cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El ser
Ciencia Ficción |
26.02.15
  • 4
  • 0
  • 712
Sinopsis

En un futuro lejano un soldado tomará una difícil decisión.

 

 

El soldado Sam se dirigió al exterior de la zona restringida a pocos metros del limite permitido. Una vez allí descolgó su fusil y lo cargó, apuntó hacia lo lejos con la mira telescópica.Una extraña forma se movía por la extenso terreno desolado y cubierto de nieve. El dedo del gatillo de Sam presionó hacia dentro y la bala salió en dirección a lo que fuera aquello. Fuese lo que fuese el impacto del proyectil lo desplomó hasta caer al suelo. Sam lo observó unos minutos a través de la mira telescópica antes de acercarse. Caminó con cautela y al mismo tiempo con dificultad por la intensa nevada que cubría todo el terreno.
            El sargento Ralph le había  ordenado que no saliera de la zona restringida, sabia muy bien lo que eso significaba, una muerte segura. Sam solo tenia que vigilar y estar atento a cualquier movimiento extraño. Quedaban pocas horas para que el sol se escondiera, esa era la única desventaja que tenia. Al caer la noche debían estar atentos,tenían ordenes de disparar a cualquier cosa que se moviera.

Sam seguía caminando hacia el cuerpo inmóvil de aquella cosa. Sabia a lo que se exponía pero tenia que comprobarlo antes de que aparecieran más de su especie Mientras se acercaba  Sam notó como le fallaban las piernas, se sentía cansado y al mismo tiempo tenia miedo. No sabia muy bien si aquello estaría muerto del todo o estaría herido eso lo haría más peligroso todavía. Durante el tiempo que estuvo confinado como vigilante del muro nunca había visto uno de cerca, ni tan solo sabia que aspecto tenían.

 

Dimitri uno de los mejores amigos de Sam le observaba con unos prismáticos de largo alcance.El sargento Ralph no entendía que estaba haciendo. Faltaba  una hora para que oscureciese y Sam no se detenía. Dimitri no lo dudó ni dos segundos,cogió una semiautomática y unas cuantas granadas y salió en la misma dirección que Sam.


Sam seguía allí, ahora estaba a escasos metros del cuerpo. Aquella cosa aun respiraba, tenia forma humana pero algo le decía que no era de este mundo o eso creía. Dimitri caminaba con dificultad por la nieve con la semiautomática apuntando hacia donde estaba Sam sin apartar la vista de aquella cosa. Sam se acercó más ,con cuidado, tenia miedo pero tenia que hacerlo. Quería saber a que  o a quien había disparado. A menos de 20 centímetros alargó una mano y tomo contacto con aquel ser. Le dio la vuelta suavemente y descubrió algo que le hizo retroceder unos metros, algo que no olvidaría jamás, algo que llevaría consigo el resto de su vida. Dudó lo suficiente, quizás demasiado. Aquel ser estaba prácticamente muerto pero había algo más.

  Dimitri ya había llegado al punto de encuentro y vio lo mismo que Sam pero a el no le importó, se acercó al cuerpo y lo movió ligeramente con los pies como si se tratara de un animal.
- ¡No lo toques!- dijo Sam acercándose a Dimitri. Dimitri seguía apuntando aquella cosa. Enseguida Sam le apartó el arma a un lado.
-No deberías haber hecho eso Sam. Esta cosa en mi país lo llamamos "Rhas" y nosotros los matamos.
-Pero no estamos en tu país Dimitri, sea lo que sea quiere protegerse del frió como nosotros.-Le respondió Sam.

La cosa soltó un gran alarido de dolor que se podía oír desde el otro lado del muro. Sam extrajo  de su mochila una pequeña botella que contenía un liquido azulado y se acercó un poco más a la cosa dándole de beber. Minutos después la criatura se desmayó.
-¿Sobrevivirá?- preguntó Dimitri mientras le apuntaba con su arma.
-No. Pero el si - sacando una extraña criatura que había escondida en una bolsa que transportaba el ser.
- ¿Que demonios es eso?. ¿No pretenderás llevarte esa cosa al otro lado?- Le recriminó Dimitri.
- No.

      Sam era consciente de que el bebé de la criatura no sobreviviría al otro lado del muro ni tan solo a las bajas temperaturas que allí se producían. Solo y si no era rechazado tendría una oportunidad si era acogido por los de su especie. Sam envolvió al bebé en su abrigo y lo dejó allí a su suerte. Quizás sobreviviría esa noche. Una hora más tarde Sam observó con sus prismático de visión  nocturna que un grupo de aquellas criaturas se acercaba al bebé  formando un circulo a su alrededor . Un de ellos lo cogió para que poco después desaparecieran en la oscuridad de la noche.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me gusta leer novelas, escribir y el cine.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta