cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Escoba nueva barre bien
Reflexiones |
19.11.14
  • 0
  • 0
  • 1403
Sinopsis

A veces te ilusionas de repente por alguien o algo. La experiencia te enseña que lo mejor es vivir el presente y lo que tenga que ocurrir, pasará.

No sé casi nada de ti. Tampoco me apetece saber si estás casado con dos niños preciosos, si tienes una novia guapísima o si eres gay. Cuando no sabes nada de una persona es verdad que la idealizas pero en el fondo es mejor no saber detalles. Me deleito cada mediodía mirándote mientras a ambos nos sirven la comida en el restaurante del polígono, tú con tus compañeros y yo con los míos. Me encanta tu sonrisa, esa barba de dos días tan viril , tus gafas de intelectual y tu elegancia.

Solamente sé que no eres de aquí, que eres alemán porque lucías con orgullo la camiseta de la Mannschaft teutona cuando los tuyos se alzaron con el mundial. En el fondo me gustaría saber algo más de ti pero luego pienso que saber la verdad puede ser doloroso, sobretodo cuando me doy cuenta que te estoy cogiendo cariño y que quizás todo quede en un espejismo, una ilusión momentánea. Esa hora de asueto compensa las 8 horas, a veces largas y tediosas que paso antes y después en el trabajo.

Vivo el ahora, el presente porque el pasado ya no podrá volver y el futuro lo desconocemos. Eres como agua de lluvia después de una sequía larga que me había agrietado el corazón. A todos nos pasa, un desengaño, una traición, nada vuelve a ser como antes y la desconfianza y la pereza se instalan en tu alma. Eres como ese helado que degustas de postre cada día…me haces sentir bien.

Con el tiempo y la experiencia no construyes castillos en el aire. Sabes que los caprichos son solamente eso y no duran mucho. A los 20 o a los 30 años no lo entiendes y crees que aquel chico del cual empiezas a enamorarte será algún día el hombre de tu vida. Como decía tu compatriota, el escritor Eckhart Tolle, hay que vivir el momento, el ahora y disfrutarlo. También aprendes a controlar las emociones. Sabes de primera que no tienes nada que hacer con un desconocido pero en el fondo es mejor. Es un juego secreto, silencioso donde solo juego yo.

Hace poco nos cruzamos las miradas y noté como mi cuerpo se revolucionaba porque mis emociones llevaban años hibernando, criogenizadas. De repente te das cuenta que tu corazón vuelve a palpitar, que alguna mariposa te revolotea por el estómago, a la hora de dormir las ensoñaciones y fantasías te relajan y las canciones de amor te parecen más hermosas. Gracias a ti he recuperado la ilusión,! las ganas de ir a trabajar! Y a escribir en mi adorado diario, aunque solo cuente que llevabas una camisa azul cielo o que quisiera ser tu helado para sentir tu lengua.

Eres un estímulo y quizás sea una conjunción planetaria que me ha alterado como si fuera la primavera. No sé cuánto durará este juego, solamente deseo que no se me vaya de las manos y mis emociones se desparramen, asciendan, floten y luego se metan el morrazo tan doloroso que ya he probado otras veces cuando me he dado de bruces. Ya lo dicen, “escoba nueva barre bien”, hasta que el tiempo la ensucia.

Solamente sé tu nombre y no quiero saber nada más aunque la camarera Sandra me dijo que estás libre, mi  adorado Florian.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • A veces una imagen te transporta a un pasado lejano y te remueve por dentro.

    Muchas veces no entendemos fobias, aficiones, talentos, atracción o rechazo hacia alguien…La respuesta la tenemos nosotros.

    Las mujeres tenemos fama de celosas si aparece una rival pero los hombres aunque no sean tan demostrativos, también se ponen tensos si aparece un competidor.

    Cuando se ama con el corazón no te fijas en el físico ni en el tiempo transcurrido.

    Cuántos de los que escriben aquí quisieran vivir de la literatura pero deben ejercer otros oficios mientras el escribir se convierte en un hobby.

    Basado en la historia real de un hombre que combatió en la guerra y que durante años ocultó un gran secreto que le ocasionaba una tortura mental insoportable.

    Nieva, hace frío pero hay momentos que al recordarlos te encienden el alma.

    Métodos japoneses para superar obstáculos de la vida.

    El amor es la fuerza más poderosa que existe.

    A veces los sueños es la única forma que tienes para ver, tocar, hablar con alguien que hace tiempo no ves y que echas mucho de menos.

  • 145
  • 4.73
  • 15

Me hubiera gustado ser periodista porque desde pequeña ya me gustaba crear cuentos y relatos. Escribir es mi bálsamo y mi oasis en los malos momentos y me ha ayudado a salir de muchos baches. Esta web me colma de felicidad tanto por poder escribir como que seas leída. GRACIAS A TODOS.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta