cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
EL VIEJO Y EL NIÑO
Varios |
07.10.15
  • 4
  • 1
  • 865
Sinopsis

Alonso tiene cuarenta años...

Alonso tiene cuarenta años, uno más que su mujer. Su hijo Juan aún está en la guardería aunque lleva dos días sin acudir porque está enfermo. Su padre, que ha solicitado una excedencia en el trabajo, tiene todo el día libre para estar con él. Está sentado en la cocina intentando darle de comer un yogurt con una cuchara en forma de pato. Es de limón, su favorito, pero Juanito no quiere comer, está como ido a causa de la fiebre. Sella con fuerza sus labios cuando siente la cuchara y el yogurt se le derrama por los bordes de la boca.

Desde el salón suena la voz de Carmen, la mujer de Alonso, la mamá de Juan:

-“Insístele, que ése ni está malo ni nada, es solo que es muy caprichoso”

Se balancea en una moderna mecedora mientras finge tejer un jersey para Juanito que lleva casi un año sin avanzar. El mismo tiempo que hace desde que Carmen sufrió un ictus cerebral que dañó parcialmente su intelecto. Hay algunas cosas que puede hacer y muchas otras que ya no puede.

A veces uno mira hacia atrás y siente que su vida ha pasado como un relámpago.

Alonso es nombrado jefe de supervisión, Juan empieza el instituto y Carmen permanece estable. Alonso es nombrado jefe de departamento, Juan empieza la universidad y Carmen permanece estable. Alonso accede a una prejubilación para pasar más tiempo con su esposa, Juan comienza a hacer prácticas en un banco tras terminar la carrera y Carmen permanece estable. Alonso empieza a padecer los primeros síntomas de demencia senil, Juan es nombrado director de la sucursal y Carmen permanece estable. Alonso está muy afectado por la enfermedad que avanza sin piedad, Juan ha pedido una excedencia en el trabajo para cuidar de sus padres y Carmen permanece estable.

Hoy Alonso está especialmente deprimido, hace días que apenas se mueve y no tolera ningún alimento. Su hijo se ha sentado junto a él en la cocina. Está muy preocupado por su falta de apetito e intenta como cada día darle de comer. Su padre abre los labios con un gesto mecánico pero aprieta al mismo tiempo los dientes y el yogurt se desparrama sobre su babero.

Desde el fondo, sentada en su vieja mecedora, se oye la voz de Carmen:

-“Insístele, que ése ni está malo ni nada, es solo que es muy caprichoso”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 24
  • 4.68
  • 165

Me gusta leer, escribir, el jamón y las gambas.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta