cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El poder de los conversos
Varios |
23.01.08
  • 2
  • 14
  • 8054
Sinopsis

Una de las cosas que más me maravillan del Cristianismo es la fuerza que en él tienen los conversos. Los que en otros ámbitos serían vistos como sospechosos o “chaqueteros”, en la fe de Cristo son los primeros. No obstante, el propio Jesús lo dejó bien claro: “No vengo a por los sanos, sino a por los enfermos: los pecadores”. ¿No es sensacional que San Pablo, uno de los pilares indiscutibles de nuestra fe, fuera antes un martillo para los cristianos? ¿No es increíble que San Pedro, el otro bastión de la Iglesia, fuera el gran traidor a Cristo en el momento más importante? Para mí, al menos, es algo maravilloso: Te hace pensar que ellos secundaron la oscuridad del alma en un momento dado, pero luego convirtieron su duro corazón y acabaron siendo instrumentos básicos en la difusión del Evangelio. Eso me hace reflexionar: ¿Por qué, entonces, no me puedo levantar yo cuando tropiezo? La respuesta, alegre, es la de la esperanza.

¿Qué mas se puede decir del Cristo que perdonaba los pecados, antes incluso que curar a los paralíticos, para escándalo de los fariseos? ¿Qué ejemplo es más gráfico que el que Dios hecho Hombre se rodeara principalmente de publicanos, paganos y prostitutas? ¿Por qué son tan duros de corazón algunos cristianos de hoy en día con aquellos que yerran su camino vital? ¿Quiénes son ellos para despreciarlos y tacharlos de “pecadores”? ¿Por qué son los fariseos del siglo XXI? ¿Acaso no saben que si esos “pecadores” convierten sus espíritu acabarán siendo los primeros en el Reino de Dios?

Espero que hasta los críticos más duros del Cristianismo sepan valorar el hecho de que la fe propugnada por Jesús de Nazaret y sostenida hoy por la Iglesia se basa en el perdón y en la misericordia. Puedes tropezar, como María Magdalena, como Santo Tomás, como San Agustín... pero si de verdad lo sientes, si tu arrepentimiento es sincero, el Dios del Amor te acogerá gozoso en su seno. Lo está deseando. Sí, el más grande te está viendo a ti, a mí, los más pequeños, y está pendiente de que demos el paso y seamos conscientes de nuestras negruras internas. Él, si tú lo quieres, si lavas tu corazón, te pondrá en el primer lugar de su banquete del Amor. Es el don, el poder de los conversos. “Arrepentidos los quiere el Señor”, es el aldabonazo que nos ha de mover. Da el paso. Ahora.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ea, venga a ponerte los haggies
    un bs.
    Alucinante. Con todos mis respetos, un insulto a la inteligencia. Gracias a dios que soy ateo. Un saludo
    Discrepo abiertamente.
    ¡Válgame Dios!
    Es una verdadera pena y un desproposito. El texto, que parece querer convencer de una verdad única e indiscutible, se basa en las más terrenales arenas movedizas. El problema básico está en el tema que parece querer tratar y el tipo de argumentaciones con las que se trabaja. Si únicamente va dirigido a personas axiomatizadas por el dogma y circunscritas a las leyes terrenales de la iglesia (porque las divinas hace siglos que la propia iglesia las abandonó y el camino de Cristo mucho más) puede valer, pero lejos del pulpito de una iglesia no es más que una mera provocación y un insulto de los que se ponen la piel de cordero para morder como los lobos, pero si se pretende llevar ese mensaje más allá de las verdades escritas en un libro que el ateo Constantino homologó en su tiempo para preservar unos siglos más el imperio romano de occidente (omitiendo las que no le interesaban), para convencer a ateos, no creyentes, agnósticos y creyentes anticlericales, has equivocado las herramientas, los métodos y los argumentos y creo que si lees un poco de San Agustín lo comprenderás... claro que con él ni el bien ni la fe te asegura el reino de los cielos, porque los elegidos para estar en el Reino de los Cielos ya lo han sido antes de progresar en este mundo terrenal. Insisto, una pena.
    Ay, panfletario panfletario, que no cambias.
    yo creo que para tener buenos sentimientos no se necesita la fe ni ningún dios que nos los imponga. Y me pregunto, tan traumático es aceptar que somos personas finitas y que desaparecemos al morir? Porque el retroceso que la iglesia, ante las evidencias empiricas y cientificas, a dado sobre sus aseveraciones a lo largo de los últimos siglos, da que pensar. Aparte de que ninguna prueba, aparte de la simple fe, me ha dejado constancia de la existencia de ningún dios ni de otra vida. Yo seguiré siendo el mismo con o sin él. ¿Adorar? Me parece denigrante. Y en terminos reales, que bondad divina se puede encontrar en niños de once años matando a otros niños de once años? Mas bien me parece que la fe no es sino una excusa para la angustia que se siente al ser conscientes de nuestra finitud.
    Amigo Dilios, gracias por tus argumentos. El propio Jesús hablaba constantemente del infierno, no es un invento posterior. Todo radica en el libre albedrío. Dios nos quiere tanto que nos da la libertad de elegir nuestro destino final. Todo depende de nosotros. Si nos arrepentimos de verdad, Él será feliz. En el fondo, el Hombre, en la última hora, es quien decide su destino. Ni siquiera Dios nos quiere imponer nada. Por eso soy cristiano.
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta