cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

21 min
¿El que mas se enamora fácil?
Amor |
12.05.16
  • 4
  • 0
  • 1135
Sinopsis

Una breve noche de fiesta con amigos... Una descripción de lo que normalmente pasaría en la mente de un joven como yo. El final les queda a ustedes y disculpas por mi forma de terminarlo. Agradecimientos a mi primo Javier Andres... participe hoy en día de tus relatos, por corregir un poco mi mal lenguaje y gramática, de corazón gracias por hacerme caer en cuenta lo cacofoníco que soy!

¿El que mas se enamora fácil?

yaciendo inconsciente en las desventuranzas de mis pensamientos, no pudiendo mas que limitarme al recuerdo tenue del pasado sábado, en donde en contra a cualquier pensamiento misántropo que hubiese tenido, dedicaba mi vida a la decadencia de la fiesta nocturna, un antro al cual mi alter ego nunca me permitiese ir. Allí si en ese lugar de fiesta mundana y perdición, acompañada del putrefacto olor que producen los cuerpos al transpirar aguardiente y bailar al son de unos estruendoso bajos forzados del reggaetón y un crossover de salsa, merengue, vallenato y bachata. incoloros de mezcla alguna, precipitados y agobiantes para oído alguno. Si allí estaba yo, tomado, bebiendo y ahogando la sed en una cerveza moderna sin alcohol, la cual no responde mas que a la tendencia angustiosa del bebedor y conductor, que no puede saciar estos dos placeres a la vez. Si bebiendo cerveza sin alcohol que tristeza para este déspota y mal pensador. 


Me acompañaban dos amigos de toda mi descomprendida y confusa infancia en ciudadela de los laureles, Unidad residencial donde termine a parar después del divorcio de mis padres. Medellín, como hace unos 10 años, recuerdo los intentos desesperados de mi madre por hacerme salir y conseguir nuevos amigos, intentos fracasados pero que al final de año y medio viviendo en este encerrado y decrepito lugar de vejez, conseguí algunos amigos que me unieron a una tal barra, la cual pertenecían estos intrépidos acompañantes de la noche, si como ocho años y medio de amistad era la mísera unión que nos daba, casi nada. 


Santi, el típico incomprendido e identificado con su parecido patrón de padres separados conmigo, el cual afirma vehemente que ya no es virgen, la verdad no me interesa si quiera saberlo; Pero yo digo que lo sigue siendo. Portaba una camiseta de alguna marca cara que rigüe hoy en día la pose de los jóvenes, unos jeans de un azul grisáceo, con unos tenis nikes, su cabello del corte parecido a estos cantantes juveniles de música envenenadora y aterradora para cualquier con buen gusto musical, una copia de un Justin pero a lo Colombiano, Con su pelo rubio oscuro, que mejor seria un castaño o yo que sé, estudie artes pero no se un carajo de colores. su personalidad muy de el, muy afirmada en hacer plata y vivir de rumba o yo que sé de esto también, si ni siquiera soy capaz de terminar un libro de "la entrevista clínica" esos tomos que leen los psicólogos y terminan mas aburridos que yo. Pues si, si quieren saber mas de Santi, conózcanlo en persona y dejen de intentar que otro lo juzgue o ilustre, no se como se le diría mejor pero eso es lo que trato de darles de el, simplemente la imagen de un joven entre los 18 años de edad, que su mente ha sido envenenada por mis artimañas y perniciosas aventuras a las que me acompaña. Saben que, ni mierda. Es buena gente y ya. Muy enamoradizo pero es lo normal de cualquier joven que se aventura en este mundo regido por sus normas conservadoras y obsoletas. (ah si me falto decirles que es delgado)


Felipe o Choco de cariño, bueno en si de cariño no lo se, porque es mas de moreno chocolatoso que se lo decimos, si, el único morenito de la barra de mi infancia, con sus sucias y enredadas rastas, largas y pesadas. No se sino le dará calor o que, corpulento, casi que somos de la misma altura, bueno lo somos, solo que sus rastas de la cabeza le dan como 10cm de mas. Típico chico reggae con dinero, incomprendido en su casa por su liberal forma de ser, el mismo patrón que Santi y yo. Si a esto me refiero a padres separados y viviendo en el mismo vejestorio de unidad. Portaba una camiseta cernida a su negro cuerpo, la camisa era entre un blanco plateado, de mas que de algún diseñador famoso, creo que de Custo Barcelona o una mierda así. Unos jeans oscuros y muy entubados, Tenia esos típicos tenis de skater; creo que eran vans ni idea, tampoco lo detalle tanto. Prendía su weed a ratos mientras caminábamos en busca de alguna presa buena para seguirla o un buen antro animado para perniciar en nuestros bailes satánicos. Con su sonrisa huevona de tal traba, caminaba y cantaba a ratos coros reggae de su banda. También muy buena gente pero un poco intenso con su traba y su forma de ser, pero también conózcalo por usted y luego me dice, no me interesa contarle toda la vida de el.


Caminábamos por el lleras, por el parque, la avenida 10 y sus alrededores. Buscábamos donde bailar, tomar un poco y quizás robar una que otra chica. Si robarla a bailar, porque la verdad somos unos perdedores que no levantan ni a la mas fea de ciudadela. Y no digo que no hallamos tenido novias ni nada de eso, sino que nuestras novias, son mas feas que la mas fea de ciudadela, entonces ya se podrán imaginar. Vagábamos por esos laberintos estrepitosos del placer y la alegría que nos podría dar un buen momento en algún antro, bar o discoteca. No importaba lo que fuera, sino que hubiesen viejas, Si viejas para hablar conmigo o intentar bailar porque la verdad soy como medio fracasado para eso, Santi y Choco como que se defienden mas en ello, mas Choco pero bueno. Andábamos mas, subíamos y bajábamos, observando corpulentas y sensuales mujeres que pienso yo que tienen mas materia en el cuerpo que en su cerebros, escuchábamos los escandalosos bullicios de la música a todo volumen de los antros, algunos nos tentaban a entrar y otros, pues otros simplemente nos espantaban. 


Santi conocía algunas amigas de su universidad que estaban en un pequeño y aburridor antro llamado Babylon, nos simpatizaba mucho la idea de ir allí, el problema era que también allí se encontraba el amor eterno y perdido de Santi, una vieja medio linda, loca y creída que le aceleraba el corazón al pelado, pero que se la había echo muchas veces con el novio y como que solo lo quería a el para que le gastara, boba pendeja. Pero bueno a el le gustaba o le gusta aun. Antes de entrar comulgamos con la idea de que deberíamos entrar prendos, así que fuimos por una media de guaro a una licorera que quedaba a media cuadra del antro; Choco y Santi  se la tomaban velozmente mientras yo observaba guevonamente con una cerveza sin alcohol y unos cigarros de sabor a mohitos. (Toda la decadencia que Nietzsche había pensado pero en forma figurada. Que diría Bukoswki de mi sencillez o Camus de mi vida, El asco que yo mismo me provoco. Pero que mierda eso al final mata que es lo único que nos interesa) Terminaron en menos de 25 minutos esa media de ron y Choco prendió otra vez su pitillo de weed para aligerar un poco el reflujo que crea el beber rápido ron, o yo que se, tampoco medico soy y en esta sociedad de representación lo que importa es tu titulo y lo que eres para los demás, no lo que eres para ti o lo que sientes por ti y esas maricadas de auto superación, a esos si no les piden titulo ni estudio, pero bueno eso es otro cuento aparte.


Algunos amigos de Choco pasaban por ahí, intermitentes fumaban con el y dialogaban un poco de pendejadas del colegio o de sus formas de ser, en la media aun quedaban algunos rezagos de ron, así que Santi y Choco la decidieron esconder por ahí en un murito o en una manguita mientras entrabamos a ese pequeñísimo bar llamado Babylon, Santi al entrar localizo a sus amigas, las cuales de 6 que nos prometió solo habían 3 y como 15 manes, mas guevones y perdedores que cualquier ilustrado filosofito moderno que viven su vida en una gnosis del alma, creyendo que lo que al cuerpo amerita rienda cuenta debe darse y del alma solo el conocimiento salva, Si ahí estoy yo en esos raros. Pelaos y pelados, si todos eran pelados 15 manes y todos igualitos, con sus camisetas tipo polos de marca polo ni siquiera Ralph Lauren, enormes que casi les llegan a sus rodillas, Jeans desgastados y desteñidos y todos con tenis grandes nike o adidas. Santi fue a saludar a sus amigas las cuales en son de sorpresa pero también de rechazo le preguntaban o creo que le imponían como típica mujer; El que estaba haciendo allí, si su amada, la que tanto lo hacia sufrir estaba en ese mismo lugar pero con el novio y que eso era muy incomodo y daba un ambiente de zozobra agregándole que se podía poner violento, Santi corría hacia nosotros con la noticia a la cual le respondíamos que a nosotros que nos importaba romperle la cara a ese niño con pensamiento de maleante popular. Era mas que notable la diferencia de clases sociales que nos alejaban de ellos. 


Decidimos amablemente con las amigas de Santi, irnos de aquel lugar y seguir nuestra faena en busca de algún placer mundano en esa noche. Llego a nuestras mentes ir a la Ruana de Juana, en donde no hacia 8 noches que habíamos estado y rumbeado con mi tía, una amiga fea pero de lo mas feo y la amiga de esta, la cual si era un prototipo esencial para cualquier hombre con ganas de meterlo, no me llamaba mucho la atención, solo a dos mesas se encontraba el amor incomprendido mío, la joven por la cual había sufrido tanto en mi adolescencia y la cual se había convertido en una mujer mil veces mas hermosa e inspiradora de la que conocí en esas épocas, solo la miraba toda la noche, quizás por eso terminamos en la ruana bailando pecaminosamente con cualquier chica que se animara a bailar conmigo y con Santi, par de perdedores. Esa noche Choco no estaba, solo Santi y yo con esas viejas, bueno una de ellas mi tía. Caminábamos ya motivados a ir a la Ruana cuando Choco recordó la media de Ron que habían escondido, así que Santi se devolvió a buscarla y yo lentamente lo observaba desde lejos por si aquel chico, el que creía que por ser novio de la niña que ama Santi tendría propiedad sobre ella, Así que simplemente lo cuidaba con sentidos de gacela alguno para correr a su rescate. Volvía con una sonrisa en su cara, mientras abría la media y se hartaba lo que quedaba, nos reíamos y bajábamos por la 10 hacia la ruana. En la entrada, Santi preguntaba si había Cover mientras yo me fumaba otro cigarro, Choco perdido en su mente, no tengo la menor idea que hacia solo estaba parado allí mirando hacia el suelo. Entramos a la Ruana no había cover, que alegría para este trio de tacaños, nos manocio deseoso de su libido el enorme negro de la puerta y una señora nos puso el sello de luz ultravioleta para entrar y salir. Al entrar en este pútrido y asqueroso lugar lleno de calores de bailes sexosos que promueve el reggaetón, nos paramos frente a la pista, la gente estaba ahí como sardinas, estrujándose mas que bailando. Así que mejor empezamos a recorrer el lugar con cautela como las leonas en busca de alguna presa, en busca de alimento y dimos como 3 vueltas, el lugar estaba llenísimo si quiera se podía caminar un poco, en las mesas acompañadas mujeres buenísimas, pero creo que ninguna al alcance de nosotros o no lo se, tampoco soy tan feo o si. fui al baño, alejándome de mis fieles amigos, tenia unas ganas de mear desde que me tome la cerveza sin alcohol, creo que el único parecido que tiene eso con una cerveza de verdad son las hp ganas de mear que dan, fui sagaz por entre las personas, quizás tocando algunos culos de mujer o hombre, no importaba las ganas estaban de primero, empuje las puertas del baño, típica puerta de mal antro que quiere dar su toque vaquero al lugar y pone de esas puertas. Me desabroche la correa con desespero y solté los jeans azul oscuro, me arremangue un poco mi camisa, baje la ropa interior un poco también y saque la picha. Sentí una descarga de realidad y tranquilidad tan refrescante que mi piel se puso de gallina. La sacudí al terminar de mear y seque. Algunas góticas cayeron en mis mocasines negros dándole un toque de descuido a tal elegancia, un sutil brillo de vanidad escapaba con estas mini tragedias, pero nada que me atemorizara o importara un poco. Guarde mi picha en su cálida cueva y me dirigí a lavar las manos. Así como cuando se mira al espejo uno y piensa; Para que lavar las manos ahora si uno debe hacerlo antes de tocarse la verga. Bueno algo así, no me importo mucho en verdad el pensamiento. Remoje un poco mi cara y mis labios.


Caminaba en busca de mis perdidos amigos, hasta llegar a la barra del antro y pararme ahí unos segundos, ya me habían visto y se dirigían hacia a mi, así que me adelante un poco quedando entre la barra y la pista, una zona por donde transitaba la gente y donde ellos pudiesen llegar fácilmente, alejada de las mesas y las personas borrachas bebiendo en ellas. Al llegar ellos ahí me preguntaron que, que había visto de bueno por ahí, les dije que fui a orinar y pues no me fije mucho, pero que al lado casi a dos metros de nosotros estaban 3 viejas, estaban medio buenas y que quizás nos paraban bolas y bailaban con nosotros, hablaban, tomaban o algo así. Acordaron a mi idea de quedarnos en ese lugar entre la barra y la pista, cuando decidimos irles a hablar como por cuestión del destino o de lo perdedores y lentos que somos, unos manes no se de donde carajos salieron y las sacaron a bailar a la pista. Nos miramos las caras como los idiotas que somos y nos reímos, fue algo raro pero como que nos dábamos cuenta de lo tontos que somos. muy indecisos, así que en ese preciso momento empecé a cuestionarme el de que hacíamos allí y me trajo los vituperios que lance al inicio de este texto. Choco me vio muy quieto y pensativo así que me dijo que fuéramos entonces a otra parte, a lo que Santi con mera apología aprobó, pero no se algo me ataba allí, el destino decidido quería que mi ser estuviese en ese lugar, en ese preciso momento y por cuestiones de rechazo a la idea de Choco desistí con violencia volteándome para hacerles saber, con la fortuna de que mis ojos se ensancharan en la mirada de una chica con dulces ojos azules, cabellos dorados como los rayos del sol reflejados en el Magdalena, observé bien, era una extranjera y estaba acompañada por otra amiga al igual que ella con enormes ojos azules y con un cabello dorado pero un poco mas rojizo. Nuestras miradas se entraron en una situación de encrucijada, me perdí en sus ojos y sonreí, no sé si lo notaria o que, solo se que mi mente exploto en arte y amor, llame con señas emocionadas a Santi y Choco los cuales ya tenían decidido irse, notaron la sonrisa enorme de mi rostro y casi que corrieron hacia a mi. Les dije: "Y Que tal si les hablo a esas extranjeras" a lo cual con risas burlonas decían: "usted no es capaz", Yo les respondía con autoridad y con esas filosofías modernas de una vida sin limite, "Hay que tenerse confianza, uno no sabe de lo que es capaz hasta que se arriesga" Se reían y aceptaron diciendo paisamente, "hágale pues"


Volví a cruzar con esta primer chica, la cual observaba sutilmente y con el arma natural de defensa que Schopenhauer algún día afirmo. "El disimulo mortal de una mujer." nos miramos por unos segundos, esta vez cuando sonreí ella la devolvió, Así que se incremento fuertemente mi confianza. Me dirigí enseguida hacia la barra y pedí otra cerveza sin alcohol, necesitaba quizás ese ultimo impulso que durmiera mis nervios, la de la caja tomo mi pedido y demoro un poco, al poner la cerveza en la barra y cuando la fui a tomar con mis manos temblorosas, la hice resbalar y regar por toda la barra mojando un poco la mano cansada de la señora de la caja, me puso una mirada de que pendejo y me dio la devuelta, pedí disculpas mientras intentaba que las burbujas que se precipitaban violentamente de mi cuasi cerveza no se regaran, cuando logre calmarla un poco, gire mi cabeza a ver si la misteriosa chica de ojos dulcemente azules y cabellos dorados aun estaba, se burlaba con picardía de mi descuido. Descuido que me hacia pensar en pensar dos veces lo que iba a hacer. Detuve a un joven que se iba a apoyar frescamente en la barra mojada por mi estupidez, salvándolo del caos que había echo, me agradeció y como en gesto de esto me dio unas palmadas en la espalda. Creo que eso ya era demasiado impulso para empezar mi cometido, camine en dirección hacia las bellas extranjeras  e inicie mi conversación con un "Hola, ¿como están?" La verdad nunca paso por mi mente si, si no hablaban español fluidamente o algo así que tenga que ver con esta sociedad liquida. Pregunte por sus nombres, de donde eran, como lo habían pasado, sus edades, cuanto llevaban en Colombia.... y todas esas cosas que le preguntas a unos extranjeros y que pareciera que les encantara que lo hicieran, hablamos sobre sus vidas, sobre sus gusto y cosas así. Eran Europeas, las dos de Noruega, pero agregaron que su amiga era de Austria, Pregunte cual amiga, lo que me respondiera que me voltease y al hacerlo lentamente encontré en esa mujer de ojos verdes, cabello castaño y recogido, pecas hermosamente detalladas por el demiurgo y esos delineados, estrechos y claros labios, la chispa de amor que había perdido con mi primer amor. No la salude de mano ni de pico, como lo harían normalmente, si no que le di un fuerte abrazo como si nuestras almas se conocieran de anteriores vidas o si el destino nos hubiese unido, le pregunte su nombre, y que me perdonara por el abrazo, que creía que me había emocionado un poco, apenas sonreía y yo mas perdido en ese andrajoso mundo del amor quedaba, en ese monstruo enorme y dueño de todo poder sobre la humanidad sucumbía, perdí todo interés por las otras dos chicas de Noruega, tanto que se las presente a Santi y Choco que acosaban incesantemente para que los presentara cuando hablaba con ellas, cuando los presente, como que paradigmáticamente o por cuestiones de selección natural o espiritual, yo que carajos se. Nos encuadramos los 3 en cada una, yo con Emma, mi nuevo ser de amor. Le conté de sobre mi, de donde era; Barranquilla, el del como había llegado a parar a Medellín y esas cosas. le pregunte a que partes de Colombia había viajado, si había ido a las playas de acá y si, si lo hizo hacia cuales playa fue, me dijo que estuvo en Cartagena, Santa Marta, el Rodadero. Que paso por barranquilla pero no fue allí. las charlas se dieron amenas, le pregunte que hacia, ella lo mismo a mi, que me gustaba; sobre la vida, la música, las artes y cosas así. charlábamos y a ratos medio bailábamos, era genial porque casi no bailaba bien y pues yo que digamos tampoco. Nos reíamos uno del otro, posteriormente hubo un artista de vallenato, que despilfarraba nuestros oídos con los relinchos de su voz, gracias al destino o algún ser celestial que acabo, lo cual nos permitió volver a hablar y bailar "buena música" las conversaciones continuaron y le pregunte que de todo lo que había viajado por Colombia, cual había sido los hombres mas guapos, pues, de que lugar. Lo cual con picardía me respondió que los de Barranquilla y tocaba su cara como si imitara la poca barba que poseo. nada mas se reía, yo entendía la indirecta y con intento de disimulo le sonreía, pienso que mi cara pareció la de un pervertido o algo así. 


Subieron el Volumen de la decadente música así que para podernos dar a comunicar bien y que ella entendiese, tocaba acercar mas nuestros rostros y aumentar fuertemente la voz, el lugar donde estábamos de la nada se lleno de gente que apeñuscada como hormigas intentaban transitar encima unas de otras, nos apretujaban y lo cual me hacia aun mas acercar nuestros rostros para darnos a entender, cuando hubo un momento de tanta proximidad de nuestros rostros, un impulso desconocido nació desde lo mas oscuro de mi ser, para saltar con fulgor del mas noble y leal caballero que arriesga su vida por su nación, que cerré mis ojos y uniendo mis labios con los de este angelical ser, bese con la indecencia y violencia del mas vil ladrón. fue un instante, un segundo o dos o tres, o una eternidad quizás, comer la semilla de granada que Perséfone inocente ingirió y ser atado por siempre al inframundo. Al abrir mis ojos después de esta hermosa eternidad que no duraría mas de un segundo, vi otra vez su sencilla y ahora nerviosa sonrisa... El resto lo podrán imaginar, así que no sean tan chismosos....
Bobos Hijueputas!!

Pd. Pido disculpas por herir algún hilo con mi final.... 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

!Hola! Soy Cristian Serna, Tengo 22 años. Me motiva mucho la escritura, mas la escritura de lo que pienso y vivo al momento de hacerlo. Es algo místico por que la inspiración llega en esos precisos instante,

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta