cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El perro
Reflexiones |
02.09.15
  • 3
  • 3
  • 462
Sinopsis

Cuantos seres humanos deberian convertirse en perros para encontrar el alma, la felicidad, y la confianza. Sentimientos que se encuentran debilitados y olvidados. Hay que abrir el corazón para encontrar la armonía con la mente y el alma, y de esa manera poder llegar a la plenitud.

El hombre se levantaba todas las mañanas a la misma hora, su mayordomo lo despertaba llevándole el desayuno, él lo miran pero nunca le dijo gracias, ni siquiera por cortesía. 

Su día continuaba yendo a su empresa. Rodeado de varios custodios recorría los pasillos observando a sus empleados, los cuales bajaban la vista ante su precensia, le temían, y el chascarrillo entre ellos era decir, ahí viene el "perro" con su jauría. 

Dentro de su alma cargaba con mucho odio y desconfianza, sólo le importaba el dinero y el poder, se alimentaba con el miedo de los demás, que no lo sabia diferenciar con el respeto.

Por las noches comía solo en una gran mesa, rodeado de su servidumbre, a quienes humillaba constantemente, lo cual le causaba placer.

Esa misma noche se acostó y se durmió, pero en la madrugada se despertó sobresaltado, al darse cuenta que estaba parado sobre la cama, da un salto y cae frente a un espejo, se mira, pero ya no se reflejaba su imagen, sino la de un perro. Comienza a "gritar" llamando a su servidumbre, pero sólo emite ladridos. Su alboroto despertó al mayordomo que corriendo acude a la habitacion, y al ver al perro comienza a echarlo sin saber que es su amo. El perro ladraba, lo que quería transmitirles es que era él, por dentro decía, insensatos los voy a despedir a todos!!, entonces varios hombres de seguridad lo agarraron y lo pusieron en la calle.

El perro comienza a deambular por las calles, solo y sin saber quien era, pasaban los días y lo único que recibía era desprecio, lo echaban de todos lados, fuera perro!!

Una tarde se encuentra en una esquina con un hombre que lo mira y se acerca, lo acaricia, y le dice: - estas flaco, se nota que no comes hace varios días, vamos a casa a llenar tu débil estómago, y así el perro siguió sus pasos, al llegar a la vivienda, el hombre le sirvió suculento plato, el animal se lo devoró. 

El hombre se sentó frente al televisor, y busco el informativo, estaban pasando la desaparición del Magnate, el perro lo ve y comienza a ladrar, queriendo decir que era él, que lo regrese a su hogar y le dará una buena recompensa, pero todo era en vano, solo se escuchaban ladridos.

Pasaron los días y él dejaba de recordar que había sido un Magnate, ya se había convertido en perro.

Entre ellos crecía una inmensa amistad, eran el uno para el otro. Pasaron varios meses y los dos eran felices, salían juntos, comían juntos, y dormian juntos, con el osico sobre el pecho de su amigo. Lo despertaba cada mañana lamiéndole la cara.

Pero un día lo quiso despertar pero el hombre no despertó, el perro comenzó a ladrar y ladrar ta fuerte y con tanto desespero que los vecinos se alertaron, los cuales ingresaron a la casa a la fuerza, y se encontraron con el cuerpo del hombre sin vida.

Dos días después fue trasladado al cementerio, el perro siguió el cortejo, y después que todos se fueron el se acostó sobre la tumba, su dolor era insoportable, gemía de tristeza, allí quedo por varios días. Él había encontrado el amor y la confianza, no como hombre sino como perro, como irónicamente lo llamaban sus empleados.

Un buen día, Dios lo vuelve a convertir en hombre, allí estaba, el gran Magnate había aparecido, era la noticia del día, y la sorpresa de sus empleados.

Lo internaron en una suntuosa clínica, y al poco tiempo salio de ella restablecido.

Volvió a caminar los pasillos de su empresa, pero ya no existía ese odio dentro de él, saludaba amablemente a sus empleados, y se interiorizaba en sus problemas, y no llevaba mas a sus guardaespaldas, comenzó a confiar, a comprendes la diferencia entre el miedo y el respeto.

Todos los días vuelve al cementerio y por solo un rato se acuesta sobre la tumba de su gran amigo, como si fuera un perro.

 

                                                               FIN

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Roberto por la critica, es constructiva voy a mejorar esos errores, sucede que vuelco lo que piensoy siento, y no soy escritor, pero ansió serio. Gracias.
    El relato está bien, pero hay un cambio continuo de tiempos verbales de pasado a presente y otra vez a pasado que te saca algo de la historia. Lo mismo ocurre en "la vaca" aunque con menos frecuencia. Dicho sea sólo con el ánimo de que mejoremos todos
    Un gran relato tal vez un poco predecible pero muy lindo, felicitaciones
  • No vayan por la vida arrancando flores y solo oliendo su aroma, prioricen la vida.

    Recuerden que fuimos hechos a imagen y semejanza, por lo tanto también somos inmortales, no nuestro cuerpo, sino nuestra alma. Recorramos el camino de la vida asumiendo la muerte, y de esa forma encontraremos la otra vida.

    Si queremos buscar el gran sueño de nuestra vida, hagamoslo con inteligencia y mesura, de lo contrario se nos pasara la vida intentando.

    Las adicciones destruyen y siempre encontramos las culpas en los demas, en la vida, en la familia, y en dios mismo, pero jamas asumimos que la culpa verdadera es de uno. Tenemos el poder de elegir y decidir nuestros errores y virtudes.

    Cuantos seres humanos deberian convertirse en perros para encontrar el alma, la felicidad, y la confianza. Sentimientos que se encuentran debilitados y olvidados. Hay que abrir el corazón para encontrar la armonía con la mente y el alma, y de esa manera poder llegar a la plenitud.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta