cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Escape en una estrella fugaz
Fantasía |
28.06.13
  • 3
  • 3
  • 2542
Sinopsis

Un deseo, cuando se pide de todo corazón y en el momento indicado, puede hacerse realidad

Mr. Robinson se detuvo y observó las estrellas. Aunque el pueblo parecía lejano, él sabía que aún no había salido del lugar y que si no escapaba rápidamente, lo encontrarían y someterían a crueles castigos. Desde hacía tiempo que había trabajado como un esclavo para la gente del pueblo y ahora, que había logrado salirse del gallinero donde comía y dormía, se sentía liberado. De pronto recordó a su padre, a su madre, a su hermana, a sus parientes que lo apoyaban en todo; recordó su vida antes de entrar al sitio del que ahora huía.

Mr. Robinson observó sus rudas y maltratadas manos y recordó que su piel antes era blanca y que sus ojos verdes parecían brillar de tanta alegría que experimentaba. Ahora su piel estaba morena debido a las faenas en el campo y sus ojos perdieron el brillo gracias a la maldad del poblado. Volvió a mirar las estrellas y rememoró tantas cosas que comenzó a llorar. No podía contra el remordimiento de haber abandonado su hogar por buscar riquezas materiales, cuando de antemano sabía que lo tenía todo en su casa. Ahora, más que nada, deseaba volver, lo deseaba más que ninguna otra cosa en el mundo.

Atisbó una estrella fugaz y recordó que habría lluvia de estrellas esa noche. No había visto en años, cuando era un niño, y en ese entonces pedía a las estrellas deseos de cualquier tipo. Sí, ¿por qué no? ¿por qué no pedir un deseo? Sí, eso haría, lo haría en ese preciso momento. Cayó una estrella y pidió regresar a su casa y no volver a saber del pueblo donde fue severamente maltratado.

Al día siguiente, Mr. Robinson se hallaba descansando en su casa de campo rodeado de sus seres queridos. Ya no había nada que temer y era libre como los pájaros silvestres. Pudo haber pensado que escapó gracias a su velocidad y astucia, pero él prefiere creer que una estrella fugaz lo transportó hasta donde estaba su casa. La estrella a la que le pidió su deseo lo iluminó y cumplió con lo que le habían solicitado: guiar a un hombre a su hogar.

Mr. Robinson ahora ve las estrellas y sonríe como nunca lo había hecho.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 144
  • 4.56
  • 32

Apasionada de la literatura desde temprana edad, he comenzado a escribir desde los catorce años, primero por diversión simple, y ahora por una gran pasión y dedicación. Siempre espero innovar y transmitir mis sentimientos a través de las letras.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta