cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
El Ultimo Hombre
Fantasía |
11.04.15
  • 4
  • 10
  • 796
Sinopsis

La humanidad llega a su fin. Un sobreviviente inicia la odisea de perpetuar la especie con resultados inesperados. Relato de ciencia-ficción.

El Último hombre por Karlos Dearma.

Encendió el computador en el modo de ahorro de energía, luego fue hasta la escotilla y se asomó por la ventana. La vista le sobrecogió: La Tierra estaba ante sus ojos, girando cubierta de nubes,  como siempre, eterna. Sin embargo un dejo de tristeza le invadió; le pareció extrañamente lejana, como vacía, como imposible de alcanzar.

El ambiente en la nave era frío: Había llevado los calefactores al mínimo para no gastar más energía de lo necesario. Cuando los programas estuvieron listos intento establecer una comunicación. Pensó para sí mismo: Alguien más debe haber escapado, los vi despegar.

Le ordenó a la computadora que busque en todas las frecuencias: Al primer intento solo recibió estática, entonces y para no dejarse llevar por la ansiedad, decidió esperar. En su evaluación visual había comprobado algunos desperfectos en la nave, la lluvia de meteoritos que cayó sobre el planeta  la había golpeado, ahora le tocaba el turno a las reparaciones.

Estudio sus posibilidades. Le pidió a la computadora un plan de contingencia, unos segundos después recibió una respuesta. Debería salir de la nave a inspeccionar la estructura: Era imposible una reparación profunda desde allí, el robot le ayudaría. Se dijo: Manos a la obra.

Se vistió con el traje y la escafandra, coloco las herramientas en una especie de maletín y luego lo ato a una larga cuerda. Los llevo a la cámara de descompresión y encendió al robot. El MR4000, un cyborg,  inicio y le pidió instrucciones, lo conecto a la computadora  de la nave y luego ambos se conectaron a sus mochilas autopropulsadas. Cuando estuvieron listos descomprimió la cámara y abrió la escotilla. Afuera el frío y la oscuridad del espacio sideral lo esperaban, sintió miedo. A pesar de ello estaba decidido, junto valor y le ordeno al MR salir primero. La máquina obedeció y luego lo ayudo a salir: Comenzaron con la rutina de inspección.

Los daños no parecían graves, la estructura de la nave estaba magullada pero bien. La antena necesitaba arreglarse, tal vez eso había impedido las comunicaciones. Decidió comenzar por allí. Media hora después estaban listos. Desde el interior la computadora le confirmo que las comunicaciones funcionaban. Regresaron a la escotilla y repitieron el procedimiento. Una vez adentro le dio el control a la computadora para reintentar comunicarse.

De nuevo el intento fue vano. Pensó lo peor: tal vez nadie más había sobrevivido. Estaría solo como el último humano del universo. Consciente de la gravedad del momento, medito unas palabras y ensayo mentalmente un breve discurso, encendió la grabadora y activo el transmisor:

“Mi nombre es Federico Vallejos y soy tripulante de la nave Kosmo 4.  La Tierra se ha transformado en  un planeta inhabitable y los pronósticos son malos; tal vez sea destruida por un gran asteroide en cuestión de días, u horas. No se hacia dónde iré, estoy solo. Me toca iniciar los protocolos de salvación de mi especie, activaré los laboratorios biológicos e iniciaré las clonaciones, soy consciente de la importancia de mi tarea pero acepto la difícil misión que me toca, soy el último hombre.”

Volvió a recibir estática. Se disponía a apagar la grabadora cuando, de manera inesperada, del otro lado escucho un coro de risas. Una voz gruñona y autoritaria estallo desde el altoparlante:

“¿El último hombre?, ¡Pero déjese de joder Vallejos! Habla el coronel Nielsen. Es mejor que ponga en marcha esa carcacha y venga a juntarse con nosotros en el lado oscuro de la Luna, hágalo antes que reviente la Tierra y algún cascotazo lo mande al carajo, acá lo esperamos. ¿Me copia?”

Un avergonzado Vallejos respondió afirmativamente. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buen relato cargado de imaginación que terminó robándome una sonrisa. Abrazo, Carlos!
    Me alegra Alejrod, trato de imaginármelo y me parece genial que lo hayas disfrutado. Gracias por leer y comentar. Saludos.
    Ok Umbrío por allí voy. Saludos.
    Un relato muy bien llevado. Me mantuvo en tension hasta llegar a ese sorpresivo final. Me ha encantado y me sacado una carcajada. Saludos!
    Carlos date una vueltita en el más reciente de mis publicaciones en la página, lo subí porque le encontré parecido con este tuyo. Un abrazo.
    Me alegra que te guste María Campra. Saludos.
    Tienes razón Umbrío, no lo había pensado desde ese lado. Gracias por el aporte. Saludos amigo.
    Se masca la tensión durante todo el relato, para acabar sorprendiéndonos tanto al personaje como al lector. Me ha gustado mucho.
    Este es bueno también. Supongo que Fénix se refería a que la desaparición de la vida en la tierra sea sólo fantasía. Un abrazo.
    Gracias por comentar y valorar Fénix. No se si entendí tu comentario con respecto al genero. No habia una opción "Ciencia-ficción" o por lo menos no la encontré (por eso la agregue en la descripción). Podría formar parte de una opción "Fantástico" y no fantasía, creo que hay una diferencia. El fantástico seria un termino mas amplio (en Argentina lo usamos para incluir variaciones como terror, ciencia-ficción, fantasía etc). A lo mejor deberíamos proponerlo. La otra opción era incluirlo en "otros" y no me simpatizaba. Saludos cordiales.
  • Microrrelato de terror. Solo literatura.

    Policial negro. Un homenaje al cine noir.

    El Infierno es una empresa como cualquier otra. Todos los años hace su correspondiente balance y Satanás convoca a sus esbirros a una nueva reunión, esta vez con resultados inesperados.

    La humanidad llega a su fin. Un sobreviviente inicia la odisea de perpetuar la especie con resultados inesperados. Relato de ciencia-ficción.

    Relato fantástico. La historia de un hombre bueno y su némesis.

    Relato corto de amor no correspondido. Genero fantástico.

    Cuento histórico basado en una frase de autor. Este microrrelato participó del concurso FRASELETREANDO de la comunidad "Almas de bibliotecas y cines. "La frase de la consigna es “En ese estado hipnótico mi mente no paraba de pensar y me di cuenta de que…” de la novela “El diario de un hombre decepcionado” de W.N.P. Barbellion

    Un hombre enfermo espera a su amada en la soledad de su habitación.

    Para este relato sirvió, como fuente de inspiración, una leyenda indígena de mi país. Con condimentos literarios propios, Gualichú es un espíritu maligno que se corporiza para materializar su venganza.

    Cuento de terror clásico. La fuente de inspiración fue el saqueo del museo de Bagdad durante la Guerra del Golfo.

  • 14
  • 4.58
  • 278

Profesor en Historia, radialista y escritor.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta