cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

20 min
¡ENCUENTRO DE CHICAS!
Amor |
19.04.15
  • 0
  • 0
  • 377
Sinopsis

Alexandra y Victoria son dos adolescentes que por coincidencias del destino van al mismo colegio. Las dos chicas están a punto de vivir una gran aventura amorosa, la cual el punto de partida sera una amistad fuera de lo común. Tendrán que sobrepasar varios obstáculos para que su amor sea aceptado ¿podrán lograrlo?.....

                                                            1 

     
           Victoria despierta con una sensación de liberación en su cuerpo, habría soñado con algo bueno, tal vez. Ella se ve desulmbrante al ver su reflejo, con su cabello negro por los hombros levemente desordenado, su rostro con una media sonrisa y una mente llena de positividad para ese día.
Al momento de ir a bañarse, tira su ropa a un ricón, toma su télefono colocando su canción favorita "Earned It". Abre la ducha, cierra sus ojos y trata de escabullirse de todos sus problemas. Cuando termina su baño caliente toma su toalla y comienza a pasarla sobre su piel, sintiendo una sensación extraña recorrer todo su cuerpo, su piel se eriza completamente. ¿Sera la música? o ¿algún recuerdo surgió en su mente?. Deja caer la toalla, se mira al espejo y contempla por unos minutos sus curvas  a punto de comenzar a colocarse su ropa interior rozando sus manos en su piel suave aún erizada, se coloca su camisa y sus jeans que son el uniforme del colegio. Viéndose al espejo comienza a cepillarse el cabello, en un descuido viaja en sus pensamientos y se puede observar como se muerde suavemente el labio superior, pero algo la trae de vuelta a su realidad y se apresura con su peinado para poder luego maquillarse un poco, pues es una chica muy coqueta y le gusta estar salir sintiéndose bien consigo misma.
Sale del baño lista para el almuerzo, toma sus cuadernos con las respectivas materias de ese día, se sienta en la mesa para comer y luego enseguida toma su mochila para irse. Nada fuera de la rutina. 
Llegando al colegio al parecer todo era normal. Se reunió con sus amigas para entrar a clases y así fue hasta que tocó la campana que anunciaba el recreo, salieron todos al patio. Victoria y sus amigas se quedaron de pie charlando en un rincón algo alejado de los de más adolescentes que rodeaban el resto del patio.
Como era ya tipíco Victoria se distrajo de la conversación de sus amigas y comienza a observar a todos, pero con su pensamiento muy lejos de allí hasta el momento en que su mirada por algún acaso del destino se detiene en una chica, morena de cabello color castaño y ojos claros que sonreía naturalmente como nunca lo había presenciado. Victoria desvía su mirada de la chica y suspira, pero sus ojos un tanto curiosos vuelven a mirarla, ella se toma con la sopreza de que la chica también la veía y le sonreía pacíficamente. Victoria intento devolverle una media sonrisa, pero se puso un poco tímida y de inmediato bajo la mirada.
Ella no lo podía evitar, su subconciente le decía a gritos la atracción que estaba sintiendo por la chica.
De repente su amiga Camila le habla, Victoria se volteo para ver que quería, pero Camila se había dado cuenta como ella había observado a esa chica, sin decir nada dirigió su mirada hasta donde estaba ella y de sus labios salió una sonrisa pícara.
Victoria no pudo contenerce, le confeso a su amiga que en verdad estaba viendo a esa chica y mirandola en ese entonces logrando viajar con sus pensamientos en voz alta dijo que desearía besarla. Camila no dijo nada, pero Victoria sabía perfectamente que algo tramaba en su mente. 
La campana toca, Victoria ve como sus amigas caminan detrás de ella y puede notar como Camila aún sigue en la mitad del patio, percibió como llamaba a la chica de seguro la llenaría de preguntas personales en ese entonces Victoria trato de caminar más deprisa dejando a sus otras amigas a unos pasos detrás suyo, porque sabía que Camila le diría lo que habían hablado.
Cuando llega a la puerta de su clase suspira notablemente antes de entrar, su subconciente tan negativo tan solo sabía decirle palabras de desaliento -las personas siempre sonríen para parecer simpáticas, tan solo fue eso, no podría notarte tanto como tu la has notado a ella, olvidala, olvidala- no lograba parar de pensar en que solo habría sido simpátia de parte de la chica y que se burlaría de ella luego de hablar Camila. Así se paso dos intensas horas de clase, que por lo general acostumbraban a pasar rápido en esos momentos se hicieron eternas. 

Pero de repente. Toca la campana, todos salen, Victoria se apresura por guardar sus cosas y sale rápido del salón en busca de Camila, la encuentra sentada en el fondo de su clase recostada en la pared y se asoma a la ventana susurrando una pregunta.
Victoria - Cami ¿qué dijo ella?. (Su voz sonaba temblorosa, estaba verdaderamente asustada con la respuesta).
Camila- "Tiene novia, pero también quiere besarte". (Responde sonriendo tranquilamente y de una manera positiva).
Su subconciente se a callado, tal vez estaba tan sorprendido cuanto ella. Su respiración a cambiado, inhala y exhala rápidamente muchas veces, estaba sin reacción.
De repente llegan sus amigas, sus compañeras de todo momento. El dúo de Lucías una de cabello negro vibrante y morena; la otra rubia también de cabello largo y ojos claros, con ellas también estaba Karolein y Anyela, venían todas en su dirección preguntando que pasaba, ella les contó aún sorprendida pero ya era distinto pues ellas le traían calma y sabían muy bien como traerle tranquilidad.
Ella espero que su ansiedad pasará y trató de olvidar ese asunto por un momento comenzando a escuchar lo que decía una de las chicas.
Su día terminó cuando la última campana de la tarde sonó, todos se fueron a casa, pero al parecer la única ansiosa era Victoria.

 

                                                               2

           Llegando a casa Victoria tiró su mochila a la cama, saco algunos cuadernos y se fijó en sus tareas, luego de terminar, saco su celular de la mochila y entro en su red social, se puso a checar sus mensajes. Camila estaba conectada, le envió mensaje, entre charlas a Victoria se le ocurrió que ella podría saber como buscar Alexandra en la red social. Camila dijo que si y luego de una solicitud de a amistad Victoria comenzo una charla. Hablaron por horas, se pudieron conocer un poco aunque el subconciente siempre tan negativo obstruía los pensamientos de Victoria haciéndola creer que todo estaba siendo fruto de su imaginación. -No te iluciones, pues ella nunca se fijará en ti- .
Al día siguiente Alexandra en un mensaje le pregunta si es cierto lo que Camila le había dicho el día anterior. Victoria se sintió intimidada, sin saber como comenzar a responder y tan solo supo confirmar. Su subconciente la mantenía alerta, -estás asustada lo se, no puedes mentirte a ti misma, pero olvidala, recuerda Alexandra ya tiene a alguien- .
Su mente estaba luchando contra una enorme duda, ya no sabía que pensar. Tan solo estaba queriendola y ya no podía seguir fingiendo, ya que esa su mirada firme y su sonrisa tan espontánea la mantenían completamente desconcertada.

 

                                                         3

           Era el  4to día de la semana y Victoria ya no podía evitar despertar pensando en ella. Su subconciente la obligaba a admitirlo, Alexandra le gustaba, le gustaba mucho. 
Desperto en realidad con ganas de hablarle, pues se conecto y tenía un mensaje de ella, estubieron hablando por un rato, ella le pregunto si querría besarla en ese día por la tarde, era lo único que quería Victoria, lo único que pensaba. No se lo dijo tan solo confirmo que le gustaba la idea.
Victoria apago su telefóno y corrió a la ducha, la abrió lentamente, admiro como el agua caía sobre sus brazos, suspiro y suspiro imaginando mil veces como sería el sabor de sus labios. Rozando sus manos sobre su cuerpo siguió imaginándosela en sus brazos, besando sus labios, hasta que su subconciente la trajo de vuelta a la realidad indundando su mente pensamientos, -otra vez te has ilusionado, sufrirás de nuevo, sufrirás- . Ella no quería pensar en lo malo, pero infelizmente su cerebro una vez más tenía razón, todo estaba ocurriendo muy rápido, aunque ella ya no quería detenerse, quería cambiar su pensamiento, dejar lo malo aún lado e intentar vivir algo nuevo, ¿Qué tan malo podría ser enamorarse de otra chica?.
(Un silencio desesperante interrumpió su pensamiento), ella tan solo se resigno a vestirse ya que la ansiedad la remordía por dentro, al salir de la ducha la rutina otra vez volvía. 
Aunque Victoria sabía que ese día sería distinto, que algo cambiaría por eso iba en camino al colegio un tanto nerviosa, llena de curiosidades.
Al llegar no dudo en contarles a sus amigas lo que sucedería, todas se animaron junto a ella y la apoyaron sin dudar. 


                                                        4
      
                Victoria estaba inquieta viendo la hora pasar, cada minuto se hacía eterno. Lucía su amiga morena con su cabello negro vibrante y con ojos llenos de ternura trato de hablarle con sus palabras amables para tranquilizarla. 
Lucía - Tranquila, respira todo saldrá bien, tu estarás bien.
Victoria solamente trató de mostrarle que tenía todo bajo control y que su nerviosismo no sobresaltaría.
Todos escribieron la última tarea del día.

La campana toca, Victoria cierra sus ojos, suspira y mira a Lucía que se vuelve a dirigir a su mesa, la mira sonriendo y dice:
Lucía - Vamos, quédate tranquila (estirando sus manos).
A lo que Anyela y la otra Lucía se acercan para que salgamos todas juntas de clase, caminamos por el pasillo hasta el baño y Victoria no paraba de decirles lo nerviosa que estaba, cuando salen de allí Anyela alcanza a ver a Alexandra y sin pensarlo dos veces dice:
Anyela - "Ahí esta ella" (intentando señalar con sus ojos).
Victoria - "Si, verdad" (volteándose para responder).
Aunque su ritmo cardiáco aumenta y se pone demasiado ansiosa, aún así saluda a sus amigas y se dirige a unos metros antes de donde esta ella, la llama discretamente mientras se adelanta hasta un lugar donde pudieran tener privacidad. Victoria espera ansiosamente unos segundos hasta que detrás llega ella con pasos lentos, con una media sonrisa en su rotro.

                                                            5  
                         

                     Al fin estaban solas las dos, sin nadie para molestarlas a unos pocos centímetros de distancia. Se miran atentamente. Victoria nota como su cuerpo se extremece y torpemente da un paso hacía adelante, siente como sus manos rodean su cintura, se vuelven a mirar pero de esta vez sin casi espacio entre ellas, sus cuerpos se abrazan y cada parte de ellas siente una pasión desenfrenada.

Victoria no paraba de oler su aroma, ese aroma que la lleno de pensamientos descontroladores y que tenía la capacidad para hacerla enloquecer. 
Sus rostros se vuelven a encontrar. Victoria mira fijamente sus labios. Ellas cierran sus ojos acercando sus labios que se entregan al más ardiente beso imaginable.
Sus cuerpos sienten la misma atracción y cada beso las delata.
Victoria suspira sobre su cuello y se encuentra una vez más con ese aroma enloquecedor y no puede evitar besarla, Alexandra se extremece. Victoria ya no puede contecerse, sigue a besar su cuello suavemente y usa su lengua para sentir su piel caliente. Alexandra comienza a apretar su cintura contra ella, llegando a un límite de excitación en donde solamente hubo lugar para un beso feróz tan caliente como el agua cuando hierbe. Su piel se encontraba completamente erizada y en su rotro se notaba la pasión descontrolada que estaba sintiendo su estructura.
Los besos se volvían cada vez más ardientes, el contacto físico era descontrolado y los pensamientos viajaban más allá de la excitación de sus besos, se imaginaban en las nubes con el simple recorrer de sus manos calientes. Las mordidas erán constantes y sus suspiros las hacían perder sus juicios.
En sus mentes habitaban las ganas de explorar cada parte del cuerpo una de la otra. 

Victoria nunca había sentido tanto deseo por una mujer como el que sentía por esa chica que estaba frente a sus ojos. 
Las dos no podían desprenderse de aquel momento, pero tenían que despedirse y cada una debía de irse.
Alexandra se fue primero, Victoria se quedo un momento recostada sobre una pared suspiro profundamente y su subconsciente resolvió preguntarle -¿Qué fue todo esto?- . Victoria se detuvo por unos minutos necesitaba procesar todo lo que había sucedido, ese huracán de emociones la dejo desconcertada, porque no imaginaba que de una amistad que estaba comenzando y un beso puedera nacer tantos sentimientos.

 

                                                              6
 

              Victoria esta en su cama, mirando el techo de su cuarto escuchando los regaños de su subconsciente peleando para que traté de entender lo que esta sintiendo. En un momento piensa en la posibilidad de tirar todo y correr por esa chica que la ah llevado al límite de la locura, pero también piensa en todo lo de más, como el ¿qué dirán las de más personas?, erán tantas preguntas sin respuestas, pero de algo tenía certeza, esa chica habría llegado para dejar su mundo de cabeza, para enloquecer su mente con tan solo imaginarla. Todo había cambiado después de aquella primer sonrisa, lo cierto se volvió duvidoso, la amistad se convertía en pasión, deseo, amor. Un mar de confunciones tenía en su mente la chica que pensó tener el control de la situación. Pero con todos esos sentimientos revueltos logra ver algo positivo, ya que aún no había pasado nada malo entre ellas, solamente amor. 
Pero Victoria tiene pensamientos muy obscuros, su pensamiento trata de controlar sus acciones sin dejarla actuar.
Todo funcionaba bien, pero de repente llego la semana de vacaciones más larga para Victoria, sin ver a Alexandra, extrañando su presencia y sus depreciones apoderándose de su mente una vez más, sus pensamientos se volvieron totalmente irreconosibles. Algo dentro de su cabeza no funcionaba bien, pues comenzaba a creer que tendría que separarse de todos los que estaban a su alrededor porque nada de lo que ella creía existir era cierto, en un intento de liberarse de todos los sentimientos que la mantenian atrapada envió un mensaje a Alexandra.
Diciendo en este que sería mejor que se alejarán para no lastimarse, Alexandra solo estubo de acuerdo porque era su desición. Pero no se podía imaginar el dolor que sentía Victoria al decirle eso, pero estaba tan confundida que necesitaba estar lejos de ella para saber lo cuanto necesita a Alexandra en su vida.

 

 

                                                     7

         Era Lunes, la semana de vacaciones había acabado. Victoria se sentía destrozada de volver a clases, después de el último mensaje que le escribió a Alexandra lo que menos quería era volver a clases.
En ese día hasta su ducha fue extraña, pues dentro de ella reinaba el silencio. Su reflejo era distinto, la sonrisa no era la misma, sus ojos ya no brillaban de tal manera como antes. Se sentía fragilizada, como si dentro de su ser faltará algo y así llego al colegio.
Al ver a sus amigas lo único que quería era poder contarles lo que había sucedido, porque todo se había terminado para ella, ya no era la misma sin Alexandra.
Lucía la escucho y también se sentía inconformada con la noticia, pero no dejo pasar la oportunidad para brindarle uno de sus consejos.
Victoria no entendía el porque su propia mente la engañaba al punto de hacerla dejar ir una oportunidad de amar completamente única.
Con tantos pensamientos tan perturbadores, Victoria volvió a lastimarse, su mente la maltrataba tanto que su única salida fue autolecionarse una vez más, ella no tenía a Alexandra para sacarle sonrisas, no tenía salida, sus oídos ya no querían oír consejos y ya no podía aguantar el tener que observar la sonrisa de su chica a distancia. 
Sus problemas con su familia y estar sin la única chica que ah amado, la estaba destruyendo, el daño fue tanto físico como psicológico. Sus días se volvían vacíos, ya no podía, tenía que estar cerca de ella, su ausencia la estaba deteriorando por dentro. Sin Alexandra ella no quería estar, era la decisión que había tomado.


                                                           8

           Un mensaje de texto podría cambiar todo, ya no le importaba lo que pudiese perder. Alexandra era lo que ella quería, ya no podía con la ideia de haberla perdido. Su subconsciente no la controlaba, ella debería controlarlo. 
No pensó dos veces en enviarle un texto, le confeso cuanto le hacía falta su presencia, Alexandra sabía de eso, también sentía lo mismo. 
Luego de una sonrisa y un abrazo nada parecía haber sucedido, las dos estaban únidas otra vez, pero algo había cambiado. El sentimiento simplemente se hizo más fuerte, Victoria con cada gesto de su amada podía notar como el amor crecía y se fortalecía todos los días, estando juntas todo problema se hace insignificante, pequeño cerca del amor que estaban logrando vivir. 

 

                                

                                                         9

                   

               La campana del último recreo acaba de tocar, en el patió estaban Alexandra, Karolein y Victoria, sonreían, cantaban hasta que Karolein tenía que irse ella aún tenía que entrar a sus clases. Alexandra y Victoria ya no tenían más clases por ese día, se quedaron por allí disfrutando del tiempo que les restaba juntas. En el aire el clima era de pasión, simplemente dos chicas enamoradas que se abrazaban y por un momento podían expresar su querer libremente. 
Por un momento Victoria se vuelve a aferrar a su aroma, como si fuese la primera vez, cierra sus ojos, precionando sus brazos con más fuerza alrededor de su cintura, como si fuese una niña indefenza que tan solo necesita de un abrazo para sentirse protegida. Alexandra también la abraza, suspira lentamente y le regala su mejor sonrisa. 
Victoria a tanto tiempo no sentía una felicidad completamente única como esa y tan solo quería eternizar aquel momento en sus recuerdos, para no perderlo nunca.


 

                                                        10

 

                    Victoria despierta, abre sus ojos y lleva una sonrisa en su rostro, esta feliz, su subconsciente trata de advertirle -hoy sera un día genial si tu te lo propones- . Ella se sentía ansiosa, aún no sabía porque, pero sentía un cosquilleo extraño dentro de si, pues su entusiasmo no era tan común. Se fue a la ducha, en un intento de poder calmar su ansiedad tan repentina.
Contempla como el agua cae sobre su cuerpo, recorrió con una mano cada parte, pensó en ella, en cuanto querría tenerla entre sus brazos y poder decir que ella era suya. Al salir de la ducha, tenía una idea en mente, mientras tomaba la toalla comenzo a imaginar, necesitaba de sus amigas, tenía una sorpreza. No estaba completamente segura de lo que haría en realidad, pero quería demostraerle a Alexandra el tamaño de su amor y que mejor sorpreza que pedirle que fuese su novia.
Se apresuro tanto con la rutina en ese día que cuando llego al colegio aún le quedaba bastante tiempo para charlar con sus amigas de lo que había decidido.
Lucía y Anyela ya estaban en el colegio, se apresuro lo máximo que pudo para contarles la noticia. Se alegraron muchísimo y la apoyaron incodicionalmente. Victoria feliz de saber que estaba con el apoyo de sus amigas, les contó la idea que tenía en mente para esa sorpreza. Aceptaron ayudarla. 
Luego de la primer hora de clase, todo estaba preparado, tan solo debían esperar al primer recreo de la tarde.
Victoria escribió pequeñas declaraciones en papeles que serían entregues a Alexandra por sus cuatro amigas (Lucía, Karolein, Camila y Anyela). 
La campana suena, era el aviso de que toda la sorpreza estaba por comenzar, el primer papel se lo llevo Camila. Su sonrisa hermosa al leer esas líneas demostraba que nada estaba siendo en vano. 
Karolein fue con el segundo papel escrito, sonriendole se lo entregó y ella con sus manos temblorosas lo leyó detenidamente. Luego de Karolein, Anyela le entregó el papel que le correspondía y cada vez más el corazón de Victoria se aceleraba. Llegaba el momento de que Lucía fuese a mostrarle lo que tenía ella.
En su papel decía:
- ¿Quieres ser...... 
Con pasos torpes Victoria camina hacía donde están sus amigas y su amada chica, abre el papel que esta en sus manos y en este decía:
- Mi novia?
Alexandra esbosa la mejor sonrisa de todas las que le había regalado a Victoria y responde:
- Si, si claro que si.
Todas sonríen juntas. 
Las chicas se van dejándolas solas para que charlen. Victoria la mira y aún nerviosa le pregunta:
Victoria - ¿De verdad, aceptas ser mi novia?.
Alexandra - Si, de verdad. (Sonríe ligeramente y pregunta):
Alexandra - ¿Eres loca verdad?
Victoria - Por ti haría cualquier cosa. (Responde con su voz aún temblorosa, esbosando una media sonrisa).
Las dos se voltean a ver, sonríen y se toman de la mano........

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Alexandra y Victoria son dos adolescentes que por coincidencias del destino van al mismo colegio. Las dos chicas están a punto de vivir una gran aventura amorosa, la cual el punto de partida sera una amistad fuera de lo común. Tendrán que sobrepasar varios obstáculos para que su amor sea aceptado ¿podrán lograrlo?.....

No necesito ser comprendida y si aceptada.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta