cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Eli
Terror |
05.01.15
  • 4
  • 14
  • 3276
Sinopsis

Yo no quería que sucediera. De hecho, la quería. Pero ahora la odio.

Yo no quería que sucediera. De hecho, la quería. Pero ahora la odio.

Cuando nos conocimos, Eli me dijo que jamás nos separaríamos, que siempre estaríamos juntas. Me sonrió y confesó que a partir de ese momento sería su mejor amiga; y por supuesto, ella también sería la mía.

Jugábamos juntas a todas horas: saltábamos en su cama, bailábamos al son de una dulce música, fingíamos que tomábamos café como los mayores o comíamos de los platos del juego de cocina de juguete, repletos de una comida que solo nuestra imaginación podía ver. Hasta veíamos juntas la televisión, una al lado de la otra en el blandito sillón color salmón del salón. A veces íbamos de compras con su madre y su padre, y me lo pasaba genial recorriendo los interminables pasillos de los supermercados, aunque más de una vez me entristecía ver a las demás amigas, pues ellas no compartían la emocionante y feliz  relación que yo tenía con Eli.

Sin embargo, esto no era cierto del todo. En realidad mis sentimientos al ver a las demás se dividían en dos. Como ya dije, experimentaba tristeza, pero también cierto regocijo, porque me había escogido a mí como mejor amiga y no a las demás, lo cual hacía que me sintiera valorada y —¿por qué no?— un tanto mejor que ellas. A su vez, esto generó un deseo inexorable de protección y de temor a perderla, por lo que me esforcé al máximo en no decepcionarla, en jugar siempre que a Eli le apeteciera, y a nunca negarme. A decir verdad, esto era lo que se esperaba de mí —como de todas las mejores amigas, supongo—, a pesar de que en muchas ocasiones yo había querido imponer mi voluntad, decidir el juego, o la música. Pero temía que Eli se enfadara: era una chica bastante cabezota y controladora.

Así pues, yo era feliz, Eli era feliz, nos queríamos mutuamente, hasta que empezó a salir a la calle sin mí… y con otras amigas. No sabía adónde iba, ¡ni siquiera me lo decía! Y nunca me dejaba ir con ella. ¿Por qué? ¿Qué había hecho? Mi mayor temor se había materializado. La estaba perdiendo. ¡Un día incluso me echó de su casa! Y en ese momento fue cuando algo dentro de mí se despertó, como un reptil que despertara de su largo estado de hibernación. Gracias a ello, mi sumisión, al fin se rompió, y decidí, llena de ira, plantarle cara. No iba a dejar que me tratara de ese modo.

Como sabía que no me abriría la puerta —sus padres se habían ido de compras; ya ni siquiera iba con ellos—, me deslicé por la ventana de su habitación. El calor de aquel verano era sofocante, y estaba abierta.

Se encontraba tumbada en su cama, mirando el techo y escuchando música por unos auriculares conectados a su móvil. Al principio no me vio, pero cuando me subí a la cama e incliné mi rostro sobre el de ella, un desgarrador chillido emanó de unos labios pertenecientes a una cara totalmente desfigurada de terror. No pude evitar sonreír. Eso la hizo gritar aún más fuerte. Mis oídos comenzaron a pitar.

Antes de que pudiera decir algo, me dio un manotazo, y caí al suelo dolorosamente. Agarrándome del pelo, temblando de pánico, mientras balbuceaba algo que no logré identificar, me volvió a echar de su casa y esta vez, la muy cerda ¡me metió en el contenedor de basura como los chicos malos hacen con los empollones en las películas americanas!

La ira, alentada por la imperdonable humillación, se transformó en cólera, y el escaso amor que aún sentía por ella, se esfumó. Toda mi alma se impregnó de odio.

Salí como pude del contenedor, me introduje de nuevo en la casa por la ventana de la cocina —había cerrado la suya y la muy imbécil no había hecho lo mismo con las demás—; ¿qué pensaba? ¿Qué me asustaría y no volvería? Error, un letal error.

Abrí uno de los cajones del mueble de la cocina y aferré con mi diminuta mano un pesado cuchillo, deleitándome con su frío tacto. Enfilé lenta y silenciosamente hacia la habitación de Eli —bueno, esa ya no era Eli; era una repugnante copia de la chica a la que tanto quise—, empujé la puerta despacio, muy despacio. Ella estaba de espaldas a esta, seguramente vigilando la ventana, y hablando por teléfono, diciendo que había pasado algo imposible, que estaba muy asustada; yo me recreé con esa última palabra. Subí a la cama —mi ligero peso apenas la hundía—, y asesté la primera cuchillada en su espalda, sintiendo cómo algo se quebraba, además de su voz: era su columna vertebral. De nuevo gritó, pero no demasiado, pues la segunda estocada debió dañar algún órgano vital, ya que se desplomó hacia el suelo.

Un inmenso alivio se posó sobre mí. Por fin había demostrado que yo también tenía voluntad, que yo también necesitaba tomar mis decisiones, elegir, y mi primera elección fue la mejor, a pesar de que en el fondo, muy en el fondo, me dolía.

Solo me arrepentí de haberme manchado mi estupendo vestido blanco con la roja sangre de aquella chica que ya no era Eli, pues estaba cosido a mi piel de felpa, y no podría cambiármelo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un relato que atrapa desde el primer momento, con una narrativa formidable y un desenlace paradójico. Tienes mucho talento. ¡Enhorabuena !
    Como ya dije a veces soy lento para los finales. El suspenso y la fluidez con la que cuentas la historia es atrapante. El final, otra vez, no lo esperaba. Gracioso, atrapante, y muy buen narrado. Saludos...
    Un relato que crea un ambiente tenso, llevándote entre líneas y pequeñas pistas a un final que no te aventuras a adivinar, no hay mejor relato que aquel que te deja releyendo algunas líneas, porque bien lo valen, excelente narrativa, un final inesperado.
    Has creado muy bien el clima de suspense a lo largo del relato, yo al menos no he dejado de preguntarme acerca de como se produciría el desenlace y he cambiado varias veces de hipótesis. Una trama bien conducida. Un saludo.
    Muy bueno compañero, un cuento muy bien llevado, pero eh de confesar que el final me resultó algo predecible, saludos.
    Muchas gracias, Carlos, PACO y Edith. Me alegra que os gustara. Saludos.
    Wuao, me ha gustado bastante! Y en especial el inesperado final. Un saludo!
    Muy bueno, Ricardo, me ha gustado tu relato, especialmente por su sorprendente final. No imaginé nunca que el protagonista fuera un peluche, ni siquiera cuando lo del cubo de basura, aunque el incidente me resultó bastante extraño. Has forjado una historia original, al estilo de Chuky y su hermosa novia, narrada con ritmo y brío, que engancha desde el principio y con un colofón magistral que obliga a releer el relato. La frase final, escalofriante, sacude e impacta, como el mago que se saca un sangriento as de la manga. Celebro que te gustaran mis relatos. Saludos.
    Estupendo como humanizas los odios humanos. Un abrazo
    Gracias, Ana, Alejanfro, Mendiel y Federico por vuestros comentarios. Saludos.
  • ''Amistad... Traición... Violencia...''. Vuelvo a subir el que creo que es uno de mis mejores relatos. Al menos es uno de mis preferidos. Espero que guste a todo aquel que no lo haya leído y que se atreva a leerlo hasta el final.

    ''¿Quién hay tras un disfraz?''

    ''De pronto, todo puede cambiar...'' Otro relato que resubo para quienes no lo hayan leído.

    ''Hay cosas que marcan para siempre''. Otro relato que resubo a la web.

    ''A veces no es bueno ayudar...'' Subo esta mini historia que creía que ya había publicado aquí.

    Esta breve historia habla de ese fenómeno que ocurre justo antes de morir. Una instantánea inyección de energía. Resubo el primer relato que publiqué en esta web.

    ''¿Hay algo más peligroso?''

    ''Viajar en el tiempo no es tan difícil...''

    Resubo este relato para quiénes no lo hayan leído. Espero que os guste.

    A veces, olvidar es algo muy difícil.

Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque yo siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta