cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El saco de Roma
Históricos |
12.09.15
  • 0
  • 0
  • 665
Sinopsis

Retazos renacentistas sacados de aquí y de allá y, algunos, inventados.

  - Cómo te has atrevido a entrar con armas en la casa de Dios ? Increpó el obtuso sacerdote al niño que, con una espada de madera colgada del cinto, se entretenía mirando los retablos de la capilla.

 - Soy el brazo armado de la Iglesia, contestó altivamente Giovanni dándole la espalda, y aquella ocurrencia suya quedó establecida en adelante como el lema del condottiero que, con sus fuerzas móviles de caballería pesada equipadas con armas de fuego, mantuvo en jaque al ejército de emperador Carlos V, que pretendía irrumpir en Italia desde el norte, como parte de la personal contienda que mantenía contra el rey de Francia y el Papa.

  - Io non sono un maledetto scarabocchio, dijo un arcabucero, negándose a ponerse sobre su armadura ropones negros en señal de luto por la muerte del Papa anterior. Giovanni de Médicis lo escuchó educadamente y después dispuso que la tela negra fuese enviada a la esposa del soldado, al que había ordenado ahorcar.

   Las compañías de Juan de las Bandas Negras -como siempre se le recordaría en la Historia-  actuando en el norte de Italia supieron mantener en jaque a las hordas de lansquenetes -mercenarios alemanes luteranos del ejército de Carlos V- cuyo comandante, el germano Frundsberg, exhibía la soga con la que amenazaba colgar al mismísimo Santo Padre del techo de la catedral de San Pedro.  Cuando Juan de Médicis murió, debido a la gangrena de la pierna que le había provocado una herida de bala de cañón, los imperiales de Carlos cayeron sobre Roma como la araña sobre la presa y pusieron sitio a sus murallas. 

  - He matado al Bourbone, gritaba alborozado aquel tocador de pífano de la tropa, Benvenuto Cellini de nombre - bravucón, putañero y orfebre maravilloso- tras comprobar que el tiro de su arcabuz, disparado desde las murallas, había derribado del caballo, mortalmente herido, al Condestable de Borbón, el cual, traicionando a su señor natural el rey de Francia, comandaba el ejército español y alemán de Carlos V, que asediaba la ciudad de Roma.

   - Este condenado flautista ha matado al único hombre civilizado que podía contener a esos bárbaros herejes, se comentó en el cónclave de la ciudad pontificia, y sólo el agradecimiento demostrado por el Papa hacia quién hacía poco había desmontado las joyas de su tiara para ponerlas a salvo, evitó que el orfebre fuera arrojado a los brazos de los imperiales desde lo alto de una de las murallas.

     Tras asaltar los muros -y tal como se había temido a la muerte del Condestable- una hueste desordenada, rabiosa y ebria, se desparramó por las calles de la eterna ciudad, empleándose a fondo en el saqueo, la violación y el asesinato.   Paradójicamente fueron los lansquenetes luteranos, como vanguardia del ejército de Su Católica Majestad, los primeros en entrar en la basílica de San Pedro y, después de exterminar a los guardias suizos que la custodiaban, dedicarse al ultraje del templo  -el cual llenaron de putas sacadas de los burdeles romanos- bebiendo vino consagrado en las copas sacramentales y cagando dentro de las capillas de las que habían hecho cuadras para sus caballos de guerra.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 67
  • 4.58
  • 296

Siempre hay una historia que contar

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta