cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Entender Todo
Drama |
14.02.15
  • 0
  • 0
  • 368
Sinopsis

De un paseo muy particular a una invitación poco común.

Alberto no siempre tenía paciencia, pero era un hombre muy cariñoso. La gente no sabía cómo describirlo,  porque en realidad nadie lo conocía.

La vida era difícil, pero para él todo era solo un juego. Cuando el día avanzaba, el solo abría sus enormes ojos y se asombraba. Se asombraba de todo, la gente y sus particularidades, el día y sus locuras, la noche y sus demencias. Pero este día era distinto...

Salió a volar por la ciudad, solo un paseo, algo poco común estos días. Lo acompañaba su amigo íntimo Efe. Efe era un hermoso quiltro, mezcla de tantas razas que al igual que Alberto, nadie sabía cómo describirlo. Estaban caminando en Parque Bustamante, Efe era un perro muy educado, no ladraba a las bicicletas ni a otros perros, solo disfrutaba el caminar. Pero Alberto miraba a todos. La gente se espantaba al sorprenderlo con la vista en ellos, de cierta forma creían estar siendo prejuiciados o peor, creían ser víctima de un voyerista. 
La noche era exquisita, una tibia noche de verano. Se sentó en una banca y Efe al su lado tomo asiento amablemente. Prendió un cigarrillo y esperó. Esperó a que la noche le contara una historia nueva.
En la banca de en frente se sentó una pareja, un gran hombre con traje y un salpicón canoso en el pelo. A su lado un espléndido y corpulento rubio con camisa y jeans. Alberto se sintió avergonzado de mirarlos, dada la contingencia social. Pero al darse cuenta de que no guardaba nada para sí, los miró amablemente. El de corbata acariciaba la mejilla rosada de su pareja. Con ternura paso su brazo sobre sus hombros y lo besó. Alberto miró a Efe enternecido y le dijo- espero que Gaby vuelva pronto...- Efe lo miro fijamente durante unos segundos, y luego volvió a posar su cabeza en sus patas delanteras.

Cuando la pareja se levantó para retomar el rumbo de su vida. Un hombre se sentó a su lado, Efe se levantó rápidamente y se sentó al otro lado de su amigo, sintiéndose interrumpido en su descanso. El hombre sacó una cajetilla y saludando ofreció un cigarrillo a Alberto. Él lo recibió por ser cortés. El hombre le dijo- ¿cómo va la vida Alberto?-. Al escuchar su nombre se sintió sorprendido. Pensó que tal vez lo conocía, pero al mirar su rostro dio cuenta de que no tenía pista alguna de su identidad. La noche era joven y Alberto tenía tiempo para conversar, por lo que respondió amablemente- Bien. Pero puedo preguntarle, quien es usted?-. El hombre rió amablemente, sin carcajear, y le respondió- ya llegaremos a eso-.

Alberto se sintió profundamente incomodo, casi ofendido por la injusticia de que este extraño supiera su nombre y él no.

De manera imprudente el hombre siguió hablando- ¿Alberto, qué tanto amas tu vida?-. Alberto lo miró fijamente, no entendía que estaba sucediendo, casi perdiendo la paciencia le dijo- lo suficiente- el hombre rápidamente lo cuestionó- ¿lo suficiente para qué?- Alberto dijo- lo suficiente como para querer seguir viviéndola-. El hombre lo quedo mirando un momento y continuó.- ese es el problema, hoy vengo a ofrecerte no seguir viviendo-. Alberto quedo atónito y le respondió- eres un puto delincuente, un mercenario o solo un estúpido psicópata-. El extraño hombre respondió- mmm bueno me han llamado así también... La verdad, me pidieron que viniera a buscarte...-

Alberto quedo en silencio, comenzó a sentir miedo. Él nunca había dañado a alguien tanto como para que lo quisieran matar. Miro al hombre, se armó de valor y con los ojos aguados le dijo- ¿puedo saber quién me mando a buscar?- el extraño lo miro y le dijo- por supuesto, es Gabriela-. Alberto abrió los ojos tanto que casi perdieron su órbita, quedó totalmente perturbado. La vida con Gabriela había sido hermosa, llevaban 10 hermosos años juntos, y el hecho de no poder tener hijos los había transformado en compañeros acérrimos de vida. No entendía, se enojó, se molestó mucho al saber que su esposa, después de haber ido a dar su concierto de piano a Viña del Mar, lo halla mandado a matar. No entendía, y exclamó llorando- ¡¿y porque cresta esa maldita me quiere muerto?! ¿A caso todo lo nuestro fue una mentira? ¿Y ahora quiere vivir sin mí?-.

El extraño lo miro apenado y le dijo frunciendo el ceño- No, solo me suplico que la acompañes...-.

Alberto entendió todo... Y le dijo- por supuesto que la acompañaré, pero te suplico solo una cosa... Efe va conmigo...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • De un paseo muy particular a una invitación poco común.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta