cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
EL PRIMER DÍA DE MI VIDA CONMIGO_1
Varios |
04.09.15
  • 5
  • 0
  • 347
Sinopsis

Descúbreme a través de mis relatos.

Una instantánea, una simple foto, que vió de casualidad en Facebook fue lo que la hizo despertar de ese letargo en el que ella misma se había sumido, tras la vuelta de aquel viaje que hizo, junto a su hermana del alma, de Benasque.  
Un mes, sí un mes, es el que había pasado encarcelada en su casa, una reclusión escogida y un aislamiento elegido. Un mes en el que nada, ningún estímulo externo,  le había hecho removerse su interior: ni el ir acabando con las viandas que tenía almacenadas en la despensa de casa, ni el haberse gastado el poco dinero que tenía acumulado en pedir comida a domicilio, quedándose en números rojos, ni siquiera el olor nauseabundo que despedía su cuerpo, que en algún momento de lucidez lo arrastraba al cuarto de baño y conseguía meterlo en el plato de ducha. Tampoco las llamadas de teléfono que sonaban en el fijo y dejaba escapar, ni los recuerdos del pasado, que la hundían y alimentaban más todavía la profunda depresión en la que estaba sumergida. 

Fue esa foto la que le trajo del más allá.

Fue, tras ese momento, cuando reconoció que ella sola no podía salir de ahí, que ya había llegado la hora de subir las persianas. Así que llamó a su hermana del alma y, tras varios minutos de conversación, le dijo entre sollozos y sin apenas poder articular palabra: "Necesito que me ayudes a salir de casa, Necesito que me ayudes a cruzar la puerta una vez más, ¿te vienes mañana y me sacas de casa, por favor?. He leído en un artículo que un alto porcentaje de los casos superan la enfermedad. No quiero formar parte de ese 5% que no lo superan ni morir de sobrepeso ni diabetes ni vivir así eternamente". 

No se trataba de una distiminia estandarizada ni una bulimia nerviosa. Por fin había conseguido poner nombre y apellidos a su situación: trastorno alimenticio por atracón (TAA).  Reconocer esto, el mero hecho de admitirlo le provocó un ataque de ansiedad tal que acabó tumbada en el suelo de la cocina, encogida, en posición fetal. Asi pasó Rita parte de la noche. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Descúbreme a través de mis relatos.

    Pequeñas tapas literarias encadenadas unas con otras, como cuando empiezas a tomarte una en un bar del Barrio de las Siete Calles en Bilbao y no sabes ni dónde ni cuándo vas a acabar.

    Pequeñas tapas literarias encadenadas unas con otras, como cuando empiezas a tomarte una en un bar del Barrio de las Siete Calles en Bilbao y no sabes ni dónde ni cuándo vas a acabar.

    Pequeñas tapas literarias encadenadas unas con otras, como cuando empiezas a tomarte una en un bar del Barrio de las Siete Calles en Bilbao y no sabes ni dónde ni cuándo vas a acabar.

    Pequeñas tapas literarias encadenadas unas con otras, como cuando empiezas a tomarte una en un bar del Barrio de las Siete Calles en Bilbao y no sabes ni dónde ni cuándo vas a acabar.

    Compendio de una serie de relatos cortos con cierta moraleja, donde se entremezclan relatos de costumbres y también libidinosos. A través de ellos el lector va a ir descubriendo que en realidad tanto a los hombres como mujeres nos unen más elementos de los que creemos

    Compendio de una serie de relatos cortos con cierta moraleja, donde se entremezclan relatos de costumbres y también libidinosos. A través de ellos el lector va a ir descubriendo que en realidad tanto a los hombres como mujeres nos unen más elementos de los que creemos

    DIA 36

    Compendio de una serie de relatos cortos con cierta moraleja, donde se entremezclan relatos de costumbres y también libidinosos. A través de ellos el lector va a ir descubriendo que en realidad tanto a los hombres como mujeres nos unen más elementos de los que creemos

    Compendio de una serie de relatos cortos con cierta moraleja, donde se entremezclan relatos de costumbres y también libidinosos. A través de ellos el lector va a ir descubriendo que en realidad tanto a los hombres como mujeres nos unen más elementos de los que creemos

  • 11
  • 4.69
  • -

Descúbreme a través de mis relatos

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta