cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El Soldado X
Terror |
29.07.18
  • 4
  • 10
  • 755
Sinopsis

Esta historia ocurrió cuando la invasión a Irak

​Amanece en el desierto. Contra la polvorienta claridad del cielo, se recorta la silueta de un convoy militar. Al ruido de los motores se suma el ulular del siroco. La arena se cuela entre los engranajes de los motores, y el convoy se detiene. No se ve nada. Sólo hay polvo. Los oficiales, gritando obscenidades, dan órdenes a los soldados que saltan de los camiones. Se atrincheran en una colina. 

Para el soldado X, éste es su bautizo de fuego. Participa por primera vez en una incursión real. Tiene miedo, mucho miedo. Siente tanto miedo este joven soldado, que sus efluvios corporales invaden su propia nariz. El teniente al mando exige alerta máxima. Es probable que haya enemigos cerca. La mirilla de la ametralladora se estremece ligeramente entre las manos del inexperto soldado X, que pega la cara a la culata y guiña el ojo, apuntando a la nada.  

Cerca de ellos hay una aldea hecho escombros. El monstruo de la guerra dejó su huella de desolación y lágrimas. De pronto, detrás de un muro, algo se mueve. Automáticamente todas las armas apuntan al único objetivo. Aparece una persona con un sucio trapo atado a un palo, que agita a uno y otro lado en son de paz. Es un niño de unos diez años que grita en árabe y hace gestos exagerados. El teniente advierte que puede ser una trampa, un atentado suicida. El niño parece pedir ayuda para alguien que está herido. Sigue avanzando, trapo en alto, sin dejar de gritar en su incomprensible lengua. 

Jamás se sabrá lo que aquel niño árabe pedía a gritos. Todo terminó cuando, superado por la tensión, el soldado X  --que me confesó esta historia años más tarde--, apretó el gatillo mortal, y el niño, con la sucia bandera de paz, saltó destrozado, hecho pedazos. 

Y unas palomas que levantaron vuelo asustadas, cayeron también acribilladas a balazos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo para intentar ser mejor persona cada día.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta