cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El tocador de guitarras
Varios |
13.05.13
  • 4
  • 15
  • 5488
Sinopsis

     Joaquin Páez estaba aquel veinte de Octubre, en el balcón donde sucedió el cometido, aunque no lo quiera admitir. Con el móvil en la mano derecha, mirando obsesivamente la hora, y con la mano izquierda tocándose la entrepierna. No se lo pregunten, él les dirá que no, pero estaba, yo lo vi. 

-¿Si?¿Y que más vió?

-La vi a ella, a la víctima, en su habitación, desnudándose. Siempre la esperaba, me compré unos prismáticos de setenta pavos por lo mismo. Ella lo sabía, sabía que me volvía loco, un día la vi en la panadería con unos pantalones...

-Calle calle, no se desvíe del tema por favor. Usted la vio a ella en la cocina, y a él en la calle, continúe. ¿Qué sucedió después?

-No no, en la habitación, pero bueno señor agente, lo que sucedió está bien claro. El hombre esperó cuarenta minutos desde que ella bajó la persiana, y luego subió por la escalera de incendios.

-¿Usted lo vió? ¿Le vió subir? ¿Y porqué no llamó a la policía? 

-No sé, pensé que eran amantes o algo...¿Pero qué ha pasado? ¿Ha muerto?

-No...no. Al parecer la amordataron y la dejaron sentada en un rincón. Luego, el...mu desgraciao...cabrón, por qué no tiene otra palabra, tocó su guitarra delante de ella.

-Oh dios mío...

-Si...debió ser tantesco. Liberó a la chica después de cuatro canciones de desamor y se fue. Ella se golpeó la cabeza contra la pared hasta quedarse desinconsciente. 

-Dios...el mundo está enfermo. 

-Si, pues mire, que quede entre nosotros, porque esto es asunto confi...confiscado, pero hay otra víctima.

-¿Qué me dice?

-Lo que oye. Mismo modus operante que el otro, pero a esta le tocó el último disco de Conchita.

-Dios...-dijo el chico haciendo una mueca de dolor. 

-Murió de sobredosis de azúcar, se había dejado las uñas en la puerta tratando de huir.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.38
  • 521

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta