cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El síndrome del corazón roto
Amor |
18.01.21
  • 4
  • 12
  • 1692
Sinopsis

El corazón es el centro de nuestras emociones, tanto cuando son agradables como cuando son tristes

Gabriel Fuertes era un prestigioso forense, con curtida experiencia y que era destacado por su eficiencia y minuciosidad en su trabajo. Por sus manos había pasado mucha gente, algunos fallecidos en circunstancias violentas, incluso muchos a causa de la tristeza, como varios ancianos que morían con horas de diferencia. Igual que era serio en su quehacer, era también escéptico, y había mirado con ojos burlones y sonrisa irónica en más de una ocasión, cuando alguien le hablaba de espíritus y reencarnación. El lo negaba aunque nunca había confesado que más de una vez se había sentido observado en aquel depósito silencioso y donde sólo estaba él.

Era un día gris y lluvioso cuando le llegó el cuerpo de Nadia, una mujer que rondaba los 50 años y que según el informe, había fallecido a causa de un infarto de miocardio. Su historial médico no apuntaba graves dolencias y además había llevado una vida sana. Realizó todas las pruebas para detectar si había tomado alguna droga puntual o cuál era la causa de aquella muerte súbita. Antes de hacer una incisión con el bisturí, se dio cuenta que justo en el lado izquierdo del pecho, había un tatuaje en letras góticas que ponía: Eternamente tuya. Al examinar el corazón, se dio cuenta que las arterias no estaban obstruidas, por lo que anotó que no era realmente un infarto. Entonces se dio cuenta de los cortes en aquel órgano ahora sin vida, estaba lleno de estrías blancas y rojas y supo que había sufrido mucho, ya fuera por amor, familia, problemas diarios que al parecer nadie conocía. Tras una hora anotando observaciones y mirando meticulosamente pequeños detalles de su anatomía, hizo una pausa para ir a comer, pues de repente se sintió agotado.

Mientras tomaba un plato de lentejas, tuvo un súbito impulso de buscar datos sobre Nadia, y como si una voz le murmurara al oído, buscó en internet su nombre y la frase del tatuaje, y de pronto encontró una especie de diario donde la fallecida escribía desde hacía 6 años. Explicaba que se había enamorado locamente de un chico que cuando lo vio supo que lo conocía desde siempre. Le hizo gracia al leer una frase que decía: El corazón sabe cuando la búsqueda se ha terminado. Gabriel arrugó la boca en más de una ocasión cuando leyó términos como cordones energéticos, almas gemelas o hipnosis y regresiones. Pero se dio cuenta que no podía dejar de leer aquella especie de diario personal. Era como estar leyendo un libro imposible de soltar. Le pareció una fantasía leer que ella y el chico habían compartido muchas vidas juntos, que siempre les habían intentado separar, que ambos habían presenciado como torturaban o ejecutaban al otro, a menudo injustamente. Nadia había escrito que era el amor de su vida, pero que en esta vida también los querían separar, ya fuera la familia o personas que por alguna razón aparecían para desestabilizar aquel amor intenso e inmenso. 

Gabriel era un hombre duro, jamás había llorado de pena y menos por el amor, pero se le estaba enterneciendo el corazón mientras leía el sufrimiento de Nadia por aquel amor correspondido pero imposible. Ella describía que con el chico tocaba el cielo con las manos, flotaba de amor y felicidad, sentía placer, deseo como nunca antes había sentido y a él le ocurría lo mismo, pero él se comportaba “hot & cold”, tanto se mostraba cariñoso como salía huyendo lleno de miedo por lo que sentía. Ella había querido romper la conexión pero siempre el destino los volvía a juntar, se extrañaban y sus corazones se llenaban de dolor si pasaban más de una semana sin verse.  Lo último que anotó Nadia en su diario fue: No puedo más…He averiguado que su familia le ha buscado una mujer “decente” con la que casarse. Siento su desesperación y dolor y no podemos hacer nada. Mi corazón me escuece como una herida en carne viva, es un dolor insoportable pero debo resistir por qué sé que volverá a buscarme, volveremos a estar juntos, lo sé…

Gabriel sintió como si hubiera visto una película y se quedó hecho polvo, tardó en reaccionar por todo lo que había leído. Cuando regresó al depósito miró a Nadia y aquel corazón que había dejado de sentir dolor y anotó en su informe: Causa del fallecimiento: Síndrome del corazón roto.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Serendipity por tu comentario. Saludos
    Muchas gracias Mikimoto por tu comentario y también "ironía". Saludos
    Muchas gracias Ramón por tu aportación médica que me ha hecho aprender algo más sobre esta miocardiopatía. Saludos
    Muchas gracias Ana por tus amables palabras y aportación médica tan interesante. Saludos
    Gracias Jovato por tu comentario y valoración. Estoy segura que han habido más sincronicidades en tu vida. Mi tía perdió un hijo un 18 de mayo y 50 años después su nieto nació el 18 de mayo. Saludos
    Muchas gracias Francesc por tu comentario y valoración. Tú y yo hablamos el mismo idioma en cuanto a energía entre dos personas que pueden conocerse desde hace siglos. En Catalunya ya has visto el panorama y espero que pronto mejore en todo el mundo. Saludos
    Me ha encantado el relato, Tash, emociones que creo existen y pueden llegar a terminar con el "corazón roto" o llevar a morir de amor. Abrazo.
    Espléndido relato Tash. Es difícil encontrar una pareja potencialmente compatible y no siempre las circunstancias ayudan. De todo ello sigo creyendo en el carpe diem porque nunca sabemos cuándo viajaremos de repente. La felicidad del deseo dura lo que dura...dura. abrazote
    Tash Mir, El síndrome del corazón roto, llamada "miocardiopatía inducida por estrés" ocurre por la vivencia de un acontecimiento vital estresante. Hoy en día una de las causas más frecuente de enfermedad, o quizás de muerte, son por shock emocionales. Lo que refleja el médico en su diagnóstico es la evidencia física u orgánica encontrada , porque es lo único visible, pero la dolencia emocional se la llevó el doliente sin dejar rastros. Somos muy poco los médicos que creemos que las emociones son causas de enfermedades y de muerte. Interesante tu relato. Saludos
    Saludos Tash Mir, interesante relato con una narrativa impecable. El síndrome del corazón, es una realidad, en el mundo de la medicina. Según diagnóstico médico corresponde a la "cardiopatía de Takotsubo", provocada por situaciones estresantes , relacionada a emociones extremas. El término es atribuido a unos investigadores japoneses. Es grato leerte.
  • Dos hombres se aman apasionadamente mientras suena una sublime ópera. Ojo, es erótico.

    Alex es un joven futbolista cuyo sueño empieza a cumplirse, jugar en un equipo de élite. Pero esconde un gran secreto, algo que jamás nadie deberá saber para no empañar su carrera brillante.

    Los desengaños en el amor dejan heridas que tardan en cicatrizar y la desconfianza te mantiene en alerta. Pero cuando alguien te atrapa, poco a poco te desprendes de la melancolía y abres tu corazón a la esperanza.

  • 193
  • 4.55
  • 105

Mi verdadera vocación hubiera sido ser periodista en una redacción de periódico. Esta maravillosa web nos permite escribir tanto para satisfacción propia como para compartir con los demás. GRACIAS POR LEERME. Saludos.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta