cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
En la ciudad II
Humor |
31.10.12
  • 5
  • 4
  • 886
Sinopsis

En el museo hay una exhibición de un artista que desconozco. Es su escultor favorito. Las esculturas son todas de color negro. Hay con forma de huevo, otras con forma de pájaro, otras con forma de mujer y de bicicleta. La pieza más valorada del museo está en el medio de una sala blanca. Es una escultura en forma de montaña de color negro, de metro y medio de alto, con un agujero en el medio y en este, una mano también de color negro Cuando Magdalena la ve, se emociona, se para nada más verla, se tapa la boca con las manos y respira fuertemente.

 

En el museo hay una exhibición de un artista que desconozco. Es su escultor favorito. Las esculturas son todas de color negro. Hay con forma de huevo, otras con forma de pájaro, otras con forma de mujer y de bicicleta.
 La pieza más valorada del museo está en el medio de una sala blanca. Es una escultura en forma de montaña de color negro, de metro y medio de alto, con un agujero en el medio y en este, una mano también de color negro  Cuando Magdalena la ve, se emociona, se para nada más verla, se tapa la boca con las manos y respira fuertemente.
 Estamos solos en la sala y Magdalena parece que está sufriendo un ataque de asma.
Cuando se le pasa el ataque, mira la escultura de arriba a abajo, da vueltas sobre ella, parándose, observando todos los detalles, está alucinada. Yo si que estoy alucinado.
 Nunca he visto nada tan bello, ¿Ves la armonía?, ¿la percibes?  Es la obra perfecta.
 ¿Qué te parece? Pregunta entusiasmada.
 Horrenda.
Dame tiempo, digo.
Tómatelo, tómatelo, dice excitada.
¿Ahora qué le digo a esta?
Con mi mano en mi barbilla, como pensando profundamente, me acuerdo de un día que tuve diarrea durante toda la noche, lo pasé fatal.
Solo se me ocurren adjetivos descalificativos y no se me ocurre nada positivo.
Me parece…… es…
Si, dice ella delante de mí esperando la respuesta.
Es….. umm…no sé que decir. Al final digo:
No tengo palabras.
Guau! Dice ella. Esta escultura suele dejar a la gente sin habla.
Es alucinante. ¿Percibes la energía que desprende?
¿Qué?
¿Percibes la energía?
Si, si, claro que la percibo.
Siento que tú y yo estamos conexionados, lo noto. La energía fluye por nuestras conexiones, ¿lo notas tú también? Pregunta poniendo sus brazos en mis hombros.
Claro que lo noto.
Sus ojos irradian felicidad, lo mismo que los míos y nos besamos dejando a la energía que fluya por las conexiones esas que tenemos. 


Continuará……

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Acabo de leer todos tus textos de "En la ciudad" y me encantaron, felicitaciones! Me sacaste más de una sonrisa, gracias!
    Este chico de pueblo promete
    Escribe tus comentarios...Clave de humor, esta bueno y divertido, me sacó sonrisas.
    jajaj quedo a la espera...
  • A Juan le da miedo el sabueso de Transilvania

    Me he enamorado de una vaca, pero no por mucho tiempo.

    En capítulos anteriores paso la noche bailando muy agarrado con una polaca, la acompaño a casa y me da un beso de despedida.

    En el capítulo anterior "Dos Fantas y a bailar II" fui a la discoteca con Cleopatra, su hombre y estuve bailando agarrado y dando vueltas con una polaca que no me soltaba. Cosa sorprendente porque solo se había bebido dos Fantas.

    En el capítulo anterior, (Familiar de Cleopatra I) fui a una fiesta donde hay cuatro personas. Entre ellas un polaco y su novia que se parece a Cleopatra. A la media hora aparece una chica polaca y se sienta a mi lado.

    A veces pasan cosas cuando voy a la ciudad, pero también pasan cuando estoy en el pueblo.

    En este último capítulo, Plácido José vuelve a su planeta con un globo en la mano.

    Plácido José, el hombre de la voz grave, va con su nave a un nuevo planeta en busca de sabiduría.

    Aparto por unos días los capítulos "en la ciudad" y como es periodo Navideño, he escrito un cuento.

    Estoy en un bar, donde la mujer de mi vida quiere quitarse la ropa.

  • 15
  • 4.5
  • 372

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta