cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
¿El Silencio?
Reflexiones |
01.10.15
  • 4
  • 0
  • 480
Sinopsis

Para muchos el silencio es solo eso, un silencio. Sin embargo, para otros, el silencio es más que eso, es una cosa, un ruido, una idea, una persona. El silencio puede serlo todo y a las vez solo un silencio, por lo tanto podemos decir que hay varios tipos de silencio y que no todos tienen el don para escucharlo e interpretarlo. Pueden pasar unos años para conocerlo o toda una vida, incluso se puede morir sin entenderlo.

      Desde hace mucho tiempo, se decía que la palabra "silencio" solo se usaba como un nombre para designar la ausencia del sonido, pero hoy en día es más que eso.

     La primera vez que pregunte por el silencio apenas tenía algunos años de vida, me dijeron que solo era cuándo yo no emitía sonido alguno o cuando no andaba haciendo preguntas sin sentidos como esa. Seguramente, por mi pequeña experiencia en la vida, interprete eso como el silencio, además apenas era un crío, no me andaba tan preocupado como ahora, por cosas como el silencio, en ese momento solo pensaba en jugar y comer chuces, pero aún así, tiempo más tarde, esa pregunta volvió a mí de una manera u otra.

     Tendría unos diez años, cuándo un día normal de clases, en la materia de música, el profesor hacía hincapié en que debíamos tener más cuidado con los silencios de las partituras ya que de ellos hacíamos de agrado una tonada, eso y de los tiempo. Instantáneamente como la luz cuando ilumina una habitación oscura, llego a mi mente otra vez la pregunta ¿Qué es el silencio?, así que sin pensarlo dos veces se lo pregunte al profesor. Tan solo me respondió con dos argumentos, el primero, el silencio es una pausa que se hace en la música para dar sentido a una canción, y el segundo argumento, el silencio en realidad no es nada, solo una palabra y en la música un símbolo, que indica dejar de hacer sonidos. Al igual que la primera vez, seguía sin poder entender las respuestas a esa pregunta, y eso que ya con esa edad, podríamos decir que se podía interpretar más las cosas, así que volví a remplazar aquella pregunta con lo que sucedía en mi vida en ese momento.

     Los años transcurrieron otra vez, cuando cumplí mis dieciocho años, fui a ver una obra de teatro la que llevaba por nombre "Crónicas de un asesino". Cualquiera que vea ese título podría pensar que se trata de alguien que asesina personas y ya, eso es todo, pero no. Se trataba de un joven que para poder escapar de dónde lo tenía atrapado tuvo que matar más de veinte personas, lo curioso de todo, fue que nunca pudo dejar de matar personas. El caso es que, en un momento de la obra hubo un silencio extraño, silencio que surgía siempre después de que el joven mataba, no se cómo describírselos, para alguien que estaba tan sumergido en la obra como yo, juraría que todo era tan real, la muerte el silencio, como sea, en esos momentos volvía aquella pregunta que para mí no tenía respuesta. Espere al final de la obra, a que todos se fuera y por fin quedaran un poco más solo el lugar y poder hablar con alguien de la obra, por suerte, el actor que interpretaba al protagonista de la obra, luego de que se acercaran a felicitarlo y adularlo, se quedo solo un rato, y logre hablarle.

     Fui directo al grano, le hice la pregunta. Su cara fue todo un show, literalmente, primero como si lo hubiese hecho molestar, luego intriga, y al final apaciguo su rostro levantando un poco la ceja y preguntarme a que me refería. Cuando termine de explicárselo todo, el por qué de la pregunta, por qué había surgido esa noche y etcétera... Me sacudió con decirme que el silencio era algo subjetivo, él lo usaba para dar una intencionalidad drástica o revalorizar el sonido previo al silencio que hacía. No dije más nada, di la vuelta y salí tan rápido como puede de ese lugar.

     He de confesarles que me frustre mucho, de verdad, ya era alguien suficientemente adulto como para interpretar algo tan estúpido como esa pregunta. ¿Qué es el silencio?, solo pensaba en eso desde aquel día. Definitivamente ya estaba por enviar esa cuestión a la basura, dejarla atrás y seguir con mi vida hasta entonces. Empecé a ocuparme más que solo los estudio y el trabajo, corría, salía con mis amigos, leía, escuchaba música... bueno, ¿Qué no hacía entonces para olvidar aquella irreverente pregunta que lo único que me causaba era dolores de cabeza?

    Un día salí a caminar solo al bosque, había terminado un semestre de la universidad que quería descansar un poco de los exámenes, ¿Y qué mejor idea que caminar al aire libre? Paso una hora desde que empecé a caminar, cuándo llegue a un claro noté que me seguían, seguí caminando un poco más para asegurarme, y en efecto, era así. Una persona, la cuál no logre ver bien me estaba siguiendo ya desde hace rato, por instintos los primero que hice fue tratar de perderme, alejarme tan rápido como pudiese pero sin demostrar el miedo que sentía. Pero no funciono, empecé a corre y a ver atrás, seguía ahí. Por fin conseguí esconderme en unos matorrales. Paso una hora por lo menos cuando, decidí salir y volver a casa, cosa que no quería hacer porque era temprano y simplemente quería caminar.

      Ahogue un grito, cuando vi a la figura que me seguí sentada en las raíces de una pino, sopesar saber que era una mujer, un poco mayor que yo. Pelirroja, un lateral de la cabeza rapada, ojos grandes y verdes como la hierba. Unos labios que sin detallarlos pensarías que son falso y alta como yo. Llevaba ropa deportiva, su celular en la mano con unos audífonos y un tatuaje, que juraría haber visto antes. Nos quedamos ahí plantados viéndonos, cada uno analizando al otro. Cualquier otro hubiese salido corriendo y huir, pero no yo me quede ahí.

     Finalmente, ella me hizo señas para que me sentara en una roca plana que estaba cerca de ella, parecía una mesa, al sentarme quedaba más alto que ella, como un jurado. Yo el juez y ella el desgraciado que había caído ante las manos de un jurado. Irónicamente, una vez acomodados entablamos un conversación amena, y que daría por fin un punto a mi favor con respecto a aquella pregunta que tanto trataba de olvidar y que no podría, jamás, lógralo.

     -Disculpa la forma en que te aborde, suelo venir a este lugar a caminar-. Decía ella con una actitud tranquila y una tono de voz serio.-Cuando te vi no puede evitar ir hacia ti, yo te vi el día de la obra de teatro, y sin querer oí la pregunta que le hiciste al actor y trat..

     -¡Por supuesto!, ahí fue donde vi ese tatuaje-. Dije con aquella emoción, como cuando se resuelve un misterio, al mismo tiempo que la interrumpía.- Tú eras la primera mujer que mato. 

     -Mmm, sí, como te decía antes de que me interrumpieras -fui a pedirle disculpas, pero ella hizo un ademán para que la siguiera dejando hablar.- Trate de alcanzarte ese día, pero ya te habías ido. Quería hablar contigo acerca de eso.

    -¿Es una broma, cierto?-. Fue lo primero que me vino a la cabeza, después de tanto tiempo, alguien se dignaría a hablar de eso sin yo siquiera preguntar.-Serías la primera y única en este mundo, no, en este universo que querría hablar voluntariamente de eso.

    Hizo una breve y callada risa, miro alrededor de donde estábamos y dijo:

-No eres el único que ves al silencio como algo más que eso, yo también lo veo.- A medida que hablaba movía sus manos, con nervios, no sé, parecía que no era algo fácil de hablar.- El silencio es una persona, es un amigo, es un ruido sordo, pero es más que silencio. Como ahora, si nos callamos, no oirás más que el silencio de la naturaleza, que te abraza y te dice como suena este ambiente. Si vez después de que muere alguien, en su funeral no mejor, en su entierro. ¿Qué oyes?

-Gente llorar, cotilleos acerca del difunto, murmullos.- Conteste sin analizar la pregunta.

-No haz entendió nada, eso que oyes es el silencio, el silencio de alguien que se ha ido y nos deja con un suave ruido sordo que es llenado con todo eso que dijiste, pero en el realidad eso es el silencio. ¿Y sabes por qué?, porque el silencio es el único que está ahí de verdad junto con aquella persona que murió, y con aquellas personas que de verdad sienten esa partida, que no dicen ni pio en ese momento porque lo único que quieren es respetar ese momento, y lo hacen en silencio. Lo último que sucede entre el difunto y las personas que lo valoraban, es un charla silenciosa, en la que el único idioma que ambos lados entienden es el silencio.- Suspiro, se restregó la cara y no añadió más nada.

      Esta vez no dije nada, solo me quede reflexionado aquellas palabras que me decía una desconocida. Analicé cada uno de sus palabras, lograba ver por fin lo que me quería decir, por fin logre ver de reojo al silencio. No sé cuánto tiempo paso, y que caras haría hasta que ella me tendió una mano para ayudarme a bajar de la roca.

- Ven, regresemos ya es algo tarde.- Acto seguido cogí su mano y baje de la roca. Cuando ya íbamos a mitad de camino, nadie había dicho nada. Y no aguante más, me estaba volviendo loco, y por fin lo dije:

-Entonces, ¿Eso es el silencio?. Aquella persona, no, aquel ruido, no, tampoco.- me revolví el cabello con las dos manos, en gesto de molestia.- "Eso" que queda ahí luego de que pasa todo, eso que nos habla sin molestarnos, que nos arropa y nos abraza después de un momento indeterminado... ¿Es eso el silencio?.

     Aquella pelirroja desconocida voltio hacía a mi e hizo la sonrisa más sincera que he visto en mi vida, no solo transmitía simpatía, también me transmitía satisfacción, satisfacción por a ver logrado después de mucho tiempo, entender algo, y que yo aún sabía que faltaba mucho por saber acerca del silencio. Pero no me importaba, logre entender algo y eso era lo que importaba. Al ver mi expresión por saber que ya había entendió algo, me responde a mi pregunta:

-El silencio es todo y es nada también, por lo tanto. La respuesta más certera a tu pregunta es aquella que tú mismo te des en algún momento, tal vez mañana, o en un año o el día de tu muerte. Pero cuando llegue ese momento, sabrás al cien por ciento tu respuesta.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Para muchos el silencio es solo eso, un silencio. Sin embargo, para otros, el silencio es más que eso, es una cosa, un ruido, una idea, una persona. El silencio puede serlo todo y a las vez solo un silencio, por lo tanto podemos decir que hay varios tipos de silencio y que no todos tienen el don para escucharlo e interpretarlo. Pueden pasar unos años para conocerlo o toda una vida, incluso se puede morir sin entenderlo.

  • 1
  • 4.0
  • -

Lectura y escritura, son difíciles de llevar.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta