cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
El sentido de la vida
Reflexiones |
30.12.14
  • 4
  • 3
  • 613
Sinopsis

Un joven adolescente reflexiona sobre el sentido de la vida


El ruido de un anuncio en el televisor sacó a Isaac de su ligero sueño. Se había dormido después de comer, en el sofá, mientras veía una película de sobremesa sobre un hombre que, tras la muerte de su mujer y sus hijos en un accidente, deambulaba sin rumbo intentando digerir su dolor. Al empezar los anuncios, como siempre, el volumen del televisor aumentó notablemente, y consiguió truncar lo que estaba siendo un descanso muy placentero.

A pesar de haberse despertado, tenía aún los sentidos embotados, y le parecía oir los desagradables consejos (cuando no órdenes directamente) de los anuncios como algo que procedía de muy lejos, de una realidad distinta a la suya. Estaba en ese agradable estado en el que no estás dormido, pero tampoco totalmente despierto y consciente, porque sabes que no tienes nada que hacer, que nadie te espera, y dejas que el proceso de despertarse se prolongue para poder paladearlo. En ese estado, la mente parece no querer ocuparse todavía del cuerpo, y juega a pensar libremente sin todavía querer tener conciencia de que hay un cuerpo, unos músculos, a los que dirigir. Se siente aún libre para pensar.

Y esa libertad la utilizó su mente para reflexionar sobre el sentido de la vida. No era la primera vez que le asaltaban esos pensamientos: ¿Para qué vivir? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué existimos? Pero en esta ocasión algo se iluminó en su cerebro. Hacía poco que le habían explicado en clase de Física el principio de indeterminación de Heissenberg, según el cual no se puede observar algo sin modificarlo. No se puede medir la velocidad de una partícula sin cambiar su posición, o no se puede medir la posición de una partícula sin modificar su velocidad. Por tanto, ambas cosas, velocidad y posición, no se pueden medir a la vez. Observar algo es modificarlo, influir en ello, alterarlo. De pronto se le ocurrió que comprender el sentido de la vida era incompatible con el hecho de vivirla. O la vives, o la comprendes. Pero las dos cosas a la vez probablemente sería incompatible. Como el principio de Heissenberg aplicado a la velocidad y la posición de una partícula.

En esos pensamientos estaba cuando llegó un mensaje a su móvil. Era de su novia. Hacía poco que tenía novia, y estaba muy enamorado. Era sábado por la tarde, sus padres no estaban en casa ese fin de semana, y habían quedado para ir juntos al cine. A toda prisa merendó, se duchó, se arregló, y salió de casa con muchas ganas de abrazar y de besar a su novia, a la vez que compartían el visionado de una película romántica.

Pasó mucho tiempo (años) antes de que volviera a preguntarse por el sentido de la vida. Posiblemente porque en los años que siguieron se dedicó a vivir intensamente.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta