cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Observador
Reales |
16.11.12
  • 4
  • 10
  • 1081
Sinopsis

La historia patética y real de un voyeur buena gente.

 

Debe ser que espero silente

absorto tu imagen serena

inmóvil acaso entre la gente

y preso en tus manos de piedra 

 

 

Su cabello, rubio y ligero, ondeaba entre la muchedumbre que esperaba el metro en la parada de Sagrada Familia. A cuatro metros de ella, como cada día, Juanito Rupay, de profesión inmigran­te, medio oculto entre la máquina de refrescos, observaba absorto su grácil figura y luego cerraba los ojos para re­tenerla un momento en su memoria.

Cuando llegaba, se le ocurrían mil formas de llegar hasta ella. Pensó en invitarle a un café en el bar de la es­tación, o simplemente hablarle sobre algún tema interesante, hasta pregun­tarle la hora hubiera sido suficiente. Sin embargo, hasta ahora, no había conseguido ni dar un paso hacia ella. Se quedaba al lado de la expendedora de bebidas pues sabía que todos los días, sin excepción, la chica la utiliza­ba para proveerse de agua mineral. Y él esperaba ese momento para verla más de cerca. Veía como se acercaban lentamente sus ojos azules, y su con­toneo indiferente lo llevaba sin remedio al mismo cielo. Deseó ser agua para tocar sus labios, por un instante era el dueño y señor de la estación del me­tro, amo de todos los vagones y trenes de la ciudad, por un segundo era el te­rrateniente de toda la jodida ciudad de Barcelona. Pero era solo un segundo. El tren llegaba y la chica se iba. Y él también. Ella al barrio de la Bonanova y él a Santa Eulalia, al otro lado de la ciudad.

Transcurrieron varios meses y la pa­rada de Sagrada Familia era testigo de la más absoluta, triste y patética esce­na de amor platónico de la historia. Sin embargo hubo un día en que Juanito no acudió a la hora, un accidente lo re­tuvo en cama muchos días. Y la chica apareció tan hermosa y etérea como siempre y mientras bajaba las escale­ras miró de reojo a la máquina de be­bidas donde no estaba Juanito, y se quedó extraña en medio de la estación y buscó entre la gente, desorientada y perdida, y se quedó así, perdida, hasta que el tren apareció en medio de mu­cho ruido y fue la primera vez en mu­cho tiempo, que no se sentía hermosa y reluciente en medio de la parada de la Sagrada Familia. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Super!!
    Sin duda lo que más me gusta es que es bonito sin llegar a ser empalagoso.
    Dos frases me han sacado del relato porque las considero algo tópicas ("lo llevaba sin remedio al mismo cielo", "ser agua para tocar sus labios") Después el relato se endereza muy bien con esa rabia descarnada, desde la cima, con "la jodida ciudad de Barcelona". Muy bueno, buen relato. Después creo que esa ausencia por estar enfermo se aleja de los límites del relato. La reacción de la chica la veo algo obvia pero aún así creo que está muy bien llevado, que no desentona y que es un buen final para el relato. El metro, no he visto lugar mejor para esas miradas. Por cuestión geográfica me conformo con el autobús, pero tiene menos poesía.
    El metro da para muchas historias de estas. Casi es un subgénero, como las películas de submarinos. "Cuello de gatito negro" de Cortázar, por ejemplo.
    Escribe tus comentarios...
    Escribe tus comentarios...Sinceramente me gustó bastante. Espero y puedas leer mis relatos. Saludos:)
    ¡Qué bonito!
    Escribe tus comentarios...Bello y tierno, me gustó.
    me gusto; algunas personas son en efecto lo que hacemos de ellas
    Muy bello
  • Una historia de amor real que un vasco me contó de buena fuente. Yo lo expongo así narrado aunque respetando todo el sentido de quien me lo relató.

    Perdón el empalago. Es una historia de mi padre...

    La venganza violenta de un marido que no tuvo alternativas.

    La historia patética y real de un voyeur buena gente.

    Historia de un pueblo, una niña y un maldito.

    Luciana y Fernanda, mis sórdidos vecinos. Breve descripción.

    Una visita a la corduraausente en un sanatorio

  • 7
  • 4.49
  • -

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta