cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

14 min
El Teatro Clásico y el Hombre Antiguo
Históricos |
06.08.15
  • 5
  • 0
  • 348
Sinopsis

El desarrollo del conocimiento y la cultura en el mundo clásico llegó a grandes niveles de desarrollo, los cuales quedaron como legado hasta nuestros días. Sobre estos se siguen realizando estudios y avances, profundizando nuevas aristas, para aquellos aspectos culturales que tuvieron sus bases en el mundo antiguo, como por ejemplo la retórica, la lírica, la sátira y otros. Es por esto que para profundizar en este tema, se plantea que “El Teatro Clásico reflejó el sentir de la Sociedad Antigua”, tanto en Grecia como en Roma.

Literatura y Sociedad

El desarrollo del conocimiento y la cultura en el mundo clásico llegó a grandes niveles de desarrollo, los cuales quedaron como legado hasta nuestros días. Sobre estos se siguen realizando estudios y avances, profundizando nuevas aristas, para aquellos aspectos culturales que tuvieron sus bases en el mundo antiguo, como por ejemplo la retórica, la lírica, la sátira y otros. Es importante considerar que en aquella época se creía relevante la exaltación de este aspecto de la vida, es decir, del desarrollo del arte y del artista, de la capacidad que tenía la persona para ser integral y desarrollarse como un buen ciudadano. Al mismo tiempo también debían cultivar su mente, por lo cual esto tenía una gran incidencia en el ámbito social, debido a que por un lado estaba la literatura y una de sus manifestaciones era el teatro. Aquí se puede encontrar la tragedia, que era utilizada para educar a la polis, utilizando elementos míticos para ejemplificar las virtudes y los defectos vigentes en la sociedad clásica en comparación a un comportamiento ideal. Pero también se desarrolló la comedia, que principalmente se encargaba de dar el espacio a las quejas sociales, a la crítica, a los aspectos de los gobernantes y de la vida, a las costumbres que eran consideradas decadentes. Esto se llevaba a cabo de manera sutil, ya que utilizaba contextos comunes y gente corriente para hacer alegorías a situaciones y hábitos que debían evitarse, porque no eran bien considerados en la época.

Es relevante hacer una contextualización sobre los orígenes del teatro clásico, destacando las particularidades de la tragedia y la comedia, siendo la Antigua Grecia cuna de ambos géneros teatrales. Desde el inicio, el teatro tendría un rol educativo, pero, como se ha mencionado anteriormente, no se haría de forma agresiva, sino que mediante el uso de situaciones cotidianas o míticas. Para el primer caso se valían de la risa y debían caracterizar actitudes viciosas de forma exagerada, por lo tanto, se daba a entender que eran características vergonzosas y que nadie debía tenerlas; para el segundo caso se buscaba demostrar que las personas debían alcanzar el ideal de hombre, con sus respectivas virtudes, luchando contra las adversidades que el destino le imponía en su camino, y de acuerdo a las decisiones que tomaba en su lucha se encontraría más o menos cerca de aquel ideal de hombre.

El paso del teatro al mundo romano tuvo gran auge para la comedia, por lo que se puede hablar de un mantenimiento de su esencia, pero adaptada a la sociedad latina, donde sufre modificaciones que la acercarán más a esa cultura, ya que la tragedia prácticamente mantuvo sus características tradicionales. Es por esto que para profundizar en este tema, se plantea que “El Teatro Clásico reflejó el sentir de la Sociedad Antigua”, tanto en Grecia como en Roma,  proceso que presentó cambios y continuidades en el tiempo, que pueden ser analizados y estudiados desde el punto de vista histórico, en el cambio de la forma, pero casi nada en el contenido, ya que si bien la estructura representativa del teatro va variando con el tiempo de la misma forma el mundo latino le agrega aportes propios. Estos siguen teniendo el mismo objetivo que el teatro griego, en el sentido de que las virtudes son importantes ante todo, así como el comportamiento adecuado y correcto, además de otorgar la capacidad de reflejar las falencias de la sociedad, de permitir una autocrítica, que generalmente se producía mediante la risa y la catarsis.

Así el teatro nace de las fiestas dionisiacas, por lo tanto, estaba muy relacionado al ámbito religioso y a lo político, debido a lo que se transformó en un agente de gran influencia social. Desde los inicios la comedia griega era financiada por el estado mientras que la tragedia debía ser financiada por un aristócrata o un hombre acaudalado, que auspiciaba no sólo la obra sino que daba a conocer su propio nombre, teniendo como base y fin “la liberación, pero no de tal o cual personaje, sino de la colectividad representada por el coro, incluso si este ha estado en el comienzo en el bando equivocado”, ya que en este caso, el coro representaba al ente que tomaba la decisión final con respecto a lo acontecido durante la presentación de la obra. Los personajes eran encarnados por los actores, los llamados “hipócritas”, quienes usaban máscaras llamadas “prosopeyon”, por lo que el diálogo era determinante, mucho más que los gestos. Mientras que en los pies llevaban “coturnos” y los colores de la vestimenta de cada personaje determinaban el rango social al que pertenecía.

Por un lado se encuentra la tragedia, escrita por tragediógrafos, donde se utilizaban elementos del pasado como mitos y personajes de la tradición oral. Los tres más grandes representantes de este género son, Esquilo (525-456 a.C), el cual en sus tragedias representaba el gran sentido de la responsabilidad en el actuar humano, dentro de sus obras se puede encontrar la trilogía de “La Oresteada”; Sófocles (498-406 a.C), quien muestra un destino inevitable para los hombres, exaltando el poder de los dioses, siendo una de sus obras con más relevancia “Edipo Rey”; y Eurípides (479-407 a.C), que nos da conocer el bien moral en los hombres, escribiendo obras como “Medea” o “Electra”

Es esencial tener en cuenta que el tragediógrafo escogía el argumento principal de la obra, relacionando este con el acontecer social, religioso y político del momento. De esta forma podemos conocer y entender las obras de Esquilo, ya que escribió en los tiempos de las guerras médicas (490-480 a.C), mientras se puede hacer el mismo ejercicio con las obras de Sófocles y Eurípides, escritas en el periodo de la Pentacontaitia (480-431 a.C) y la guerra del Peloponeso (431-404 a.C), respectivamente.

Por otro lado está la comedia, la cual hace alusión al significado que tienen los personajes en el desarrollo de la obra, para ejemplificar se puede usar la obra de quien fuera un gran comediógrafo griego, Aristófanes, en su comedia “Los caballeros". En esta obra es criticado Cleón, el primer político de ascendencia no aristocrática en Atenas, y el Coro de Caballeros tiene un rol fundamental para el desarrollo de la acción, donde se hace evidente la burla abierta que se realiza hacia el gobernante y queda demostrado el cambio de mentalidad en la sociedad ateniense. Esto se debe a que anteriormente, comparando la situación con uno de aquellos gobernadores de antaño, todo habría sido diferente, puesto que Cleón significó un quiebre, una ruptura en los estándares que se tenían para una persona que ostentara tal poder, por lo tanto, caería dentro de la categoría de comportamiento no asimilado por parte de la población, es decir, que para el público no era normal que un comerciante fuera un político que alcanzara tal rango, por lo que mediante la alusión a una serie de personajes se quiere representar la situación en la que se encuentra el pueblo ateniense bajo las órdenes de Cleón.

Es de vital importancia en la comedia griega la representación de los deseos de la población:  criticar, inquirir y fiscalizar conductas y acciones que podían ir de forma contraria a los intereses de la polis, así como el abuso de poder y la propia inacción frente al tema, puesto que esa era la instancia en la que se podían hacer notorias aquellas falencias sociales, morales y valóricas, además de ser el momento en que se mostraba lo que ocurría realmente en la polis, más allá de la imagen de bienestar que pudiera o no haber querido demostrar.

El tránsito hacia la comedia latina tuvo entre sus componentes y bases la Antigua Comedia griega, que pasaría a llamarse Nueva Comedia en esta innovadora fase, ya que tomaría elementos propios del teatro griego y los ajustaría a su realidad, puesto que “la comedia se transformó en vehículo de expresión inmediata del entorno sociohistórico del momento”, haciendo referencia a que se basaba en el lenguaje popular y las costumbres de clases sociales bajas. Además se incorporaron temáticas amorosas y se hizo evidente la salida del coro de la comedia, como también una burla constante a las clases acomodadas de la ciudad. Todas estas cosas dan cuenta de un cambio en el formato en que se entrega la comedia al público, a la audiencia, pero lo que es la comedia en sí, su esencia, sigue estando intacta.

En Roma podemos encontrar a Séneca, en el ámbito del género trágico, y en el género cómico a Plauto, el cual escribió obras como “El Mercader”, donde el argumento central es la historia de un joven. Este personaje tiene como oficio ser mercader y en uno de sus viajes trae a una bella joven a su casa y cuando su padre la conoce se enamora de ella y quiere quedársela. Así se desarrollan una serie de eventos desdichados, sin embargo el final tiene un desenlace en el cual se logran sortear los peligros o desdichas ocurridas para conseguir que al final de la obra, cada cual reciba su merecido. También se puede apreciar una pequeña presentación de los argumentos que luego tendrá la comedia escrita y, por último, se puede apreciar un “final feliz”.

Al igual que en Grecia, los personajes suelen ser gente común y corriente, para hacer más amplia y más llamativa la difusión de la comedia en Roma, por lo que también se explicaría el cambio del tema. Aun así, el mantenimiento de la concepción educativa que sigue presentando la comedia, que permitió un acceso  a la crítica desde otro punto de vista, desde un lado más sentimental, se materializó en las clases medias romanas, puesto que finalmente eran ellos, más que los patricios o aristócratas, los que llevaban una vida con lazos familiares y sentimentales más fuertes.

 

Ahora, se hace evidente la continuidad en la esencia de la tragedia y comedia clásica, y el cambio en el traspaso de Grecia a Roma, puesto que al ser ambas grandes civilizaciones, cada una poseía sus propios valores o  dones que consideraban necesarios para ser una persona íntegra y buena. De esta forma se establece un paso, una transición entre ambas sociedades. Además, estos géneros no solo eran una proyección de lo que una buena sociedad no debía hacer, sino que era el reflejo de las preocupaciones de la época, más allá de los valores en sí, puesto que también mostraban si había intereses políticos o económicos de por medio, para llevar a cabo cierta acción o querer ser figura dentro de la comunidad para poder acceder a una gran cantidad de información sobre la vida en el mundo Antiguo. Esta es la importancia del desarrollo y la capacidad alcanzada por los hombres antiguos de expresarse, de conocerse a sí mismos al nivel de saber que debían tener una forma de manifestarse, y el teatro cumple el rol perfecto, permitiendo la catarsis y la liberación de las personas, dando lugar a lo que podría denominarse como el restablecimiento de la vida tal cual, es decir, luego del proceso de “purificación” que produciría la risa en la comedia y el llanto en la tragedia, se vuelve a la normalidad, en otras palabras, ayuda a mantener cierto equilibrio en la sociedad mediante la eliminación de las emociones contenidas en el cuerpo del espectador, por lo que también era uno de los lugares en que se congregaba gran parte de la población siendo este el elevado éxito que tenía en teatro.

En conclusión, el teatro clásico sí fue un reflejo de la sociedad antigua. Además, es importante mencionar que por ejemplo el teatro clásico influyó en autores modernos,  por lo que se puede evidenciar una proyección del tema, principalmente motivado por los comediógrafos, quienes mediante sus obras lograron incorporarse en generaciones bastante posteriores, ya que por ejemplo, aún recordamos a Aristófanes y a Plauto como los grandes exponentes de la comedia grecorromana o a los tragediógrafos de antaño. Sus obras siguen siendo analizadas, estudiadas y leídas en nuestra época por aquellos que están interesados en el tema y la consideran un buen mecanismo para analizar las semejanzas y diferencias de las actuales sociedades y compararlas con las del pasado.

Esas influencias hacen posible el hecho de que surjan nuevas preguntas con sus respectivas respuestas según sea lo que se quiera conocer, o la información que se desea adquirir mediante la búsqueda y el análisis de fuentes apropiadas. Por ejemplo si el cambio que se ha dado desde la Antigua Grecia o Roma hasta la actualidad ha sido tan grande, o si sigue habiendo un reflejo de la sociedad clásica en la sociedad contemporánea, cosa que podría mostrar bastantes similitudes entre una y otra, debido a que siguen existiendo pautas de comportamiento en la actualidad, cánones y estereotipos de personas buenas o comportamientos sociales que tratan de imponerse en las relaciones que establecen las personas. Es importante también hacer la observación desde el mundo romano, que puede tomarse del texto de Paul Veyne, y esto es que el hecho de que la vida privada influyera en la vida pública iría sobre la base de que cada vez que se hacía una crítica social se criticaba al mismo tiempo el corazón de la vida cívica, es decir, la privacidad e intimidad de cada familia, ya que se reflejaban la una en la otra. Esto encajaría perfectamente con la parodia que busca hacer la Nueva Comedia, criticar a las clases acomodadas, ya que si bien eran las gobernantes, se podía decir que muchas veces su vida privada era un verdadero caos, por lo que se volvía atractivo para la comedia ironizar respecto al tema, siendo la oportunidad perfecta para hacer burla de aquellas costumbres y hábitos de los nobles.

Finalmente, debe analizarse al teatro clásico como lo que es, una alegoría, representación y parodia a los virtudes y vicios e irregularidades que están presentes en la sociedad, siendo personas comunes, independientemente de su clase social o el trabajo que realizan, las cuales se exageran para poder poner en evidencia su presencia en la sociedad, estas pueden manifestarse en cada persona, no importa quién sea, y mediante la exageración de estas corrupciones en el carácter humano se buscaba hacer que las personas se identificaran y se rieran de sí mismas, pero que en el proceso aprendieran a controlarse, a actuar de mejor forma, así como el claro mensaje que en algunas obras se buscaba hacer llegar a las autoridades, como mecanismo de manifestación social, de expresión de descontento, que parece haber estado presente desde aquellos tiempos y que aún hoy puede encontrarse en ciertos sectores de la población.

Bibliografía

  1. RODRÍGUEZ ADRADOS, Francisco. Fiesta, Comedia y Tragedia. Sobre los orígenes griegos del teatro, Barcelona, Planeta, 1972, Pp. 93.
  2. Aristófanes.  Los Caballeros. En: Comedias, Madrid, Gredos, 1995, Pp. 199-339.
  3. JENKYNS, Richard. El legado de Roma. Una nueva valoración, Barcelona, Crítica, 1995, Pp. 226.
  4. Plauto. El Mercader. En: Comedias II, Madrid, Cátedra, 1995, Pp. 7-68.
  5. VEYNE, Paul. El Imperio Romano. En: Historia de la Vida Privada, vol 1.Buenos Aires, Taurus, 2001, Pp. 19-227.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • El desarrollo del conocimiento y la cultura en el mundo clásico llegó a grandes niveles de desarrollo, los cuales quedaron como legado hasta nuestros días. Sobre estos se siguen realizando estudios y avances, profundizando nuevas aristas, para aquellos aspectos culturales que tuvieron sus bases en el mundo antiguo, como por ejemplo la retórica, la lírica, la sátira y otros. Es por esto que para profundizar en este tema, se plantea que “El Teatro Clásico reflejó el sentir de la Sociedad Antigua”, tanto en Grecia como en Roma.

    Las experiencias traumáticas vividas por hombres y mujeres en distintas generaciones se ven reflejadas en las acciones de sus descendientes en memoria a ellos. Buscan la manera de mantener vivo el recuerdo de las acciones de sus antepasados debido a que muchas veces son olvidadas, ya sea por la poca veracidad y mutación de los registros oficiales o por la fragilidad de la memoria de las personas.

    De los largos y solitarios días en los que mi Abuelita esperaba el retorno de su esposo.

    En esta reseña busco dar a entender la Chilenización en el norte de nuestro país como un problema que se está solucionando por las nuevas generaciones, y en el cómo sería posible entender la sociedad Mapuche antes de la llegada de los españoles. ¿Cómo nos nutren culturalmente hoy en día?

    El historiador no investiga al azar, no toma cualquier tipo de fuente y la estudia, "[...] sino que sale con un plan preciso in mente, un problema que resolver" y lo aborda de distintos modos. Ésta forma de abordar dichos problemas es lo que deseo explicar en estas páginas, destacando el principal objeto de estudio del historiador, como se alimenta de él y el método con el que procesa las fuentes que utiliza.

Estudiante de Historia~19 años~Tabaco y Alcohol

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta