cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
En busca de la Utopía.
Reflexiones |
15.03.15
  • 0
  • 0
  • 294
Sinopsis

Todos hemos de imaginar, alguna vez una utopía. Y quien diga que no; está mintiendo. Porque… ¿qué ha hecho cuando no se puede conciliar el sueño? nada más ni nada menos que imaginar. Imaginamos que esa persona especial nos habla. Imaginamos conversaciones que nos dejan una sonrisa. Imaginamos un mundo sin violencia. Imaginamos felicidad. Imaginamos momentos únicos e inolvidables que quizá no ocurran. Imaginamos ideales inalcanzables que quizá jamás sean concebibles en el mundo. Imaginamos pequeña utopías a nuestro gusto.

 

Todos hemos de imaginar, alguna vez una utopía. Y quien diga que no; está mintiendo.

Porque… ¿qué ha hecho cuando no se puede conciliar el sueño? nada más ni nada menos que imaginar.

Imaginamos que esa persona especial nos habla. Imaginamos conversaciones que nos dejan una sonrisa. Imaginamos un mundo sin violencia. Imaginamos felicidad. Imaginamos momentos únicos e inolvidables que quizá no ocurran.

Imaginamos ideales inalcanzables que quizá jamás sean concebibles en el mundo.

Imaginamos pequeña utopías a nuestro gusto.

Todos queremos un mundo perfecto, pero todos tenemos ideas diferentes de la “perfección”.

Pero ¿Por qué solo imaginarlo? ¿Si podemos crearlo?

Puede ser cierto un mundo donde se acepte a todos sin importar las diferencias.

Donde no existan etiquetas.

Donde la verdad sea lo primero.

Donde el amor nos gobierne.

Donde nada nos separe.

Donde nada se haga a medias.

Donde nos respetemos los unos a los otros.

Donde se pueda vivir mejor.

Pero para cambiar no solo basta el deseo, se necesitan acciones.

Y allí reside el problema. Todo el mundo quiere mejorar, pero nadie hace nada.

Todo el mundo dice aceptar a los demás, pero son los primeros que juzgan.

Todo el mundo dice querer ser más culto, pero agarran cualquier cosa antes que un libro.

Todo el mundo quiere ser aceptado como es, pero se colocan mascaras que cubren su verdadera identidad.

Todo el mundo se preocupa por el medio ambiente, pero son los primeros en tirar un papel en la calle.

Todo el mundo dice ser amigo, pero a la primera te traicionan.

Todo el mundo dice decir siempre la verdad y la única verdad es que mienten.

Todo el mundo dice que te ames como eres, pero está agobiado de gente con cirugías estéticas.

Todo el mundo dice querer cambiar el mundo, pero nadie mueve un dedo.

Es posible cambiar, en este mundo todo es efímero. Incluido lo bueno y lo malo.

Las cosas pueden cambiar y van a cambiar.

Pero para ello debemos aceptar.

Aceptar que como lo bueno es parte de la vida, lo malo también. No podemos estancarnos  por lo malo que sucedió. Debemos levantarnos y continuar.

Necesitamos dolor para saber que es felicidad, necesitamos que nos rompan el corazón para conocer y ser consiente de los demás. Necesitamos tristeza, humillaciones, traiciones. Necesitamos todo el mal para saber que existe el bien. Debemos de saber que existe algo diferente y que es mucho mejor.

Aceptemos y aprendamos que hay sabiduría en cada sufrimiento.

Debemos aprender a vivir. Y aceptar que tenemos que vivir.

Entonces sabríamos que el bien no existe sin el mal.

La cura no existe sin la enfermedad.

La vida no existe sin la muerte.

Lo mejor no existe sin lo peor.

Dice el refrán: “no hay mal que por bien no venga” ya sea una enseñanza, una lección. Te aporta algo.

Depende  de ti el que lo vallas a aprovechar o no.

Depende de ti si quieres llegar a tu utopía o no.

La vida es complicada, es una hija de puta en el sentido más vulgar de la palabra.

Te golpea, te traiciona, te da la espalda, te escupe en la cara. En fin; una bien merecida Hija de Puta.

Pero allí reside todo; te quedaras sentado diciéndole Hija de Puta a la Hija de Puta o harás algo para que cambie.

Es tu vida, y pues hacer lo que sea de ella, sal y busca tu utopía.

Por ello goza, disfruta, ríe, llora, grita, vive.

O quédate a vivir en la distópica realidad que elegiste.

Solo tú puedes decidirlo, continuaras hacia adelante o te quedaras parado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Las voces no me dejan tranquila, perdón.

    ¿Cansado de tus ojos marrones? ¿Deseas con toda tu alma tener ojos de color? Pero ¿No sabes como conseguirlos? Preguntenle a Agustina... ella les explicarà todo... y atrèvanse a visitar a su doctor... o dejen que los atrape...

    Gracias de verdad por hacerme quien soy.

    Esto va para las personas que mas amo en la vida. Mis padres.

    Estoy obligada a hacer que me vean como algo que no soy; solo para que me acepten... Pero...

    Perdóname… por favor ... perdóname

    Lo que encontramos en esa página nos sorprende y asusta muchas veces...

    Todos hemos de imaginar, alguna vez una utopía. Y quien diga que no; está mintiendo. Porque… ¿qué ha hecho cuando no se puede conciliar el sueño? nada más ni nada menos que imaginar. Imaginamos que esa persona especial nos habla. Imaginamos conversaciones que nos dejan una sonrisa. Imaginamos un mundo sin violencia. Imaginamos felicidad. Imaginamos momentos únicos e inolvidables que quizá no ocurran. Imaginamos ideales inalcanzables que quizá jamás sean concebibles en el mundo. Imaginamos pequeña utopías a nuestro gusto.

    Dormir, algo tan simple, pero ¿Qué ocurre cuando la tarea más simple para el ser humano, se ha convertido en un lo más aterrador para otro? Lo llaman “Insomnio”. Ese maldito. Poco a poco te domina. Te esclaviza. Innumerables veces has perdido contra él. Pero, lo peor de todo, es lo que ocurre mientras lo tienes de visita alguna noche. Tu mente se transforma en tu enemiga más poderosa. Hace que puedas ver algo; que no está allí realmente, ver, sentir cosas que no son reales. O es lo que creemos… Te has repetido más de una vez que no es real. Pero cada día se vuelve más y más real para ti. Sollozas y ruegas que no se repita otra noche. Pero nadie tiene la seguridad de ello. Solo intentas sobrevivir. Si llegas a la mañana sabrás que has sobrevivido, le ganaste. Al menos por ahora…

    Las rosas son las flores mas hermosas que puedan existir. Hay rosas, blancas, rojas, amarillas... en fin, una variedad. Son un espectáculo divino de ver en primavera. Pero existe otro lado, las espinas. Es la otra cara de la moneda; pero, ¿Quién se fija en ellas cuando las protagonistas son las rosas? Pero, ¿Qué sucedería si ya no habría rosas sino, solamente espinas? En una noche, una joven y su madre lo están a punto de descubrir...

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta