cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
EL PESCADOR Y SU FLOR
Drama |
26.04.20
  • 4
  • 2
  • 250
Sinopsis

El exhausto pescador se aferraba a la red como el moribundo a la vida

El exhausto pescador se aferraba a la red como el moribundo a la vida. El temporal lo balanceaba envuelto en salpicaduras que le azotaban el desencajado rostro. No podía volver a tierra otro día con la barcaza vacía y lloraba amargamente. Pero el picado mar pintado de un verde plomizo le oponía una férrea batalla y sus brazos le flaqueaban tanto que pensó en renunciar, incluso en dejarse arrastrar por las olas y desaparecer en la profundidad del olvido. Pero una florecilla mustia y casi deshojada apareció flotando entre sus pies, y algo se retorció con rabia en su interior y con un empellón que le brotó desde un hondo resentimiento hizo subir la red que acumulaba una pesada carga y donde antes solo había desesperación, ahora se retorcían decenas de peces cuyos estertores contrastaban con los saltos de júbilo del ahora efusivo pescador.

Una vez en tierra, no tardó en buscar la pequeña choza donde solía ocultarse su hija cuando arribaba como un juego cómplice al que le había acostumbrado. Cuando accedió a ella, no fue su débil respiración, ni su mortecina palidez lo que le hicieron flaquear las piernas. Fue la florecilla que le colgaba de entre los desvalidos dedos. Una diminuta margarita mustia y casi deshojada, idéntica a la que le regaló la noche anterior. «Papá, esta es mi ofrenda para que los dioses te den una buena pesca mañana», le dijo. Y comprendió que aquellos que obraron el milagro de los peces a cambio se estaban cobrando su parte. Una jugada siniestra.

Y así, el pescador cuya fortuna le estaba siendo muy injusta, tuvo que velar a su hija aquella noche mientras sus hijos varones llenaban sus famélicos estómagos con amarga tristeza. Así fue como los dioses le arrebataron una parte de su alma para convertirla en tierra, en podredumbre y de nuevo en viva flor. En la flor cándida y vigorosa, que para quien la poseyera albergaría el milagro ancestral que otorga con la vida y quita con la muerte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta