cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
El roce de tu piel.
Amor |
14.01.15
  • 4
  • 0
  • 1092
Sinopsis

El rastro hasta la cama es evidente, el nórdico es desterrado al mismo lugar donde tu ropa interior acaba de aterrizar; tu cuerpo se estremece al contacto con la cama, me recuesto a tu lado, acarició tu espalda y tu mirada viene a encontrarse con la mía.

Pese al frio reinante en esta época, tu ropa acaba adornando el suelo mientras tu cuerpo emerge haciendo que el calor tome posesión de tu cuarto.

El rastro hasta la cama es evidente, el nórdico es desterrado al mismo lugar donde tu ropa interior acaba de aterrizar; tu cuerpo se estremece al contacto con la cama, me recuesto a tu lado, acarició tu espalda y tu mirada viene a encontrarse con la mía.

De tu boca nace ese ruidito tan especial parecido al ronroneo de una gatita cuando tu deseo se despierta, giras la cabeza mientras mi mano baja camino de tus piernas, voy depositando besos sobre tu espalda mientras mi mano sube por  el lateral de tu cintura alcanzando tu pecho derecho, gimes cuando llego  al centro del mismo mientras lo recorro con un solo dedo.

Te giro lentamente, beso tu boca que es la fuente del deseo en estado más puro; mi mano navega por tu cuerpo reconociendo cada palmo de tu piel hasta acabar entre tus piernas,  gimes con más fuerza atrapando mi cabeza indicándome que no pare.

Beso tus labios con besos lentos y puntuales, muerdo delicadamente tus labios, mis besos van bajando por tu cuello, mi boca se funde con uno de tus pechos, mi mano izquierda recorre el otro y mi mano derecha no para de acercarte cada vez más hasta la cima de tu placer.

Gritas cuando alcanzas el clímax, tu cuerpo se relaja, tus ojos se cierran y observo como la luna con forma de mujer está tumbada iluminando toda la habitación, mientras me siento un astronauta que acaba de obtener su ración de aire para poder subsistir.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias.

  • 1017
  • 4.66
  • 189

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta