban, curiosos.

Sólo soy un cordel solitario de una marioneta enorme que tira de los cojones del ente planetario. ¿Quién querría envenenarme? Sólo guardo un secreto, uno muy pequeño. Bueno, me sé otro, muy gracioso. Putin tiene un pene ralo y diminuto. Por eso gobierna Rusia con mano de hierro: el poder de mando compensa al vacío de poder amatorio.

¿El secreto que guardo? Que todo es un engaño. El amor, la política, los parques, la amistad, los tipos de cambio y los afterworks con los compañeros del trabajo. Los periódicos, los recuerdos, la tristeza infinita y los domingos en el centro comercial. Los hijos que te ven marchitar gordo y calvo mientras te chupan la última gota de vida.

 Y el mundo se acaba el martes, a eso de las cuatro, hora peninsular, meridiano de mis cojones. Todos los estados han llegado a ese común acuerdo para dinamitar esta bazofia de mundo, por fin se llega a una convención mundial sobre algo.

Podría ser un gran secreto, uno que causara revoluciones y una nueva forma de encarar la existencia humana. Podría alumbrar una sociedad mejor, comprometida y dueña de su destino. Pero decidí callarme porque creo firmemente que nada cambiaría contarlo. Igual que nada cambia un nuevo desengaño. La historia de la humanidad es un infierno repetido, desgastado y deshilachado como el calcetín de un menesteroso.

Aquí está. Es mi paro cardiaco. Mientras me desmayo sólo puedo pensar en una cosa. ¿Qué hubiera pasado si…? Ya nunca lo sabré.


Debí contar lo del nabo de Putin.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Tiene momentos geniales; algunas imágenes me gustan mucho. Sigues abusando un poco de regatearte a tí mismo (el primer párrafo podría quedarse en la mitad y dirías lo mismo. A punto estuvo de hacerme dejar de leer, hasta que llegó el pase de gol, con la última frase. Sin todo lo demás el inicio hubiera sido de sobresaliente. El tercer párrafo es un lujo. Con respecto a otro relato tuyo del 2011 que he leído creo que si, que encontraste la tijeras de podar. El estilo está mejorado, sigue siendo abrupto, a lo Bukosky, pero alcanzando un punto más cercano al equilibrio. No tengo mucho más espacio para comentar todo lo que me gustaría, pero me este texto me anima a leer alguna cosa más tuya.
  • He vuelto para marcharme. Y os odio a todos.

    Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

    Por qué no escribes nada últimamente. ¿Y quién cojones lo va a leer, a quién le interesa lo que tenga que decir?

    Ilia y Stasia follando como animales de bellota. Como si no hubiera un mañana. Y yo al lado, enterándome de todo. Nunca me lo he montado demasiado bien, pero creo que ahora he terminado de cagarla. Si alargara un poco el brazo y me lo propusiera, podría agarrarle el nabo a ese sinvergüenza.

    Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

    This is the new shit: http://bufondevoz.blogspot.com.es/

    Es a veces la existencia un exabrupto tan obsceno.

    Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala. Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.

    –¡No dispares a Little Bill, no lo hagas! –grita una lavandera. –¡Está en el suelo, no puede defenderse! ¡Disparar a un hombre así es de cobardes! –dice un cuatrero. Y yo disparo. Un poco por ver qué pasa. Otro poco por aburrimiento. Algo tendré que hacer.

    Vivo gracias a la voluntad de mantenerme en las posiciones perdidas de la vida: soy un idealista en el desierto.

  • 52
  • 4.47
  • 426

Soy mi propio abuelo viendo a mi infancia jugar

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta