cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

46 min
Emma y la piedra
Fantasía |
11.04.15
  • 0
  • 0
  • 360
Sinopsis

Emma era la mayor de sus hermanos y los querías a todos, pero un día un conde pone sus ojos sobre unas de sus hermanas para hacerla su esposa, Emma al ver esto de se ofrece ella misma para ser su esposa, y es aquí cuando empieza la aventura de ella, donde el día de su boda con el conde, un ladrón aparece y la secuestra. Donde su aventura para encontrar como separarse de la piedra que el ladrón quería robar, un mundo donde la magia y los espíritus conviven, que le esperara a Emma de ahora en adelante.

1.-Emma, la boda y el ladrón

 

Había en un pequeño poblado una familia de granjeros  la madre había muerto hace mucho y solo quedaba su esposo y sus cuatro hijos, dos hombres que ayudaban a su padre en los trabajos, y sus dos hijas entre ella la mayor que era Emma, ella era muy sencilla, buena y había ayudado a su padre a criar a sus demás hermanos mientras que el trabaja, la menor era divertida y muy bella todas los jóvenes del pueblo estaban admirados de su bella todo el mundo murmuraba sobre ellas y Emma esta orgullosa de su hermanita que la habría criado de que apenas podía caminar, un día todos esos rumores llegaron al oído del conde de la provincia el era una persona con mucho poder y temido por este todos los aldeanos no se podrían oponer a ellos, al oír esto este conde decidió que ya era tiempo de buscar una esposa y llevarla a su castillo, entonces fue en su búsqueda viajo hacia el pequeño poblado y toco la puerta de esta pequeña familia, cuando ellos abrieron la puerta pudieron ver a una persona con un uniforme y un carruaje con dos caballos con  su chofer, de el bajo un hombre viejo, pequeño y gordo con un traje de brillantes colores y incrustaciones de perlas y diamantes, los ayudantes que estaban con él se arrollaban para que el pudiera bajar del carruaje mientras lo hacía todo en el se movía cuando llego al piso uno de los ayudantes saco una alfombra  y la desenrollo hasta la puerta de ellos y el que estaba parado en el frente hizo su introducción con voz alta y fuerte  – he aquí el conde de esta provincia Sir Gillian Camplle heredero de todas estas tierras – y el padre tímidamente se asoma y habla  para saber qué es lo quería un noble conde de ellos – que es lo se le ofrece de este humilde granjero – le dijo, el conde acercándose y con una mirada de desprecio le dijo – de usted nada campesino, pero ha mis oído a llegado que tiene una hija de lo más hermosa que me gustaría que fuera mi esposa- y el anciano le respondió- mis dos hijas a mis ojos son la más hermosas, no sabré cual de las dos está hablando – y el conde de vuelta con las palabras que dijo el anciano le respondió -  no se haga el tonto y tráigame a las dos para ver- el anciano con mucho dolor en su corazón sabiendo que si hacía llamar a sus hijas una de ellas se iría de la casa y no la volvería a ver más en su vida, con la voz temblorosa llama a las dos – Mary, Emma bajan las dos enseguida que el conde las quiere ver- las dos bajaron despacio de la escalera, cuando el conde poso su mirada a la más joven Mary quedando fascinado por su belleza ella haber a tal hombre se refugió atrás de su hermana, el conde se empezó acercar a ella rápidamente y ella caminaba un paso hacia atrás sujetando el vestido de Emma – vaya no pensé que fueras tan bella, serás la esposa más linda de todas – fue las palabras que pronuncio, a Mary le vino un escalofrió por la espalda y miro a Emma que pudo sentir su dolor, ella se armo de valor y le dijo al conde- por favor señor conde tómeme a mí como su esposa y deje a mi hermana aquí con mi padre, ella todavía es muy pequeña y no sabe nada del mundo- el conde la miro y le dijo- porque debería de tomar a alguien como tu tan sencilla y poco agraciada, mientras que tu hermana es toda una belleza- - pero mi hermana no sabe hacer nada y es toda una inútil en las labores del hogar así que por favor se lo suplico- no sé qué fue lo que conmovió a  ese conde pero las lagrimas de ella le hicieron tomar una decisión – está bien te tomare a ti como esposa pero si me desobedeces o se te ocurra escapar toda tu familia sufrirá y vendré de nuevo a llevarme a tu hermana, entonces ve a prepararte que nos vamos enseguida- ella fue corriendo a su habitación detrás de ella Mary que no paraba de llorar los dos hermanos fueron a ayudarla a empacar mientras Emma consolaba a Mary en la orillada de la cama – por favor Mary deja de llorar que no quiero ver tus lagrimas en mi despedida- - pero Emma sino hubieras tomado mi lugar no tendrías que ir con esa persona—Mary no te preocupes fue mi decisión en ir con él, además no podría vivir tranquila sabiendo que estas con un hombre así, yo se que tendrás a alguien que te quiera pero si estas con el no podrás hacerlo—y que, no es lo mismo para ti—pero yo prefiero que me ocurra a mí que a pequeña hermanita, no te preocupes yo estaré bien así que solo sonríe para mí como siempre lo haces- en ese momento llega el padre a la habitación- Emma, hija mía no he estado más triste que la vez que tu madre murio, sé que no puedo hacer que recapacites es por eso que solo te puedo desear que estés bien y que seas lo más feliz posible- toda la familia se abrazo fuerte y se dispusieron a bajar , los hermanos la ayudaron a su subir sus pocas pertenencias a arriba del carruaje y los ayudantes del conde la subieron a este, de inmediato el carruaje se pudo en marcha , Emma pudo sacar su cabeza y miro como toda su familia estaba reunida en la puerta, los vio esta hasta ya no poder  verlos más también alzo la mirada para ver el paisaje que ella había visto desde que había nacido nunca le había notado con tanta atención como ahora le parecía lo más hermoso que había visto pero ahora solo lo podría llevar en su corazón, mientras los seguía viendo el conde le hablo – oye tu- - si, conde- - cómo te llamas- - Emma- - vaya así que Emma, desde ahora tu serás mi esposa, lo has entendido—si- me tendrás que obedecer en todo lo que te diga - -si- esas fueron unas de las pocas palabras que ellos dos se dirigieron durante el viaje, mientas Emma seguía mirando por la ventana pudo ver como el paisaje iba cambiando de los campos con su pasto verde y frondoso, con los animales que pastaban hasta ver que las casas se estaban juntado mas y que ya no había casi ningún rastro de esos paisajes, también el camino había cambiado de solo tierra a uno con adoquines Emma en su corazón pudo ver que ya se estaba alejando cada vez mas de su hogar y estaba entrando a un mundo donde ella no conocía nada.

 La persona que estaba al lado del conde en todo momento le informa que ya estaban por llegar al castillo y el conde se da vuelta he informa Emma de eso, al llegar el carruaje se detuvo y hicieron que bajara Emma primero ella cuando bajo del carruaje pudo ver el enorme castillo del conde, era un lugar magnifico grandes murallas y una reja de metal custodiada por unos guardias, en el centro una pileta adornado muy elegantemente, más allá de eso se entraba la puerta principal era de madera y cuando entraba el vestíbulo era muy hermoso decorado con cortinas rojas y doradas con el emblema de la familia del conde, el piso estaba cubierto con una alfombra como la que el conde puso para no pisar el suelo cuando fue a su casa, Emma al ver todo esto quedo anonadada, cuando de repente alguien la interrumpe – disculpe señorita la llevare a su recamara – era una sirviente con aspecto joven como casi de la misma edad que Emma, ella la condujo a subir las escaleras y andar por unos pasillos hasta una habitación donde se paro y le dijo – de ahora en adelante esta será su habitación hasta que usted y el conde se case- giro el pestillo y he hizo que Emma entrara a la habitación esta era enorme, con unos ventanales que dejaba que la habitación se iluminara bien mientras contemplaba todo eso la sirvienta la interrumpe – disculpe señorita le dejo sus cosas aquí y volveré en un rato mas para ver cómo va todo, entonces si me disculpa la veo más tarde- Emma solo pudo afirmar con la cabeza y pudo ver como la sirvienta se iba, ella se dio la vuelta para contemplar mas las habitación de un lado para otro la examino la alfombra y las cortinas hacían juego en el color que era morado, abrió unas de las puertas que habían se encontró con un closet en el con cantidad de vestidos de muy buena cantidad con los que solo ella podía soñar en llevar, en la otra puerta se encontró con una baño y la enorme bañera que esta abrió unos de los grifos y sintió que el agua estaba caliente, cuando se sentó en la cama sintió como se hundía en  ella por la suavidad todo una almohada tan suave que pensó – esta almohada tiene que estar ella de plumas- y se rio pero con todo los lujos que el conde tenia ella no pudo quitarse la tristeza de su corazón, de pronto llaman a la puerta – señorita Emma, requieren su presencia para que cene con el conde en el comedor, es por eso que arréglese con unos de los vestidos que puede encontrar en el closet- Emma agarro el primer vestido que encontró y se dispuso a bajar al comedor a donde estaba el conde esperándola, al entrar en él había una mesa enorme repleta de platillos que nunca había visto en su vida, frutas de todos los colores y en la punta pudo visualizar al conde engullendo una pata de pollo en la boca los sirvientes le indicaron a Emma donde sentarse y le sirvieron, ella no tenía mucha hambre pero hizo el esfuerzo para comer aunque sea un poco cuando empezó a levantar el tenedor el conde le empezó a hablar – Emma, he pensado que la boda entre tú y yo se haga mañana mismo- Emma de la impresión soltó el tenedor – pero conde no cree que es muy rápido todo eso de la boda- - no lo creo ya tengo casi todo listo, solo falta que te pruebes el vestido, la ceremonia se hará mañana al medio día - - pero conde… - - sin peros se hará lo que yo diga y hora sigue comiendo antes que se enfrié tu cena- después de eso solo pudo seguir comiendo aunque comía la comida más sabrosa que allá probado no le supo a nada, después de la cena la llevaron a su habitación donde la esperaba la costurera para ver como arreglaba el vestido, era blanco muy hermoso con muchos detalles incrustaciones de piedras preciosas ese vestido podría haber hecho que cualquier novia se hubiera sentido como toda una princesa pero a Emma solo le recordaba que después de eso su libertad sería tomada, la costurera hizo los últimos detalles que le faltaba y después  se marcho de la habitación, ella quedo sola en ese lugar veía como el sol se estaba poniendo en el horizonte- que bonito- después de decir esas palabras se largo a llorar como nunca lo había ello nunca en la vida recordó como fue la despedida de su familia como su libertad sería tomada y que nunca más podría salir de ese lugar pero el único con suelo que tenía que su querida hermana estaría lejos de las manos del conde de tanto llorar se durmió encima de la cama.

En ese momento en otro lugar del castillo se colaba un ladrón entre el tejado sin ser notado por los guardias se coló entre los pasillos buscando algo camino hasta llegar hasta una habitación lo más alejada de todo custodiada por dos guardias cuando vio a esos guardias se escondió y ingenio como deshacerse de ellos, tomo unas piedras que tenía en los bolsillos que había puesto con anterioridad y las lanzo hacia la ventana para romperla los guardias al oír esto se dispusieron de inmediato a ver que había sido eso y con el caos que se armo el ladrón pudo colarse a la habitación, al entrar esta estaba llena de los tesoros del conde que había coleccionada a lo largo de los años o había confiscado a las familias de la zona, pero el ladrón no le interesaba esto lo que buscaba se encontraba en un pedestal protegido por un vidrio en el medio de la habitación estaba lo que buscaba una piedra con unos extraños símbolos escritos en ella el ladrón dijo – hay estas te estado buscando por mucho tiempo y lo tenía este maldito conde- en ese momento se escucha un ruido de la puerta, los guardias ya habían vuelto se alarmaron por ver que estaba abierta la puerta entraron y vieron que la piedra no estaba  llamaron rápidamente a los demás ,el conde vino lo más rápido que sus piernas le pudieron responder, el ladrón a verse acorralado solo pudo huir del lugar correr  por los corredores y tener cuidado para que no lo atraparan pero cuando doblo la esquina un guardia lo encontró y alerto a los demás el corrió en dirección opuesta y subió las escaleras al segundo piso siguió por los corredores hasta que el ruido de los guardias que le pisaban los talones lo alarmo entonces se escondió en la primera habitación que pudo, cuando entro en ella pudo encontrar a una muchacha en la cama tendida. Emma que estaba durmiendo se despertó por el ruido que los guaridas montaban cuando abrió los ojos pudo observar una silueta de alguien aunque estaba oscuro la pudo ver se dispuso a gritar por ayuda pero el ladrón le tapo la boca los dos forcejearon hasta Emma se pudo escarpa de el – quien eres tú y que haces en esta habitación- fue lo que dijo – yo soy una simple persona que pasaba por aquí - - si claro a la mitad de la noche, dice me qué es lo que quieres o si no voy a gritar - - vaya que eres inteligente directa al grano, solo voy a estar un momento aquí hasta que las cosas se calmen- - ¿las cosas se calmen?- en ese momento tocan a la puerta de ella- señorita está usted bien- - sí, que es lo que esta pasado- - un ladrón se a metido al castillo y se ha robado unas de las pertenecías del conde- -que aspecto tenia- - no le podemos decir bien ya que casi nadie lo vio bien pero llevaba una capucha oscura – Emma miro a la persona que estaba en su habitación y se dio cuenta que era ella, el ladrón lo más rápido se dispuso a salir pero ella lo detuvo para entregárselo a los guardias – crees que estás haciendo mujer- - te estoy deteniendo no lo vez- - suéltame- el ruido de la habitación alerto a las personas y tumbaron la puerta pudieron ver la escena Emma lo estaba deteniendo, cuando el ladrón vio a los guardias al entrar empujo a Emma hacia los guardias y huyo por la ventana los guardias intentaron perseguirlo pero él se escapo en la noche oscura, Emma quedo atónita por lo que había hecho ella nunca pensó que podría haber detenido antes un ladrón poco rato después vino el conde todo agitado por correr y preguntándole a ella que es lo que el ladrón había hecho y si consigo llevaba una piedra ella de inmediato le responde que no pero el conde no dejaba de preguntar hasta que llego su ayudante que siempre le acompañaba – señor por favor cálmese ella no sabe nada- fue lo que dijo después de eso el conde se calmo y dijo a sus guardias que lo tienen que encontrar a como dé lugar los guardias respondieron – si conde- y se dispusieron a perseguirlo, todos las personas que estaban en su habitación una por una se iban hasta dejar sola a Emma, ella se sentó en la cama y pensó que es lo que había hecho esa noche lo peligroso que pudo ser si el ladrón estaba armado cuando de pronto noto que algo brillaba a los pies de la cama lo recogió era una extraña piedra de color negro con unos símbolos de color dorado ella contemplo la extraña piedra que estaba en sus manos de repente se empezó a sentir cansada y se quedo dormida.

A la mañana siguiente ella despertó por la sirviente que la llama a desayunar cuando abrió los ojos sintió que había tenido un sueño pero no pudo recodar como era y en su mano todavía tenía la piedra pensó que se la tenía que devolver al conde de eso de nuevo la sirvienta la interrumpe – señorita está usted bien- -si, solo me estoy arreglando un poco para bajar- ella del apurro escondió la piedra entre sus ropas y se dispuso a bajar al comer como en la noche anterior el conde estaba sentado en el mismo lugar comiendo a Emma de solo verlo se le quitaba el apetito  y de pronto el conde le empezó hablar – hoy es el gran día después del desayuno te vas arreglar para la boda me has entendido- - si – esas fueron las únicas palabras que ellos dos dijeron en el desayuno poco después se dirigieron cada uno a su habitación Emma fue escoltada por dos sirvientas que la ayudaron a ponerse el vestido cuando de pronto sintió como el carruaje del conde salía del castillo –vaya el conde ya salió de vemos apurarnos entonces- unas de las sirvientas lo dijo, cada una le ayudo a ponerse lo más linda posible para ese día cuando ella estaba lista unos de los ayudantes del conde la acompaño a un carruaje para ir a la iglesia Emma sintió que cada paso que daba se sentía cada vez más pesado se subió al carruaje se dispuso en marcha los sonido de los caballos, las rueda que rodaban en los adoquines le hacían que el corazón de ella fuera cada vez más pesado  ella miraba por la venta y miraba algunas personas miran el carruaje y decían que la novia que va en ese carruaje debe de ser la personas más feliz ya que se casar con la persona que ama al poco de andar le avisan que habían llegado a la iglesia era una muy bonita adornada con flores las personas se estaba reuniendo en ella a Emma la condujeron por otro lado hacia un salón para esperar que la ceremonia empezara.

En otra parte alguien estaba observando que el carruaje del conde saliera y que la habitación estuviera desocupada al no ver nadie el ladrón entro en la habitación de la que se escapo anoche a buscar la piedra que había perdido por la pelea que tuvo con la joven muchacha, el busco en todas parte de la habitación pero no pudo encontrar nada – si no está aquí, quien la tendrá no me digas que esa joven- es lo que pensó cuando sintió que otro carruaje iba saliendo del castillo y pudo visualizar a ella se dispuso a perseguirlo y averiguar si ella tenía la piedra, persiguió el carruaje hasta la iglesia del pueblo busco una ventana para entrar y siguió a los escolta de muchacha que la dejaron en una habitación por suerte para él la habían dejado sola y se dispuso a entrar en la habitación cuando entro pudo ver a la muchacha sentada hay.

Emma sintió que la puerta se abría y cuando alzo la mirada pudo ver al mismo sujeto que la noche anterior con la misma capucha que le impedía ver cómo era – que estás haciendo aquí- le dijo- vine por lo que tomaste- - te refieres a la piedra- - vaya  así que tú la tenias mi intuición era correcta entonces me la de vuelves- - no, esto no te pertenece es del conde- - es mejor que me lo devuelvas no sabes cuánto me costó encontrarla- - no - -vaya que eres terca solo entrégamelo y todos seremos felices, entonces tengamos un trato, que es lo que quieres y te lo puedo conceder - - … - en ese momento cuando Emma quedo pensando en el trato de repente tocan la puerta y la abren eran algunos guardias que habían visto que el ladrón andaba cerca cuando lo vieron hay – rayos me han pillado, oye tu es mejor que piense lo que te dije- - oye tu maldito ven aquí, señorita está usted bien- - si – espere aquí hasta que la ceremonia empiece uno de nosotros se quedara aquí, ese ladrón no se nos volverá a escapar- después de decir esto partieron en su búsqueda y como le dijeron uno se quedo hay, Emma solo se sentó en la silla y espero hasta que la ceremonia empezara ella pensó las palabras que le dijo el ladrón de repente alguien los llama y les dice que la ceremonia esta por empezar, la conducen hasta las puertas de la iglesia y pudo oír como la música empezar a sonar la llegada de la novia los guardias abrieron la puerta y Emma se dispuso a caminar al altar donde se encontraba el conde con su traje muy blanco y elegante, ella llego al altar y el sacerdote empezó a decir los votos de cada uno Emma solo permaneció callada todo el rato hasta que el sacerdote les hablo que se aceptaban al otro como esposo el conde acepto de inmediato cuando llego el turno de Emma ella con una voz bien baja afirmo pero nadie la escucho entonces el conde hablo – ella acepta así que apúrese que no tenemos tanto tiempo- entonces el sacerdote procedió con la ultima parte – si nadie en esta sala está en contra hable ahora o calle para siempre, entonces con el poder ….- de repente un humo intenso se apodero de la sala todos el mundo se asusto de repente alguien detrás de la espalda de Emma le hablo alguien – entonces señorita novia es mejor que me entregas la piedra – sintió como  la agarraban por la espalda pero ella se zafa y esconde bien la piedra entre sus ropas  - estás loco como se te acurre aparecer aquí en medio de la ceremonia - - entonces de vuélveme lo que es mío y mi iré para que sigas con la ceremonia, y todos seremos felices –después de decir esas palabras Emma sintió que algo la apoderaba, y se acordó del trata  - no me hagas reír crees que seres feliz entonces todo lo que quieres es esta piedra entonces el trato de que me hablaste hace rato todavía está en pie - - de pende de lo que quieres -  - entonces llévame lejos de aquí - - no - - porque no - - no llevo carga extra - - entonces no te de vuelvo la piedra - - no te preocupes la puedo robar más tarde - - crees que será tan fácil de nuevo el conde reforzara con mas guardias el lugar incluso capaz que la guarde en otro lugar que sea más difícil de ubicar, esta será la única vez que la encontraras más cerca y sin tanta vigilancia - -vaya, tienes tu punto – en ese momento el humo se estaba disipando y los a guardias se estaba reuniendo alrededor –vez que cada rato que  estamos discutiendo los guardias se están acercando, entonces tenemos un trato o no - - está bien, pero solo te puedo llevar hacia fuera de la cuidad - - entonces está bien – el ladrón se acerco a ella la agarrara de la cintura y salto hacia la ventana de la iglesia, de sus bolsillo lanzo unas semillas a la puerta y digo en unas palabras – tu que quieres crecer con mi poder te ordeno que lo hagas – entonces la semillas formaron unas enredaderas en la puerta impidiendo el paso de ellas, los dos que huían lo más rápido posible sobre los tejados de la cuidad hasta que por fin alcanzaron las afueras, el ladrón bajo Emma y le exigió la piedra – entonces hasta aquí te dejo, los guardias no serán tan rápido en huir de la iglesia entonces como era el trato devuelve la piedra – Emma afirmo con la cabeza y busco entre sus ropas la piedra cuando la tuvo en las manos para entregársela una la luz brillante y cegadora los apodero a ellos dos, entonces cuando ella vio de nuevo vio su mano la piedra ya no estaba – he la piedra ya no está- - que es lo que estás diciendo como que no está, déjame ver- él la toma y pudo constatar que la piedra ya no está hay – que rayos fue lo que hiciste además que fue esa luz- - no se – él la tenia agarra de la mano cuando pudo ver una extraña silueta que se veía en su hombro derecho la intento ver pero Emma lo empujo de ese forcejeo el desprendió una parte de la manga del vestido y pudo ver los símbolos de que tenia la piedra en ella, Emma se vio el símbolo se asusto – que es esto, que es este  extraño símbolo - - no , no puede ser tanto tiempo para encontrarla para que esto pasara - - que es lo que paso pregunto Emma, él la miro – te estás fusionado con la piedra - -  como ha pasado eso - -no lo sé -  - pero hay una solución para quitármela - - creo que hay una pero no es fácil tendrás que cooperar conmigo - - entonces que tengo que hacer – en ese momento un ruido los alerto cuando vieron que los guardias venían corriendo de tras de ellos Emma se puso a correr lo más rápido que pudo de ellos – oye, que estás haciendo - - no vez que estoy corriendo de ellos- - de ellos… los guardias no pensé que saldrían tan rápido- Emma seguía corriendo de repente su hombro le empezó arder era un dolor tan agudo como nunca antes había sentido fue tanto el dolor que la hizo tropezarse mientras corría agarrándose el pecho, el ladrón que fue tras de ella la agarro – oye donde te duele – le pregunto en el hombro- - deja ver – o no te estás empezando a fusionar con la piedra, no hay tiempo tendré que llevarte conmigo – el ladrón se quito la capucha, como lo hizo con las semillas pronuncio unas palabras – tu el que me ayudaras a llegar al cielos te concedo un poco de mi poder para lograrlo – en ese momento Emma estaba casi medio inconsciente por el dolor, en la coloco en la capa que parecía una alfombra y subieron por los aires los guardias que lo perseguían no pudieron hacer nada al ver que ellos se alegaban, en la alfombra el ladrón le empezó a hablar a ella – oye tu cómo te llamas -  - Emma – con una voz muy débil – entonces Emma te propongo un trato tu llevas lo que quiero y parece que no quieres casar con ese duque- ella lo único que pudo es afirmar con la cabeza – entonces yo te protegeré hasta que la piedra este de nuevo en mis manos pero tú a cambio tendrás que …. – Emma no pudo escuchar las últimas palabras que dijo pero lo único que hizo fue afirmar con la cabeza hasta que se desmayo.                                    

2.- En la casa del ladrón o mejor dicho mago

 

Emma despertó de un salto en su cuarto y se quedo recostada pensando que todo lo que había vivido había sido solo un sueño y pensó que tenía que hacer los deberes de ese  día, tenía que levantarse y preparar el desayuno para toda su familia, como lo hacía siempre se levanto de la cama y fue a buscar su ropa para ponerse  cuando paso por el espejo pudo ver que  llevaba el vestido de novia y cuando miro su hombro pudo ver que había unos símbolos extraños en él, vio bien la habitación pudo notar que no era la de ella.  Cuando puso su mano en la manija para salir de la habitación, alguien toco la puerta y dijo – permiso voy a entrar- cuando entro vio una niña pequeña paso delante de ella y le puso unos vestidos en la silla para que ella pudiera elegir que ponerse – voy a volver después que te cambies- Emma con sumo cuidado se quito el vestido de novia y se puso las ropas que le pasaron a ella; tenia curiosidad donde estaba así que salió de la habitación sin hacer ruido, camino por los pasillos con cuidado para no ser ruido ya que eran de  madera y las tablas donde pisaba hacían ruido al caminar, así que ella tuvo que ser lo más silenciosa para que no la encontraran, al final del pasillo había unas escaleras que iban hacia el primer piso cuando vio la puerta principal se dirigió rápidamente para salir de ahí, cuando iba a tomar el pestillo de  la puerta de repente se abrió, tropezándose con la persona que había abierto la puerta, un hombre joven con ropa normales y que llevaba una capa estaba ahí parado, cuando vio  la capa pudo reconocer inmediatamente que era el ladrón que la había secuestrado en la iglesia, en ese momento la niña que había visto antes bajo muy rápido por las escaleras alegremente colgándose del cuello de él.

  • Gray, llegaste tu esposa ya esta despierta
  • Rose déjate de  bromas
  • pero es que me sorprendiste en llegar con una mujer en brazos y vestida de novia, entonces si no es tu esposa que es… la muchacha se voltio a ella y le empezó a hablar
  • entonces por estas aquí muchacha- mirando hacia ella detenidamente
  • vamos Rose deja de molestarla que recién se ha despertado después de estar un día entero durmiendo
  • que un día entero, se sorprendió al escuchar e tiempo que había estado durmiendo, lo siento mucho por ser una molestia
  • no te preocupes además desde ahora esa será tu habitación
  • que mi habitación, no te preocupes yo puedo estar bien en cualquier lugar,  él toma una silla y la acerca a ella para que tome asiendo el también toma asiento la niña pequeña se ganó rápidamente entre sus piernas
  • no es ninguna molestia, al final de cuentas tienes algo que me pertenece en tu interior
  • en mi interior… te refiere a la piedra – la niña interrumpe en la conversación
  • espera ella tiene la piedra de los dioses, sabes lo mucho que nos a costado ubicar esa piedra para que una niña como tú se la llevara
  • cálmate Rose, pero tiene razón hace años que perdimos contacto con ella y ahora que la encontré pasa esto
  • lo siento mucho
  • está bien, mi pregunta como alguien como tu si iba a casar con ese conde
  • Emma le conto toda la historia al sobre como el conde fue a su casa y que hizo un trato con él para que no se llevara a su hermana,  los dos escucharon la historia hasta que ella termino de contarla, los dos la miraron y suspiraron
  • serás idiota, mira en el lio que te has metido solo por proteger a tu hermana,  bueno dejemos eso para más tarde y comencemos con presentarnos
  • mi nombre es Emma
  • y el mío es Grey la pequeña que vez se llama Rose
  • no me digas pequeña
  • como ya lo dijo mi nombre es Rose y soy la asistente y dueña de esta casa es un gusto conocerte
  • el mío también, dijo ella tímidamente
  • lo primero que debemos hacer es conseguir información del significado de  esos símbolos que tienes en el hombro y podremos empezar la búsqueda de cómo sacar la piedra de tu interior, vamos Rose
  • sí, maestro, y los dos se pararon de la silla y se dirigieron a otra habitación
  • Y una cosa más, se voltio y giro la cabeza a Emma, no andes rodando por la casa tan descuidadamente y no salgas afuera, has entendido
  • sí, y se cerró la puerta de la habitación.

Emma se encontró sola en la habitación que la habían dejado ellos dos y se puso a mirar alrededor donde ella está sentada, alrededor de ella la habitación estaba un poco sucia los papeles estaban todos desordenados por todas partes del lugar las telarañas en los rincones se podían mirar y el polvo que estaba acumulado por todas partes, la mesa que pudo ver apenas tenía espacio para color algunas cosas en ella, ya que estaba llena de libros y frascos con extrañas sustancias y de colores dentro de ellas, Emma se levanto de la silla y empezó a caminar un poco por alrededor de la pieza pero con sumo cuida de no pisar los papeles que estaban tirados en el suelo, cuando llego a puerta de donde vino pudo ver las escaleras y subió al segundo piso de nuevo ya que estaba un poco entusiasmando de ver donde estaba, no pudo ser ver nada cuando salió de la habitación solo siguió  derecho en el pasillos pero como ahora que tenía tiempo para explorar abrió la primera puerta que pudo ver y cuando la abrió estaba llenas de mas libros hasta el tope la cerro las habitaciones siguientes les paso los mismo lo que encontraba eran libros o frascos con sustancias extrañas o a veces cuando se acercaba a la puerta escucha sonido al otro lado y no se atrevía a entrar en ellas, pasadas las habitaciones llego a la que había estado durmiendo y entro de nuevo ahí todavía estaba el vestido de novia que había usado cuando se iba a casar con el conde, la habitación al igual que las otras esta desordenada Emma se dispuso a ordenarla ya que de ahora esta iba hacer su habitación, tomo el vestido de novia y arreglo las partes que estaban desgarra la cosió y lo guardo ordenadamente en unos de los cajones de la cómoda, busco por la casa una escoba y un trapo, he empezó a limpiar la habitación paso todo el día en eso cuando de repente la niña toco la puerta de nuevo para avisarle que puede bajar a comer a la mesa ya que estaba lista el almuerzo y  bajaron, a la pieza se sentaron las dos la mesa solo había espacio para dos tazas y lo que había en la mesa para comer solo eran un pan .

  • Bien empecemos a comer,  y las dos empezaron a comer el pan
  • y donde esta Grey, le pregunta Emma a Rose
  • él todavía estaba investigando todavía y después le llevare algo para comer.  Entonces de nuevo el silencio se apodero de la habitación, cuando de repente oyeron un ruido proveniente de la habitación donde se encontraba Grey, las dos se levantaron rápidamente de sus sillas rose se apuro a entrar en la habitación, Emma detrás de ella la siguió.
  • Al entrar en la habitación estaba repletas de libros donde la vista alcanzaba de todos los portes y tamaño Emma se quedo asombrada con todos esos libros alrededor de ella cuando se dio cuenta que Rose esta gritando en busca del mago, cuando de repente se oye su voz detrás de un estante,
  • - cálmate, Rose solo fue el estante que se cayó cuando busque este libro
  • te he dicho que tienes que ordenar este lugar, no sé cómo puedes encontrar lo que buscas en todo este desorden y no solo este lugar toda la casa está en desorden
  • entonces tú también deberías ayudar en ordenar este lugar, recuerda que la mayoría de este desorden también es tu culpa-  los dos estaban discutiendo muy acaloradamente cuando Emma los interrumpió gritando
  • Ya basta ustedes dos de discutir- cuando se dio cuenta que lo que había dicho se incorporo de nueva a la situación disculpándose nerviosamente, los dos solo se callaron cuando ella les grito se mirar uno a al otro y Rose se fue de ahí llevándose a Emma de ese lugar dejando a Grey ahí. De nuevo en el comedor las dos se sentaron y Rose se comió todo la cena refunfuñando por lo que ocurrió, Emma solo la vio y sonría ya que le recordaba un poco a su hermanos cuando se enojaban, después de la cena Rose se fue a su habitación azotando la puerta de esta y dejando la cena de Grey en  la mesa, Emma la cogió y fue a la habitación que estaba todavía, toco la puerta y se pudo escuchar su voz que le decía que pasara, Emma muy nerviosa entro y dejo la cena en una mesa que encontró que tuvo que limpiar ya que estaba llena de libros y polvo, cuando ella disponía a irse de la habitación Grey le hablo
  • oye, como esta en el ánimo de Rose
  • eh, todavía está enojada-
  • espero que no le dure mucho, cuando se enoja puede pasar días sin salir de su habitación además si esta mucho tiempo enojada la casa lo puede resentir y abra grandes problemas-  por el momento Emma no le prestó mucho caso a sus palabras pero después las recordaría muy bien, ella cerró la puerta y se fue de nuevo a la habitación que le habían dado por el momento y se dispuso a dormir.

 A la mañana siguiente ella despertó temprano y bajo de nuevo al comedor nadie en la casa se despertaba todavía, al ver que estaba sola ella se dispuso a limpiar un poco el lugar para dejarlo un poco más ordenado dejo con cuidado en un rincón los libros que estaban encima de la mesa y empezó a sacar el polvo de la mesa y las telarañas de las esquinas de las paredes, y luego de terminar se pudo escuchar que alguien habría una puerta, era la puerta de la biblioteca donde se encontraba Grey los pasos se escuchaban más cerca cuando él aparece en la puerta del comedor, cuando vio como estaba la habitación y se sorprendió un poco como estaba el lugar empezó a mirar alrededor la pieza

  • hace tiempo que no la veía tan limpia hace cuanto meses que habrá sido
  • eh… meses. se le escapó a Emma, cuando él la escucho y se giro al verla
  • tú hiciste esto
  • -si- contesto nerviosamente ella con un trapo en las manos apretándolo  
  • no debiste hacer, la disputas entre Rose y yo no deberías hacerles caso solo eres una invitada que solo se quedara aquí hasta encontremos una forma de sacar la piedra de tu interior -  y la miro fríamente y suspiro
  • yo solo quería que el ambiente sea un poco más grato además tu mismo dijiste que de hora yo viviría aquí hasta que encontremos una forma de sacar la piedra de mi interior es por eso que me gusta que donde yo viva este todo limpio
  • diciendo eso no tengo más que objetar pero no te metas más en los asuntos de los demás, y puedes ver como esta Rose si es posible puedes llevarle algo para que su humor cambie, creo que en la cocina hay unos dulces que le gusta, cada vez que se los come su humor cambia
  • si – contesto ella, después de decir esto él se fue de nuevo a la biblioteca, Emma se fue hablar con Rose a su habitación pero no hubo respuesta, como le había dicho Grey es mejor que le llevara los dulces a ver si abría la puerta, entonces se fue directo a la cocina, pero dentro de ella era otro batalla para ordenar ese lugar todo estaba sucio las ollas estaban pegadas, la loza se acumulaba en el lavado, todo el lugar en si estaba oscuro y mohoso, tenía una cocina de leña que cuando abrió la puerta de esta  solo se podía ver las ceniza, al golpear el cañón solo  caían más  hollín, todo el hollín que cayo cubría la cocina dejando sin respirar a Emma, ella tuvo que salir de esta para tomar un poco de aire, cuando toda la cocina estaba libre del hollín entro a la batalla para limpiar el lugar. Empezando  con el piso tomo un balde de agua y lo echo en el para quitar todo las cosas que estaban pegadas en ella, refregó esta que el piso brillo, después vino las ollas que estaban pegadas y negras algunas incluso no tenían el fondo, dejo esas ollas en agua para ver si se podía salir un poco las cosas que estaban pegadas en ella, con toda la limpieza ella no se había percatado de la hora, cuando vio la hora ya era la hora de la cena, se fue rápidamente hacia el comedor pero nadie de los dos estaba en la mesa, Rose todavía estaba encerrada en su cuarto y Grey no salía de la biblioteca, entonces ella se sentó sola aunque toda la limpieza le había cansado y le habría abierto el hambre a cualquiera ella no tenia, al estar sola se puso a pesar en todo las cosas que le había pasado y como estaría su familia sin ella cuando de repente se asoma una cabeza en la punta de la mesa era Rose que había salido por que tenía hambre. Ella se levantó de la mesa para servirle algo pero ella dijo que no quería nada solo venía a buscar algo y que se iba a encerrar de nuevo entonces ella de nuevo estaba sola en el comedor, al no tener nada que hacer ella solo tomo lo que había puesto y los guardo en el mueble pero antes que se fuera a agostar fue a ver Grey.

Ella fue hasta la puerta y toco pero no había respuesta toco de nuevo pero nada cuando ya se iba se abre la puerta, ella entra él le pregunta que es lo que quiere ella buscaba por todos lados ya que no lo podía ver, hasta que lo visualiza encima de unos libros buscando algo, ella le dice.

  • Yo solo vine a decir que me iba agostar
  • Y…
  • Y que Rose había ya había salido pero se encerró de nuevo
  • Solo déjala…
  • Que más tienes que decirme
  • Nada más… Entonces adiós.

El no dijo nada, Emma cerró la puerta y se fue a su habitación se metió a la cama e intento dormir de un lado para al otro daba vuelta en la cama pensando como estaría su familia y que la habría pasado después que ella se fue y que le haría el conde después que ella escapo de la boda con alguien, de estar pensado todo esto ella no se dio cuenta cuando se quedó dormida.

La mañana estaba viendo la ventana cuando de repente se oye un sonido desde la habitación de Rose, Emma sale de la cama lo más rápido posible a la habitación de ella cuando devisa a Grey delante de la puerta, se gira a verla cuando llega

  • Que es lo que está pasando
  •  Rose todavía está enojada
  • Pero porque la casa esta temblado y se está desmoronando
  • Es culpa de Rose
  • Porque su culpa si solo es una niña
  • Niña, Rose no es humana además ella es la que mantiene la casa en buen estado
  • Espera como que Rose no es humana
  • Como lo has escuchado ella no es humana podíamos decir que ella es un ser mágico, incluso la edad que aparenta no es su verdadera edad
  • Entonces que es
  • En otro momento, además no te dije que le dieras los dulces a ella
  • Oh… se me olvido por estar limpiando ayer
  • Ya no importa, puedes ir a buscarlos mientras intento calmar un poco a Rose
  • En seguida vuelvo… espera como son…
  • Están en un frasco con cinta roja en la cocina

Emma salió rápido hacia la cocina pero al llegar se dio cuenta que al limpiar el día anterior no supo donde había guardado el frasco, busco por todo los lugares pensando donde lo había metido cuando se sacudió la casa y las ollas empezaron a caerse, de prisa busco entre los estantes, hubo otro temblor, cuando diviso un frasco con cinta roja al lado suyo y caía al piso estrellándose, Emma solo tomo los dulces los puso en los bolsillos y fue corriendo hacia la habitación Rose pero estaba cerrada, empujo con fuerza y la abrió, vio como todos las casos alrededor de ellas estaban volando he iban a ir hacia ella, cuando alguien la empujo hacia el piso.

  • Estas bien
  • Eh… si, pero que fue lo que paso
  • Rose se descontrolo, tiene los dulces
  • Si
  • Qué bien, dámelos

Ella le entrego los dulces de su bolsillo dándoselos a Grey, él le dijo que se mantuviera en resguardo y salió hacia donde estaba rose, esquivando las cosas que ella le lanzaba cuando estuvo cerca de ella pronuncio unas palabras que Emma no pudo escuchar pero en un momento desapareció y se puso atrás de Rose la tomo de la cabeza la echó para atrás y le abrió la boca echando en ella los dulce que ella había traído, después tragarse los dulce las cosas volvieron a ser normales y ella pudo salir de su escondite.

  • Ya estás un poco más calmada Rose

Ella sacudiendo la cabeza con la boca llena y las dos manos en señal que le diera más dulce, Grey le entrego todos lo que tenía y ella se puso feliz, se volvió hacia Emma.

  • Lo siento siempre se vuelve así después de discutir, la única forma de calmarla es darle esos dulces
  • No te preocupes te puedo entender mis hermanos menores son así, siempre que se enojaban para calmaran un poco le hacía alguna comida que le gustara…
  • Tus hermanos… creo que este momento están estañándote
  • Lo mismo pienso…
  • Déjame ver tu mano…
  • Mi mano, ¿Cuál?
  • La derecha… mira tienes una herida, tuviste que hacerte una por de las cosas que lanzo Rose
  • Mas parece una herida de un corte… corte… a debe de ser cuando cogía los dulces del frasco que se rompió pero no te preocupes se cura… (la toma de la mano)
  • Deja ver, creo que con esto estará bien… lo siento… eres nuestra invitada y apenas empieza la aventura y ya estas herida.
  • Oye Grey, no quiero interrumpir… (en ese momento hablo Rose, a los dos)
  • Que es lo que ocurre Rose
  • Creo que a nuestra invitada está enferma, esta toda roja
  • Eh, yo solo… solo no estoy acostumbrada a que las personas sean atentas conmigo además hace calor aquí… creo que voy a salir a limpiar un poco… se eso hare si me disculpan me retiro, y gracias por tratarme la herida.

Ella sale corriendo en dirección hacia la cocina con el corazón martillándole y la cara roja, no sabía que es lo que había pasado y porque de esos síntomas se dijo así misma que solo había sido que había sido amable con ella y la había dado vergüenza ya que estaba acostumbrado a eso. Al llegar a la cocina ya se había calmado y cuando vio de nuevo el desastre que estaba en ella se le había olvidado de todo, al poco rato entro Rose disculpándose con ella por a ser ese escándalo y se ofreció ayudarla, las dos se ocuparon de la cocina hasta que quedo limpia después se dispusieron hacer el almuerzo, Rose  quiso ayudar pero Emma vio que hacía más caos que ayudar, la  mando a limpiar el comedor, mientras que ella terminaba de preparar la comida, cuando estuvo lista pusieron la mesa y llamaron a Grey a comer se sentaron los tres en la mesa empezaron a disfrutar de su comida:

  • Emma, creo con la información que tengo en este momento no tengo la remota idea de cómo sacar la piedra de tu interior.
  • Oh, no entonces que harás
  •  Tendré que ir a la biblioteca del lago de la luna.
  • Una biblioteca… y donde esta…
  • Ese el problema está en otro país y tendremos que viajar a él, para buscar la información.     

prox. cap 3

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Cuando los destinos silenciosamente nos juntan con las personas que menos esperamos en este mundo solo los que crean el uno al otro y podrán vencer en esta lucha, la venganza, el odio y el amor estarán unidos en estas aventuras que nuestros protagonistas, tendrán que enfrentar si quieren que su futuro sea feliz.

    Emma era la mayor de sus hermanos y los querías a todos, pero un día un conde pone sus ojos sobre unas de sus hermanas para hacerla su esposa, Emma al ver esto de se ofrece ella misma para ser su esposa, y es aquí cuando empieza la aventura de ella, donde el día de su boda con el conde, un ladrón aparece y la secuestra. Donde su aventura para encontrar como separarse de la piedra que el ladrón quería robar, un mundo donde la magia y los espíritus conviven, que le esperara a Emma de ahora en adelante.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta