cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
El visitante cariñoso
Terror |
30.12.17
  • 4
  • 0
  • 576
Sinopsis

Iván, un trabajador en la construcción, durante una noche en la cama se queda sin sus dos pies y sin su palabra. ¿Que le provocó todo esto? ¿Como se lo provocó?

Iván llevaba semanas sin hablar después del desagradable accidente aquella noche de Julio. Era un accidente extraño, pero ya resuelto por los hermanos del hombre lastimado. Al perro ya se le había sacrificado, era la única compañía de Iván, pero era el culpable de todo, culpable de que Iván se quedará sin pies. Frank, su hermano mayor, siempre decía que el perro vino a la habitación de su hermano mientras este dormía y le comió los pies, debido a que había contraído rabia por ahí, además lo encontraron lamiendo el hueso ensangrentado de Iván. El pobre tendría que permanecer durante un tiempo sin andar hasta que sus hermanos le consigan unas prótesis, cosa que no pasará pronto por culpa de su situación económica. Iván no dijo ni una palabra desde el accidente, seguramente, porque sacrificaron su perrito, al cual el le tenía mucho cariño, lo crió desde cachorro. Solamente se quedaba mirando a través de la ventana seguramente conversando con su mente...

Después de un duro día del trabajo Iván por fin se iba a acostar, estaba completamente agotado, hoy tuvo que cargar cincuenta sacos de cemento completamente sólo. Se lavó los dientes y se encaminó hacía la cama, pero se dio cuenta de que su perro no estaba, salió fuera hace unos veinte minutos. Se asomó por la ventana y vio que estaba en su pequeña casa durmiendo, esto lo tranquilizó, se acostó y por fin se durmió. En un momento despertó porque sintió un calor extraño en los pies (se asomaban fuera de las sábanas debido al calor), esto lo hizo despertar del todo dándose cuenta de que no era nada extraño. Era su perro lamiendole los pies, así se lo explico él, pero no podría asegurarlo , debido a que estaba todo completamente oscuro. Le dio igual, el sabía que era Ricky. Se volvió a dormir sin hacerle ningún caso, lo único que quería era descansar después de un día así. Pasaba el tiempo y sus pies seguían recibiendo las babas indeseadas, incluso cada vez más hasta el punto que lo volvieron a despertar. Esta vez era diferente, sentía que la lengua era mucho más fina y pasaba entre los dedos de sus pies, era algo insoportable, porque le provocaba muchas cosquillas y le ponía muy incómodo. Se elevó un poco utilizando su brazos fuertes y pegó un grito intentando hacer que su perro pare de hacer esto.
- Ricky! Para ya maldito perro! Vete de aquí o mañana te castigo todo el día fuera de casa! - dijo Iván con una voz furiosa.
De inmediato, todo paró, Iván por fin se tranquilizó y justamente antes de pegar su cabeza a la almohadilla, decidió mirar por la pequeña ventana que tenía al lado, ventana que puso para que no le haga falta ni levantarse y que daba directamente a la casa del perro. Al mirar, le entró un escalofrió por todo el cuerpo, se le revolvió el estómago y comenzó a respirar hondo. La lámpara que instaló hace justamente un año iluminaba la casa del perro y ahí se veía al perro, estaba durmiendo, además en la misma posición en la que lo había visto antes. "Entonces, ¿que mierdas era lo que me lamía los malditos pies?" , pensó Iván muerto de miedo. Justamente después de asomar la cabeza, sintió que aquella cosa le empezaba a chupar los dedos de los pies, podía sentir unos labios gordos y secos, unos dientes muy apiñados, algo dentro de la boca de esta cosa que le hacía cosquillas en el dedos, parecía que tenía diez lenguas más en su boca. Escuchó un gemido, parecía que a lo que le chupaba los dedos le provocaba placer o incluso orgasmo chuparle los dedos. Estiró la mano para encender la luz de la lámpara que se situaba encima de la mesa de noche, cuando sintió un fuerte dolor en los dedos, aquella criatura se las estaba comiendo poco a poco y lamiendo el hueso de cada dedo que se arrancaba, era un proceso rápido, pero doloroso. Iván no aguantaba el dolor, gritaba desesperadamente despertando al perro, el cual se puso a ladrar fuertemente. Sentía que sus pies estaban siendo devorados por la boca de aquella cosa hasta que finalmente se los arrancó clavando algo que no sentaban como dientes, sino como cuchillos muy afilados.
Se podía escuchar el chorro de sangre que caía por el suelo, Iván notaba las sábanas mojadas y una lengua que estaba lamiendo algo alrededor suyo, probablemente su sangre. Finalmente pudo encender la luz de la lámpara para ver algo que no olvidaría jamás. Vio a una cabeza enorme, con arrugas en toda la cara, piel muy seca, un agujero como boca, del cual salía una lengua con un montón de pelos rizados y un único ojo que lo miraba fijamente. Entonces se desmayó por completo, mientras que aquella criatura seguía lamiendo sus huesos. Se despertó por la mañana, no sentía dolor ninguno, notaba las sábanas mojadas, pero pensó que todo era una pesadilla y se había meado encima, hasta que levantó la cabeza y vio como habían quedado su pies o mejor dicho que quedaba de sus pies. Sobresalían dos huesos de los que aún caían unas babas amarillentas, los trozos de carne iban cayendo al suelo y se escuchaban las gotas de sangre que caían. Unos minutos más tarde vino Ricky, su perro, y empezó a lamerle la cara y posteriormente se dirigió hacía la sangre, el olor lo atraía. Así fue encontrado por sus hermanos, quienes al ver al perro al lado, le propinaron una patada y ese mismo día lo sacrificaron a su manera, debido a que lo acusaron de haberle comido los pies a su amo.
Esto le provocó un trauma de por vida a Iván, le había afectado de tal manera, que pasó muchos años sin hablar y con un miedo intenso a la noche y a las camas.
No siempre te visitarán tus mascotas de noche, hay otras cosas más cariñosas todavía que una vez en la vida te pueden visitar... 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Un día me interrumpieron un sueño, que nunca debió de ser interrumpido...

    A todo el mundo le encanta los encuentros espontáneos en los ascensores. Pueden pasar cosas verdaderamente mágicas o ...

    Historia sacada del diario de Butch, un hombre ya mayor que lleva prácticamente casi toda su vida en un hospital mental. Este suceso, el del 30 de Junio de 1952 es la razón por su locura y lo vais a leer ahora.

    Luis se topa con un artículo aterrador de la Deep Web, un artículo que en un principio el joven se lo toma como una mentira, pero más tarde se dará cuenta que ha estado equivocado... demasiado tarde

    Hay algo que me da más asco que cualquier cosa...

    Caso de Bullying ficticio, pero muy cerca a la realidad...

    La pequeña Nancy escucha un fuerte ruido dentro de la casa. A pesar de estar muerta de miedo, sale a investigar para encontrarse con el origen del ruido. No le asusta para nada, de hecho le alegra, pero a cualquier otro le traumatizaría...

    "29 de marzo de 2007"

    Una pareja muy inusual decide irse a pasar el día en una cabaña alejada de la ciudad. Cuando están a punto de cumplir una fantasía sexual, alguien les corta el rollo. Alguien quien les observa con ganas. ¿Pervertido o algo más?

    Finales de los años 20, el crack del 29 se ha apoderado del mundo dejando a miles de personas en la miseria. Sam un amante de las muñecas de madera es obligado a vender las suyas para poder conseguir de comer. Más tarde ve una muñeca que le da mil vueltas a la suyas, para él es muy diferente a todas las demás. No se puede hacer ni la más mínima idea de lo diferente que es...

  • 45
  • 4.45
  • 437

De Bulgaria. Mi existencia tiene 21 años.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta