cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Escalera alternativa
Humor |
05.01.15
  • 5
  • 0
  • 716
Sinopsis

¿Estás seguro?

Nunca me han gustado los ascensores. No soy claustrofóbico, simplemente no me gusta estar en un espacio tan pequeño con gente que no conozco o que desearía no haber conocido nunca, esa clase de personas que te hacen plantearte por unos segundos la idea de volverte un asesino en serie de la hostia. Por esa razón últimamente utilizo las escaleras, vivo en un séptimo, pero merece la pena, no solo me ahorro el infierno vecinal sino que además hago ejercicio. Como no lo había pensado antes. Era perfecto. O eso pensaba hasta esta mañana.

Estaba subiendo las escaleras después de hacer la compra, y cuando estaba ya por el cuarto, me encuentro en el rellano a un hombre que estaba mirando al vacío y que tenia la ropa manchada de lo que parecía sangre. Sí, lo habéis adivinado, me cagué de miedo. Las bolsas de la compra se me resbalaron y se cayeron escaleras abajo, acto seguido me dio un calambre impresionante en la pierna derecha y en el brazo izquierdo a la vez, era insoportable. En ese momento el hombre me miro y me dijo:

- Lo siento, es mi culpa.

No entendía nada, ni tampoco tenía muchas ganas de pensar, el dolor me anulaba completamente, me había quitado el miedo de golpe. Solo quería que acabara, era demasiado intenso, no era posible que existiera un dolor así, no era humano.

Esta vez el hombre se acerco, y se quedo a medio metro de mi

- El dolor pronto acabará, aguanta un poco más

- ¿Cómo lo sabes? ¿Qué es lo que me esta pasando? – pregunté desesperado.

- Lo sé porque yo diseñe todo esto, tenía que pasar así, lo siento mucho. Era la única manera de que las dos mitades se equilibraran.

- ¿De que coño estas hablando? Llama a una ambulancia, joder, estoy a punto de desmayarme.

- Nadie puede hacer nada para salvarte, no hay antídoto.

- ¿Qué antídoto? ¿Qué mes has hecho, psicópata? ¿Qué mierda esta pasando?

- Perdona, creí que había quedado claro, te he envenenado y en menos de un minuto tu corazón dejara de latir.

- ¿Qué? Eso es imposible, nunca te he visto, como podrías haberme…

Tenia un nudo en la garganta, era como si fuera a llorar, pero diferente, el dolor se empezaba a ir, pero yo me sentía terriblemente cansado, de repente todo parecía un sueño. Al cabo de unos segundos sentí que me caía, y todo se fundió a negro.

 

Cuando desperté estaba en una cama de hospital, y había un hombre durmiendo en un sillón al lado de esta. Me resultaba familiar, pero no conseguía ubicarlo. Llevaba un traje negro, con una corbata también negra, no le quedaba bien, había que tener mucha clase para llevar un atuendo así. De repente abrió los ojos, y por fin lo reconocí, era el hombre del rellano, ahora todo me volvía a la mente.

Hubiera salido corriendo, pero no podía moverme, estaba completamente paralizado de cabeza para abajo, lo cual no me creo una sensación muy buena. El hombre se debido dar cuenta de mi tensión, porque me sonrió y me hizo un gesto con la mano para que no me preocupara.

- Se te pasara, en unas horas ya podrás levantarte, la primera vez siempre cuesta mucho.

Ya me quedaba mas tranquilo entonces, la primera vez cuesta más, claro, no le faltaba razón.

- ¿Qué cojones me has hecho, loco de mierda? – le grité.

El hombre me miró un momento, y se empezó a partir de la risa.

- Tenéis la misma impaciencia los dos.

- ¿Qué dos? Déjate de tonterías, y explícame que me ha pasado.

- Fácil. He trasladado tu consciencia de un universo a otro. Para eso tenía que matarte en tu universo, como es obvio.

- ¿Qué?

- Si, tampoco pongas esa cara, hombre. Es que tenía que salvar a mi amigo.

- ¿Tu amigo habitaba el cuerpo en el que estoy ahora?

- Correcto.

- Pero, entonces tu amigo esta muerto, porque yo soy otra persona, otra consciencia.

- No, verás, aquí viene lo gracioso. Tu y yo somos amigos en esta realidad, nos conocimos hace más de diez años. Estas en tu cuerpo alternativo si lo quieres llamar así.

- Anda, mira.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.54
  • 324

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta