cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Era de verdad - Zurrapa (5)
Suspense |
08.12.14
  • 0
  • 0
  • 585
Sinopsis

Historia de Zurrapa

Era de verdad

Le pregunté sobre aquél ángel que dijo ver aparecer en la puerta de la mercería, a raíz de lo cual terminó retirándose como ermitaño durante diez años, si es que era verdad, porque, en ese momento, dudaba de cualquier cosa que  viniese de Zurrapa. Me contó su historia

- Esto que te voy a explicar, es difícil de creer, pero no puede ser más verdad. Cuando te dije que era un ángel, no lo decía en sentido figurado, era un ángel de verdad, con un poder de seducción sobrenatural, un halo de luz misteriosa, y alas, aunque goza de la habilidad de hacerlas desaparecer, cuando lo desea se transforma en persona corriente, incluso con un punto de vulgaridad que difícilmente se podría imaginar lo que es en realidad. Experimenta una metamorfosis, tan increíble como una mariposa cuando sale de una crisálida, le surgen alas con las que arropa a quien quiere proteger. Y después, cuando le conviene, o sabe dios los preceptos, pautas o patrones por los que se rige, las vuelve a esconder, adoptando el aspecto de persona normal.
- Mira Zurrapa..., tú no es que seas mentiroso compulsivo, tú es que estás como un cencerro. - le dije, con tono de desencanto para que terminara de una vez sus trolas.
- He venido para decir la verdad, no me desilusiones no creyendo ni siquiera una palabra de lo que te digo. 
- Está bien, te escucho, pero como intentes tomarme el pelo o como descubra que es uno de tus cuentos o una de tus burlas, termino por aplastarte la nariz, - ya me había surgido la vena violenta, Zurrapa tiene la peculiaridad de hacer renacer la ira en los que se encuentran a su alrededor

Me contó una historia increíble, había momentos que dudaba si me decía la verdad, otros estaba seguro que me engañaba, que me contaba uno de esos cuentos que, con su verborrea y con el único fin de burlarse y divertirse, cuenta a sus acólitos que lo escuchan boquiabiertos. Pero poco a poco fui creyéndole, tenía algo de verosimilitud, al menos él parecía convencido de que lo que decía era verdad.

Un día de hacía unos diez años, entró en la mercería una mujer que le encandiló por su belleza, transmitía paz, le pareció que el tiempo se detuvo y que lo llenaba todo con su presencia. La mujer se dirigió a él con  armonía  en sus movimientos y calidez en su voz, quedó paralizado ante ella, pensó que había entrado por su puerta el amor. Pasó un buen rato hasta que fue capaz de reaccionar, la mujer pidió una aguja y un carrete de hilo. Zurrapa, embelesado, no atinaba, abría y cerraba los cajones bajo el mostrador sin saber qué buscar.

- ¿Nos conocemos?, - preguntó Zurrapa. La mujer permaneció callada mientras mantenía su mirada, después de un rato respondió
- Nunca nos hemos visto antes, por lo que no debemos conocernos
- Pues tengo la sensación que sí, me resulta usted conocida
- La memoria, con frecuencia es frágil, a veces creemos reconocer a quien nunca hemos visto, y no reconocemos a quien hemos compartido una vida
- Puede que tenga usted razón, - dijo Zurrapa

La mujer salió y al momento Zurrapa corrió tras ella, se había dejado la aguja y el hilo encima del mostrador, no habían pasado ni dos segundos, pero la mujer había desaparecido, corrió hasta la esquina, pero no la vio.

Chema

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 26
  • 4.0
  • -

Estoy sentado, temprano, junto a la ventana tras la que veo el cielo, las nubes, un semáforo que parpadea y gente desmotivada que camina hacia sabe dios dónde, unos árboles, unos edificios, unos coches, unas pancartas, unas farolas que se apagan, y una luz que se abre camino entre la oscuridad que se marcha.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta