cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El Niño y la Crisis de losCohetes
Históricos |
20.04.14
  • 5
  • 1
  • 1628
Sinopsis

Cuento sobre la Crisis de Octubre: Cuba-USA-URRS

~~            El Niño y la Crisis de los Cohetes 
  
El niño jugaba alegremente con bueyes de maderas tirando de una  carreta, del mismo material, cargada de piedras que repre-sentaban sacos de aguacates, mangos y naranjas. En su imaginación, aquellas bestias tenían nombres: Azabache y Sabanero. Sus infantiles manos halaban los “bueyes” mientras sus rodillas se tornaban blanquecinas y se adornaba con rasguños producidos por las piedrecillas. Varias veces en el trayecto, detenía el juguete para bajar alguna “mercancía”. De vez en cuando volvía la cabeza hacia el camino cada vez que sentía el ruido de los camiones militares cargados de materiales diversos de construc-ción que pasaban veloces levantando densas nubes de polvo pintando los alrededores como si de nieve se tratara. Absorto en sus fantasías no escuchaba el llamado de su madre para que fuera a comer.
 Se levantó de pronto al ver un avión, tan grande como nunca lo había visto y con un ruido infernal como si mil toros resoplaran al mismo tiempo. Corrió para su casa, con el
miedo en el cuerpo y sin importarle las espinas de las “dormideras”, llamando a su madre con desesperación.
 Cuando llegó, su madre le dijo que era un avión que había pasado muy bajo y no tenía que temer. Lo llevó al baño y le lavó las manos.  En ese momento llegó el padre, besó al niño y a la mujer. Mientras se aseaba para comer con su familia, le comentó a su esposa, la situación tensa que se estaba viviendo en el País. El radio lo decía, pero en realidad nadie sabía de qué se trataba. Aviones extranjeros cruzaban el espacio aéreo y otros extranjeros construían bases militares cerca de sus viviendas.
 Esa noche nadie durmió en la casa de los Garcés, ni en las Unidades Militares, ni en el Palacio de la Revolución, ni en el Kremlin, ni en la Casa Blanca, pero al otro día los aviones no pasaron, los extranjeros se fueron y el niño volvió a jugar con su carreta, Sabanero y Azabache.
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta