cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
En un pequeño pueblo, donde todos se conocen
Varios |
03.08.15
  • 0
  • 0
  • 375
Sinopsis

Googlea "tucu tucu insecto" para entrar mas en ambiente, mas no puedo decir, es un texto corto, podria arruinar el ritmo adelantando otras cosas..

Nos escondíamos, pero en las siestas, cuando solo el diablo vagaba (decían, para asustar a los niños) y el sol hacia arder las calles de tierra, nosotros salíamos y yo le hablaba de las vacaciones de mi infancia y le mostraba: el campo de mi abuela ya difunta, la plaza con la iglesia en frente, las vías que no sabía si tenían un tren, la cantera, -yo sabía andar a caballo muy bien- le decía.

Dormíamos en una especie de galpón sin puertas, era sabido que iban a encontrarnos una de esas noches,  así que ambos nos dedicamos a sonreírnos con los ojos brillosos y tornándose rojos, forzando la feliz mueca. Contemple el resplandor de los tucu-tucu, me parecía que me miraban, deseaba esa mirada incondicional, parecía que ellos sabían por que lo había hecho, parecían entender por qué estaba ahí. Repentinamente sentí algo salir de mi y pensé "quizás me estoy cayendo a pedazos". Mas fragmentos se desprenden de mi hasta que una mano cálida y conocida los aparta, nublaban mi visión.

-Puede que esté muriendo- le digo.

-Estas llorando porque estas triste- me responde.

Al otro día el ya no estaba. Yo pensé que estaba bien, así no tendría que preocuparse por mi o los incontables martillazos que convirtieron a la cabeza de mi padre en una viscosa mezcla de sólidos y líquidos. Así que recorrí sin compañía lugares que me sabía de memoria y poco habían cambiado, cuando comenzó a oscurecer me fui a la cantera, que es como un lago, tiene el color de la tierra y hay barro en el fondo... y nade como cuando tenía 7 años, me sumergí y sentía una presión que bloqueaba los sonidos mientras iba más profundo, aquel silencio tan necesario, el agua tan turbia que me hacia invisible. Con el paso del tiempo mi peso se anulaba y la densidad de mi cuerpo cambiaba hasta que mi descomposición me saco a flote.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Esta en tus manos, es tu decisión, podes leerme, escucharme, mirarme, preguntarme, seguirme, hablarme, escribirme o no :) Soundcloud: https://soundcloud.com/cosmeck-fulanitock Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCvQloJnwjkgBH_LKd4aBbgA Ask: http://ask.fm/CosmeckFulanitock

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta