cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

16 min
Él: Parte 1 - Las Ocho Páginas
Terror |
08.03.15
  • 5
  • 0
  • 285
Sinopsis

"Él" está basado en el personaje más famoso de los creepypastas (historias de terror cortas), Slenderman. Cada historia es narrada por un personaje distinto y poco a poco estas se van entrelazando. Cada personaje cuenta cómo es que este ser desconocido los empieza a atormentar hasta el punto en que los resultados pueden llegar a ser macabros.

No sabía nada. Estaba en un bosque solo y tenía mucho frío. No tenía nada más que mi ropa. Estaba asustado pero pensé que ese lugar podía ser peligroso así que decidí buscar algún lugar donde me pudiera esconder de ese frío tan intenso que me recorría por todo el cuerpo. Lo único que me iluminaba era la luz de la luna aun que no era suficiente como para que pudiera ver el camino.

Estaba descalzo, a cada rato me paraba en piedras o ramas caídas de los árboles, mis pies sangraban demasiado y dejaba huellas de sangre por toda la nieve pero no los sentía por lo congelados que estaban.

A cada rato tropezaba y de vez en cuando un sonido demasiado agudo aparecía de la nada pero yo no lo podía soportar así que me tapaba los oídos lo mejor que podía y me echaba al piso. Siempre, cada vez que el sonido se iba, escuchaba unos pasos demasiado rápidos pero siempre pensaba que era un animal asustado por el sonido, así que no le daba importancia y seguía caminando.

Conforme fui caminando, encontré una casa a la cual entré pero no había nadie. Subí las escaleras y solamente vi un cuarto con una cama sin sábanas y una pequeña mochila sobre ella. En esa mochila había una linterna y una cámara vieja, ni siquiera era digital y apenas tenía flash para sacar una buena foto pero decidí llevarla conmigo.

Cuando salí de esa casa escuché un sonido agudo otra vez y mi vista se puso algo borrosa por unos segundos y escuché una voz distante adentro de mi cabeza que decía “encuéntralos”. Pero, ¿encontrar qué? Estuve pensando en eso un buen tiempo cuando caminaba cuando encontré una valla. Pensé que atrás podía haber algún edificio o una casa o algo con gente así que la salté y solo veía árboles pero seguí caminando y lo único que encontré por el momento fue un árbol muy grande y sin hojas. Me acerqué un poco y vi algo inesperado. Era una nota.

No sé qué diablos pueda significar eso pero la tomé y me la llevé en mi bolsillo.

Desde que agarré esa hoja de papel, empecé a sentir que alguien me seguía, no sé de dónde pero si era una sensación incómoda. Sentí que me seguían pero no me animé a voltear porque recordé lo que decía la nota así que corrí lo más rápido que pude y empecé a sentirme más calmado.

Seguí caminando por unos minutos y empecé a escuchar algo muy raro. Escuchaba algo muy ruidoso a lo lejos. Sonaba como grandes golpes pero muy lejos y lentos.

Seguía caminando y los sonidos se hacían más fuertes todavía, así que pensé que me estaba acercando.

Encontré un carro azul con una pequeña casa rodante atrás. Revisé adentro de la casa pero no había nadie, y la luz parpadeaba bastante ahí dentro pero afortunadamente encontré unos zapatos blancos debajo de una mesa y me los puse.

Cuando salí, encontré otra nota al lado de una ventana de la casa rodante. Es muy parecida a la anterior sólo que esta tiene otro mensaje y una figura que no sé qué pueda ser pero creo que esto es lo que la voz me dijo que encontrara cuando estaba en aquella casa, pero, ¿por qué querrá que yo encuentre estas notas? ¿Cuántas son?

En este caso, la nota dice “déjame solo” pero, ¿a quién quieren que deje solo? No estoy molestando a nadie, es más, creo que me están molestando a mí o tal vez la nota no sea para mí pero quien sabe, así que la tomé.

La doblé y guardé en mi bolsillo derecho para no perderla y seguí caminando.

Mi linterna comenzó a parpadear muy rápidamente al igual que el foco de luz de la casa rodante. Finalmente se apagó y escuché nuevamente el sonido agudo que seguía sin saber de dónde venía pero esta vez, el sonido nunca se detuvo, así que, de la desesperación, salí corriendo y el sonido se fue haciendo cada vez más suave hasta que dejé de escucharlo por completo y mi linterna volvió a alumbrar el camino. Pero no pasó mucho tiempo desde que la linterna se encendió nuevamente cuando vi a alguien parado de espaldas entre los árboles muy a lo lejos. Era un hombre alto, muy alto, más alto que cualquier persona que haya visto jamás y llevaba un traje muy formal.

Por un momento pensé que era un ejecutivo pero, ¿Qué iba a estar haciendo un ejecutivo en la noche solo en un bosque sin nadie cerca? Así que decidí ir a preguntarle en donde estaba y si podía llevarme a algún lugar seguro.

Conformé me fui acercando, noté que el hombre era muy blanco y calvo. Yo estaba al lado de un pequeño arbusto y no me faltaban más de 20 metros para llegar hacia él cuando toda mi vista se distorsionó completamente y comencé a escuchar ese sonido agudo otra vez. Me tiré al piso del dolor que me causaba ese sonido y me fui arrastrando hacia atrás. Mientras más me arrastraba, mi vista regresaba y el sonido se iba. Decidí caminar otra vez hacia el hombre pero sucedió exactamente lo mismo justamente cuando me paré al lado de ese pequeño arbusto.

Le grité al hombre para saber si me podía ayudar y se volteó.

Cuando se volteó pude notar perfectamente que sus brazos eran extremadamente largos y lo más aterrador de todo es que el hombre no tenía cara.

Me di la vuelta y salí corriendo del miedo que me dio ver a un hombre sin cara.

Todavía sentía ese gran miedo de verlo cuando encontré un pick-up viejo y oxidado. Quise ver adentro para ver si tenía llaves para poder escapar de ese bosque tan horrible cuando en la parte de atrás veo que hay un papel. Era otra nota.

Esta no dice nada en particular y al principio pensé que solo eran un montón de garabatos, pero mientras seguía caminando por ese bosque tan oscuro la iba analizando y me di cuenta que es un dibujo de muchos árboles (muy parecidos a los de ese bosque) y un hombre muy similar al que vi y es muy similar al personaje que está dibujado en la primera nota. Y la primera nota decía que no mirará o me atrapará, por eso no creo que se esté refiriendo al hombre que vi parado entre los árboles porque lo vi durante mucho tiempo y no me sucedió nada hasta que me acerqué mucho a él.

¿Será que estas notas me están advirtiendo que ese hombre es malo?

Creo que hay más notas porque las que tengo no son suficiente como para explicarme que está pasando y porque estoy aquí.

Conforme iba caminando, podía escuchar sonidos muy fuertes, pero lejanos, como un zumbido que por momentos se hacía muy rápido y por otros se hacía muy lento y había momentos en que desaparecía pero no tardaba en regresar.

Ya no aguantaba los pies así que me senté en una piedra que encontré y comencé a analizar un poco las notas y me pregunté a mi mismo: ¿será que ese hombre de verdad me está persiguiendo? Aunque siempre lo dudé porque probablemente las notas ni siquiera eran para mí, tal vez llevaban mucho tiempo allí debido a su condición o tal vez era alguna clase de broma pesada que me estaban haciendo pero mi familia o mis amigos nunca llegarían tan lejos jugándome una broma tan pesada como esa.

Seguí caminando y comencé a ver cosas demasiado raras. Creo que fueron creaciones de mi mente. Veía a un hombre alto y delgado caminando sin ojos ni boca entonces ahí pensé que pudo haber sido el hombre que había visto unos minutos atrás en el bosque. Hasta que me dije a mi mismo que esas imágenes no eran reales, que eran producto de mi imaginación por lo cansado que estaba. Hasta que vi un túnel muy largo. Pensé que podía ser la entrada a algo y no perdía nada entrando así que caminé directamente hacia adentro y no había nada.

Cuando finalmente estaba saliendo de ese túnel vi que algo estaba en la pared. Me acerqué y vi que era una nota.

Decía que siempre miraba aunque no tuviera ojos. Eso es una clara referencia al hombre que vi.

Cuando la analicé bien, empecé a asustarme porque me di cuenta que si me estaba persiguiendo a mí, no sólo por las notas si no porque me volteé y allí estaba parado a unos cuantos metros. No lo vi bien pero comenzó a sacar unas cosas largas y raras de su espalda y su mirada, aunque no tenía ojos, estaba viéndome directamente a mí y del miedo, simplemente salí corriendo.

Cuando lo vi directamente a la cara vi cosas inexplicables. Vi sufrimiento, dolor, angustia y otras cosas que no me atrevo a mencionar, pero sólo vi eso cuando lo vi directamente a la cara que no fue más de dos segundos y además escuché que eran ocho las notas que tenía que encontrar.

Con la nota en la mano, iba corriendo para salir de ese túnel tan aterrador que me daba claustrofobia hasta que finalmente salí pero el bosque ya no era el mismo.

Había niebla y casi todos los árboles estaban muertos.

Ya no aguantaba más pero algo me decía que era necesario encontrar las otras cuatro notas así que seguí caminando rápidamente.

Encontré unos seis troncos más o menos perfectamente cortados y cada uno medía aproximadamente cinco metros. No tengo idea de porque estaban allí pero estaban en dos filas de tres y en el tercero de la segunda fila había una nota.

Tenía un gran árbol, a ese grande hombre alto y delgado y al lado decía “sigue”. El mensaje de esa nota era más que claro, ese hombre me estaba siguiendo pero yo ya lo sabía así que la guardé y no la analice tanto como a las otras.

Me di la vuelta para seguir caminando y otra vez estaba parado frente a mí sólo que esta vez estaba mucho más cerca.

Pensé en acercarme y golpearlo pero mi cuerpo se volvió demasiado pesado y sólo me caí viendo como esa criatura extraña, porque estaba claro que no era un hombre, se acercaba a mí mientras yo convulsionaba en el piso.

Cerré los ojos y me levanté muy lentamente y empecé a correr lo más rápido que podía hasta que me perdió de vista.

Me senté en el piso apoyando mi espalda contra un árbol muerto mientras me preguntaba ¿por qué me sigue? ¿Qué diablos he hecho para que me esté siguiendo?

Estuve sentado en el piso 10 minutos o un poco más y vi la nota y recordé que me estaba buscando así que me paré y seguí caminando.

A este punto, yo ya no buscaba refugio ni alguien que me ayudara, simplemente quería ver cómo salía de ese bosque macabro y no regresar nunca más.

Ya estaba harto pero sabía que aún me faltaban tres notas. Ya no quería buscarlas pero algo en mi interior me decía que las tenía que conseguir aun que me costara mi alma.

Encontré una pequeña torre roja, la cual tenía una puerta y adentro había unas escaleras. Decidí subir para ver, desde un lugar alto, algún edificio con luces encendidas o un pueblo o lo que fuera.

Pero estando allí, desgraciadamente, encontré otra nota.

Esta no tenía ningún dibujo a comparación de las anteriores. Esta simplemente decía “AYUDAME”. Pero, ¿ayudar a quién? ¿Será que hay alguien más conmigo?

No había visto a nadie más que a esa criatura extraña.

Ya había entrado en pánico. No sabía qué hacer así que simplemente bajé las escaleras y empecé a correr lo más rápido que pude pero para colmo, la linterna se apagó. Las baterías se acabaron y ahora ni siquiera la luz me acompañaba. Estaba yo solo en la oscuridad y la idea de que un maniaco me estuviera persiguiendo no me agradaba mucho.

Cuando paré de correr para tomar un descanso, lo volví a ver pero esta vez, él no sabía que yo estaba cerca.

Él estaba parado frente a unas piedras muy grandes y la luz de la luna lo alumbraba muy bien aunque no lo suficiente pero me di cuenta que atrás de él, en esas piedras, había una nota entonces tenía que tomarla por más que me costara.

No podía ver nada y la criatura seguía parada frente a la piedra y me tenía que mover pero me daba miedo de que, por no ver el camino, me parara en alguna rama caída o algo por el estilo y me escuchara y fuera por mí así que golpeé fuertemente la linterna y se volvió a encender. Pero no sé cómo, me vio y me empezó a perseguir nuevamente y esta vez iba más rápido que nunca. Me dio bastante miedo. Nunca vi a alguien, ni siquiera a un animal lo vi correr así como lo vi a él de la manera bestial que lo hizo. Pero logré correr hacia la piedra y tomar la nota rápidamente.

Cuando la tenía en mis manos, apagué la linterna nuevamente y me tiré al piso. Cuando vi, la criatura me había perdido de vista y yo también a ella.

Esta nota no tenía un mensaje en especial. Sólo tenía el dibujo de la criatura y a sus lados tenía escrito “NO” muchas veces.

Yo ya sabía que esta criatura era mala pero después de todas estas notas me di cuenta que me quiere hacer daño y no tiene buenas intenciones.

Ya tenía siete notas y estaba feliz porque solo me faltaba una pero no sabía que iba a pasar cuando tuviera las ocho juntas. Pero no quería pensar en eso así que seguí caminando intentando buscar la última nota.

Iba caminando por los árboles y encontré una pequeña edificación. Entré y los pasillos eran muy estrechos y las paredes tenían baldosas. Parecían unos baños pero nunca vi un solo inodoro o un urinal o tan sólo un lavamanos.

Por momentos, escuchaba pasos muy fuertes que me daban miedo y se hacían más rápidos y ruidosos y eso hacía que me doliera mucho la cabeza.

 

Entré en dos cuartos y en ninguno de ellos había algo que me pudiera servir. Sólo había una silla tirada en uno de los pasillos y eso es todo lo que encontré.

Ya estaba por irme de ese lugar cuando vi que había un pasillo que no había explorado así que decidí ir y cuando llegué al final vi que había dos caminos, uno a la izquierda y otro a la derecha. Decidí ir al de la derecha primero y vi que había un cuarto pequeño completamente vacío. Así que me di la vuelta y fui para el otro pasillo donde también había un cuarto pero este tenía una silla y la última nota.

“No puedes correr” decía esta nota. Cuando lo agarré, me quedé parado analizándola y pensé que se refería a que no podía correr de esa criatura sin cara pero ¿Cómo no iba a poder correr de ella si estuve escapando todo el tiempo y hasta la evadí unas cuantas veces?

Ya no tenía nada más que hacer. Ya tenía todas las notas en mis manos y mi dolor de cabeza se fue, los pasos que escuchaba a cada rato se fueron y ya no tenía esa horrible sensación de ser perseguido por un loco que me quería hacer daño.

Finalmente había terminado todo. Duró toda una noche esa locura. Yo ya no lo podía soportar. Y estando sentado en el piso apoyando mi espalda contra las baldosas de la pared, me puse a llorar de la felicidad. Y puse todas las notas en el suelo para analizarlas todas juntas.

Las estaba analizando y empecé a preguntarme ¿Cómo es que esta criatura apareció? ¿De dónde viene? ¿Por qué me buscaba a mí?

Pero bueno, todo eso ya no me importaba. Sabía que eran preguntas que eran imposibles de responder así que no me esforcé más y dormí un poco.

Desperté y vi en un pequeño hoyo que había en la pared, que ya casi amanecía, eran más o menos las cinco de la mañana pero seguía oscuro afuera.

Estaba saltando de la emoción. Me agaché, recogí las notas, las metí en mi bolsillo trasero y salí del cuarto.

Ya casi estaba saliendo de ese pequeño edificio que parecía que hubiera solo baños, cuando en la entrada lo veo…

 

Estaba parado al final del pasillo. No se había ido, nunca se fue. Sólo decidió callarse. Siempre supo donde estaba yo, siempre me siguió.

Se acercó a mí y yo intentaba correr pero sólo logré regresar al cuarto donde encontré la nota y no había salida.

Estuve sentado en una esquina llorando esperando a que llegara pero nunca llegó.

 

Finalmente, llegó por mí y empecé a ver todo muy distorsionado.

No recuerdo nada más después de eso pero desperté en una casa, me levanté y cuando iba caminando por el pasillo pude notar que habían fotos colgadas en las paredes y en algunas salía yo con una chica que parecía de mi edad y ella aparecía en la mayoría de las fotos así que supuse que estaba en su casa. En una foto nos estábamos dando un beso por lo que supuse que es mi novia o esposa.

Toda su casa estaba desordenada y muchos muebles estaban de cabeza y lo peor de todo es que en la pared estaban dibujados todas las siluetas y mensajes que estaban en las notas.

 

 

Link directo para la segunda parte: http://www.tusrelatos.com/relatos/el-parte-2-diario-de-una-victima

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Tercera parte de la serie de relatos "Él". Esteban Flynn es un investigador paranormal que al escuchar el caso de una mujer desaparecida después de un accidente automovilístico se dirige a la escena con una grabadora de audio para documentar verbalmente todo lo que sucedía. Lo que él no sabía es que este evento era sólo el comienzo de algo aterrador.

    Diario de una Víctima es la segunda parte de la serie de relatos "Él". En esta parte Mónica Sanders, una mujer de 21 años, relata por medio de un diario lo que pasa en su vida diaria desde que se fue a vivir sola a la casa que le heredó su abuelo. Pero todo cambia cuando una serie de acontecimientos extraños empiezan a suceder, lo que la obliga a instalar cámaras de seguridad y lo que estas revelan es muy perturbador.

    "Él" está basado en el personaje más famoso de los creepypastas (historias de terror cortas), Slenderman. Cada historia es narrada por un personaje distinto y poco a poco estas se van entrelazando. Cada personaje cuenta cómo es que este ser desconocido los empieza a atormentar hasta el punto en que los resultados pueden llegar a ser macabros.

  • 3
  • 5.0
  • -

Amante del terror y lo paranormal. Tengo 19 años, nací y crecí en la Ciudad de Guatemala y actualmente estudio Psicología.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta