cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ella
Amor |
19.03.18
  • 4
  • 2
  • 542
Sinopsis

Ella salió de la ducha y volvió a la habitación en busca de su ropa

ELLA

Ella salió de la ducha y volvió a la habitación en busca de su ropa. Su corto pelo negro, mojado, brilló al traspasar aquel aspersor de luz polvorienta en que se convertía el amanecer, al entrar en el cuarto, a través de los múltiples agujeros de una persiana semiabierta. En el centro   dejó caer la toalla.

Yo, aún en la cama, la observaba en esa penumbra de múltiples focos rojizos que le redescubrían, al azar, centímetros esporádicos de aquella piel que había recorrido, una vez más, aquella noche y sentí, de nuevo, el zarpazo de la pasión en mi sexo, en un sexo que creía exhausto.

Ella se vistió con la displicencia con que se deja llevar por el viento una hoja en otoño y convirtió en tesoro escondido aquellos poros, aquellos rincones, aquella geografía. Después me sonrió como diciéndome “Y ahora, si quieres, vuelve a buscar el mapa del tesero”. Tras un beso cargado de incertidumbres se fue.

Yo me quedé mirando hacia aquellas ráfagas luminosas intentando hacer perdurar en mi memoria el contorno de aquella mujer y cuando oí la puerta cerrarse me sentí aún más feliz si cabe.

Ese era el momento de empezar a añorarla y de volver a seducirla.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Primer relato que te he leído y lo he disfrutado...El cierre me parece perfecto
    Algo tan complejo como la belleza simple de ser femenino suele causar este tipo de efectos. Saludos de nuevo Mister De lito
  • Llego a casa después de haberte asesinado como quince o veinte

    Salud bucodental imprescindible

    Ella salió de la ducha y volvió a la habitación en busca de su ropa

    Julián se despierta y se masturba.

    Hace un tiempo un avión en el que viajaban escolares que regresaban a Alemania tras un intercambio con alumnos de una población de Barcelona, se estrelló y murieron todos ellos junto a otros viajeros. Las autoridades de ambos lugares no tardaron en realizar homenajes y minutos de silencio merecidos y lógicos. Al mismo tiempo miles de refugiados se ahogaban intentando cruzar el mediterráneo, nadie les homenajeaba. No hubo para ellos minutos de silencio. Simplemente morían. Este es mi pequeño homenaje y mi grito de esperanza.

    Un coche se detiene frente a una casa con luces de neón

  • 7
  • 4.8
  • -

Escritor escasamente publicado y abundantemente impublicable

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta