cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El Psiquiatrico
Suspense |
27.04.15
  • 4
  • 0
  • 427
Sinopsis

Solo espero les guste y den criticas constructivas o decirme en que me fallo o cosas asi, esperen mas de mi parte :D

Todo es de noche, imagina el hospital psiquiátrico que quieras, pero de noche, con un fondo muy tétrico, entro al hospital, comienzan a tronar cosas, comienza a tronar el cielo pero no me da miedo y prosigo mi camino, entonces comienzo a escuchar voces, voces raras, extrañas pero todas se juntan y en ocasiones se funden en una sola, entro a un cuarto y veo a una pequeña niña, de unos escasos 6, 7 quizá 8 años, esa imagen de una niña vestida de blanco con un oso rodeado por su brazo, yo le pregunto

  • ¿Estás bien?

¿Necesitas ayuda?

Ella comienza a caminar a su pupitre y se sienta en una orilla dándome la espalda, entonces camino hacia ella, me doy cuenta de que esta agachada llorando, me siento en una silla justo detras de ella y la tomo de un hombro cuestionándola nuevamente, ella gira bruscamente su cabeza hacia donde puse mi mano y su mirada se torna negra me voltea a ver con una mirada de odio, de rencor, aún recuerdo todo el odio, rencor y tristeza que inundaba su mirada, sentí todo eso y cuando intentar decirme algo comenzó a envejecer su cara y al final comenzó a “chuparse” quedando en los huesos y luego se convirtió en polvo, sus ojos saliendo de su lugar su mandíbula colgada, y un extraño olor en la habitación es ahí cuando comencé a sentir un poco de temor y pensar que eso no era normal, pero me preguntaba que hacia yo en ese lugar, es ahí cuando todo se torna aún más oscuro, cuando comienzo a escuchar mi nombre, mi nombre con su dulce voz, comienzo a correr buscándola...

Aún recuerdo ese pasillo, parecía eterno, yo solo me guiaba por su voz, de todas las voces que se escuchaban era la más dulce, la más tierna, la más noble, la más llena de amor, los ruidos iban aumentando, escuchaba gritos, vidrios rotos, movimiento de catres, sillas, muebles en general, ese ruido estruendoso que haces al pegar las uñas con la pizarra de un salón de clases, cuando finalmente llegue a un cuarto acolchonado, de esos en donde entrevistan o visualizan a las personas enfermas donde son tres pareces tapizadas de colchones y la parte de enfrente con un vidrio de doble vista donde hay monitores, bocinas, y equipo para ese tipo de lugares, esos cuartos donde generalmente hay una silla o un escritorio al centro del cuarto, rodeado por 4 cámaras, una en cada esquina, pero no supe en donde estaba hasta después de unos cuantos segundos, como dije todo era negro, hasta que una luz blanca de esas cegadoras se encendió, quede cegado por el cambio de luz  solo medio la tapaba para poder observar lo que pasaba y ahí estaba ella, Iliana, estoy seguro de que era ella, aunque me estaba dando la espalda…

  • Iliana, ¿Eres tú?

A lo que solo contesto mi nombre (Marco) me comienzo a acercar pero en cuanto me acerco te alejas, llega un momento en el que llego a ti y quiero verte a la cara, mirarte los ojos, pero al mismo tiempo que giro sobre ti, tu giras evitando que te vea, me tiro en mis rodillas y te pregunto ¿qué es lo que tienes, como te puedo ayudar? y es ahí cuando te levantas y me dices...

QUE! no lo sabes? (gritándome)

- No, Iliana dime que te pasa, como te puedo ayudar... (Comenzando a llorar)

Tú no puedes ayudarme, tú ya no existes en este mundo, solo eres un recuerdo más, queriendo encerrar todo lo que te produce dolor aquí, para mí lo eras todo, pero me has dejado aquí, y ahora es mi turno de perderte, lo siento…

Iliana comienza a reír y a alejarse, y yo trato de salir del cuarto pero no puedo, mientras tu risa se hace cada vez más y más fuerte, yo comienzo a caer en un enorme hoyo negro, viéndola reír mientras caigo en un pozo sin fin…

Minutos mas tarde, abri los ojose y una luz me cego, poco a poco fui recuperando la vista y me di cuenta de que todo fue un sueño, pero ahi estaba ella, al borde de donde me encontraba recostado, vestida de negro y llorando...

Quize tocarla, secar las lagrimas pero no podia, me levante de donde estaba acostado y era mi ataud, ella tenia razon, yo ya no existia, el pozo donde caia era mi muerte reflejada y el dolor de haberla perdido, ahora solo la protejo de la muerte pero a la vez la espero con ansias para volverla a amar....

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me gusta escribir <3 creo que en cada historia dejo parte de mi ser o eso intento, soy creativo, romántico; me gusta la poesía, quizá puedas conocerme mejor :3

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta