cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
En el exilio de las palabras
Varios |
31.01.11
  • 4
  • 18
  • 9382
Sinopsis

Ahhh, es secreto.

Te estoy escribiendo, y tú, me estás leyendo. Esperas a que comience con una historia ingeniosa; quizás buscando que estas líneas contengan un estilo impecable. Pero no hay historia, ni tan siquiera interés. Sólo el comienzo de una conversación entre mis palabras y tus pensamientos, que ya se estarán formando una opinión de lo aquí contenido.

¿Qué busco? Normalmente, mi objetivo sería distraerte, hacerte pasar un buen rato con un cuento. Ya sabrás, si me lees a menudo, que yo no soy de filosofías profundas ni reflexiones con cátedra, sino que el alma se me va en mascullar cuentos intranscendentales en los que no hay más objetivo que soñar un poco despierto; que olvidarse del minutero por un momento. Y con eso me contento, ya lo creo.

Pero ahora te robo el tiempo porque estoy en blanco desde hace ya, y te echo de menos. Noto que me apago, que me muero… y eso me asusta lo justo para desanimarme a no seguir intentando ser un eco en tus pensamientos. En los tuyos, sí. ¿Dónde si no habitan mis quimeras? Si no me lees, yo desaparezco.

Y sin la pluma del cuentacuentos divago entre gigantes. Me dejo mecer por las voces de miles de soñadores… ¡y qué satisfacción obtengo! Ellos consuelan mis malos momentos. También inmortalizan los buenos. Estiran mi sonrisa y ahuecan mi almohada. ¿A ti no te pasa? Sí… ya sé que también a ti.

Ahora comprendo que el lugar privilegiado es en el que estás tú y no en el mío, desde luego. Pero si no hubiese quien baje hasta aquí, si no hay quien sacrificase su tiempo, su sudor… ¿qué sería de los que necesitamos al Escritor para enriquecer nuestras vidas? Quedaríamos exiliados de las palabras. Huérfanos del ayer. Lisiados sin el cálido hálito de los sueños.

                Espero que no llegue el día en el que ni la gente mediocre, como un servidor, deje de escribir, de compartir anhelos y recuerdos. Paso a paso. Palabra a palabra. Sueño a sueño.

¿Has llegado hasta aquí? ¡Qué buen apetito tienes! Espero no haberte dejado muy mal sabor.

Gracias :)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El primer relato que leo de esta bonita pagina y ya me has sacado mi primera sonrisa.
    Bello. Yo no escribo pero te leo. Aprovecho para dar las gracias a todos los que escribís en esta maravillosa web y me invitais a vuestros sueños. Es un privilegio que tanta gente buena escriba para uno.
    Un texto excelente- no dejes de escribir!
    Lo unico que no me gusta es la cara del final, aunque fue la que puse al leer tu texto.
    No he hallado jamás mediocridad alguna en cuantos relatos te llevo leídos. ¿Dejar de escribir y compartir? ¡No, hombre! ¿Por qué?... Buena reflexión, Ik, aunque, amigo, tampoco carece de cierto "terrorcillo" en eso de "quedarse en blanco" Que no sea así, compañero, y sigue dándole a la tecla. Abrazotes
    Escribe tus comentarios...Siempre dejas buen sabor, y siempre es agradable tu eco. Saludos.
    Un gran texto. Ojalá yo supiera escribir así. Y de mediocre no tienes nada.
    Hola: Estâ genial el tîtulo y estoy de acuerdo con mucho de lo que dices. Me recuerdas a Jacques El Fatalista, claro, ése es para morirse de la risa, y tu texto es mâs bien serio, aunque simpâtico. Tiene un ritmo que lo hace atractivo, aunque le pongo pero a cuando repites dos veces "tiempo", y encima rima con "pensamiento". Creo que no deberîas rimar. Te sigo leyendo, cômo no.
  • Y otra vez...

    Reflexión mañanera.

    Bajo la luna había una laguna, y su luz espectral de plata cubrió la superficie. Pero bajo su opalescencia, un abismo inescrutable permanece, y ay del incauto que se guie solo por la ilusión que refleje.

    Habrá que limpiar estas telarañas.

    Breve narración sobre el lince ibérico.

    Ahhh, es secreto.

    Pese al bloqueo constante al que estoy sometido desde hace ya y la desidia que me causa la mortal primavera con su nocivo polen, dejo un pequeño escrito que logré supurar en un efímero momento de lucidez. Espero no se os indigeste :)

  • 69
  • 4.56
  • 174

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta