cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
EL SEÑOR X
Humor |
20.12.14
  • 5
  • 3
  • 581
Sinopsis

Este es el primer relato que escribí del señor X. Me gustó el personaje y continué escribiendo sobre él. La evolución de su historia se va narrando a través de una serie de capítulos relacionados entre sí, que seguiré publicando por su orden cronológico. El señor X es un hombre solitario. Nunca había creado vínculos personales con nadie. Siempre ha valorado la independencia como su bien más preciado, y la había preservado a costa de aislarse de sus semejantes.

EL SEÑOR X                                                                    

El señor X vivía solo.

​​Cuando hago esta afirmación no me limito al hecho concreto de que no compartiera vivienda con nadie, sino a que se había revestido de un escudo que lo hacía inexpugnable a cualquier intromisión.

Había sido el único hijo de una mujer que lo gestó con desgana en la más absoluta soltería.

El señor X tenía previsto haber nacido a finales de octubre del 76, pero decidió posponerlo hasta el doce de noviembre para hacerlo coincidir con la huelga general, impidiendo  el traslado de su progenitora a un hospital y asegurándose de esa forma la ausencia de testigos incómodos en los primeros momentos de su existencia extrauterina.

A las tres semanas aprendió a alimentarse de forma autónoma tomando el biberón con firmeza entre ambas manitas.

A los siete meses ya caminaba con soltura y el día de su primer cumpleaños verbalizó con tanta claridad su deseo de no ser molestado con celebraciones familiares que la madre acabó soplando sola la vela del pastel y enfermando de una indigestión tras comérselo ella entero.

Durante el resto de su infancia acumuló tal cantidad de proezas incompatibles con su edad que cuando quedó huérfano a los cinco años nadie se preocupó por sus cuidados y fue a parar a un centro de acogida donde nunca le importunaron con indeseables arrumacos.

En el colegio cumplía con corrección sus obligaciones escolares pero eludía sistemáticamente los juegos en el patio del recreo, especialmente los que requerían contacto físico, creándose así una fama de solitario muy conveniente para él.

Cuando el señor X entró en la adolescencia en contadas ocasiones le sorprendió un ineludible interés por las personas del sexo opuesto. Este hecho le inquietó hasta tal punto que optó por resolver con solitarias manipulaciones los requerimientos de ese apéndice de su cuerpo que parecía haber adquirido vida y voluntad propia.

Se matriculó en contabilidad por la única razón de que su aplicación laboral no requeriría necesariamente ningún acercamiento personal con sus superiores y se podría limitar a la entrega periódica de informes plagados de cifras. En la facultad se sentaba en la primera fila. Los  otros estudiantes evitaban su compañía, dejando un cerco de varios metros a su alrededor, solo invadido por algunos profesores con el propósito de felicitarlo por lo que interpretaban como un interés inaudito por los estudios financieros.

Se licenció con unas calificaciones que sin ser brillantes le habrían permitido formar parte de sociedades de reconocido prestigio.

Pero cuando llegó el momento de acceder al mundo laboral optó por una modesta empresa familiar con sede en su propia manzana de edificios, evitando de esa forma desplazamientos en medios de transporte públicos, en los que se vería forzado sin remedio a  continuas fricciones con el resto de los usuarios.

El señor X nunca tenía prisa por marcharse de la oficina, por lo que habría sido el empleado preferido por su jefe si hubiera tenido un mínimo de la imperfección que caracteriza al género humano.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias, por tu comentario, Alejandro. Viniendo de tí es aún más halagador. Si quieres seguir leyendo sobre él, busca Una mañana tormentosa, en el apartado de relatos de humor.
    Pinta bien esto. Narras de manera muy limpia y despiertas interés con tu personaje alérgico a cualquier contacto humano. Le seguiré la pista.
  • Microrrelato

    Este es el segundo relato sobre el señor X. Es un tipo solitario, Pero la muralla que ha construido alrededor de él se derrumbará cuando conozca a una persona que le sacudirá desde los cimientos que él creía indestructibles.

    Este es el primer relato que escribí del señor X. Me gustó el personaje y continué escribiendo sobre él. La evolución de su historia se va narrando a través de una serie de capítulos relacionados entre sí, que seguiré publicando por su orden cronológico. El señor X es un hombre solitario. Nunca había creado vínculos personales con nadie. Siempre ha valorado la independencia como su bien más preciado, y la había preservado a costa de aislarse de sus semejantes.

Médico de profesión, lectora por afición y en los últimos tiempos escritora de relatos cortos por vocación. Mis personajes cobran vida propia, se independizan y evolucionan incluso sin contar conmigo.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta