cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
En un futuro cercano, primera parte.
Fantasía |
19.04.06
  • 3
  • 11
  • 9025
Sinopsis

"En un futuro cercano", primera parte.

Relato de Ciencia Ficción.

No todos éramos iguales en aquel planeta, bueno físicamente algunos si, pero por algún error o por algún motivo que yo entonces no comprendía muy bien, diferíamos en sentimientos, los que éramos célula madre teníamos sentimientos y los que eran clones tenían sentimientos programables. Los célula madre habíamos sido escogidos porque poseíamos alguna capacidad superior en distintos campos, como por ejemplo en las artes, ciencias, matemáticas y deportes. Los otros seres, eran los “olim”, habitantes de aquel planeta gris, que nos estaban robando nuestra raza, clonando la especie humana, para programar su sentimientos, quizás con el propósito, de en un futuro cercano, gobernar parte de el sistema solar, debido a la raza de seres superiores que estaban creando.

El motivo por el cual yo había sido uno de los escogidos para ser clonado, creo que fue por mi mente fotogénica y por el dominio con los números, el arte de poder jugar con ellos y resolver ecuaciones con los ojos cerrados, de ejecutar problemas de álgebra, física, cálculo y trigonometría, sin tener que usar lápiz y papel. Maldigo la hora en que me metí en esas olimpiadas y resulte la ganadora, no sé como esta gente obtuvo los resultados, mi triunfo fué en realidad mi fracaso, ahora me encontraba secuestrada por esos seres que querían obtener nuestra inteligencia y nuestra raza.

Estaba yo en aquel planeta nuevo y desconocido, de el cual no conocía ni el nombre, nunca lo había visto ni en libros, ni en enciclopedias, ni en la internet; era un planeta con días medio oscuros y noches claras, no había ni sol ni luna, existían los “Solunes”, una combinación de sol con luna, de tamaño más pequeños, pero en vez de ser uno el que saliera por la noche o por el día, eran varios y estaban allí siempre, por la noche alumbraban más a pesar de estar en una órbita noual o sea más lejos.

Aquel planeta al que yo bauticé con el nombre de “Ostelo”, por el parecido que tenían sus oscilaciones y su cielo con el de la Tierra. Los habitantes eran unos seres medio grotescos, nada parecidos a como nos imaginábamos que los extraterrestres pudieran ser, tenían una inteligencia superior y nos ganaban en años y experiencia, pero su raza era de estatura baja, con el cuerpo desproporcionado y con características parecidas a animales en vez de a seres humanos, eran como una mezcla entre perros, ranas y tigres.

Quería huir de allí, volver a la tierra, no sabia como había llegado, sólo sé que una mañana amanecí allí, en aquel lugar que parecía sacado de un libro de Julio Verne, o de una película de la saga de las galaxias. No tenia yo casi amigos en Ostelo, sólo Belir, un olim filósofo y piloto de sus naves, el cual se había hecho amigo mío para obtener información sobre la tierra y sus habitantes, creo que poco a poco se fue interesando en la vida humana y en el planeta nuestro.

Logré convencerlo de que se viniera a vivir acá y me trajera de vuelta. Los olim tenían la capacidad de convertirse en un ser humano sin que nos diéramos cuenta, ni dudaramos de su procedencia, adquirían nuestro idioma, nuestra fisonomía y nuestra mentalidad, en un abrir y cerrar de ojos, quizás debido a esto, nunca nos habíamos dado cuenta de su existencia entre los terrestres.

Belir y yo, estabamos programando fugarnos de allí, la noche del "Eclipse Soluno", cuando todos fueran a verlo a or
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 142
  • 3.36
  • -

Leer, escribir poesías y relatos, ver tele, viajar, ir al cine, ir de compras, a buenos restaurantes, oir música, etc.!

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta