cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Escribiendo de otoños en invierno.
Reflexiones |
30.04.15
  • 5
  • 1
  • 440
Sinopsis

Orquídeas muertas

     Viajando, caminando y pensando. Un otoño en el que hiela más el frío de la amarga soledad que la misma estación. Caminas, con la mano en los bolsillos y la mirada al frente, un tanto cabizbajo. Las hojas naranjas, con venas cargadas de sangre caen y marcan un camino aleatorio. Las pisas, las esquivas, te golpean, las eludes... discutes contigo mismo de lo que es el otoño para ti. Si es una simple estación que une dos sentimientos o un paso por la quebradiza eternidad. La contemplación de una nueva vida o el desarraigo de esta. Un caminar alterado por pequeñas grietas en el suelo, en las que tu estupidez y falta de coordinación por el frío hace tropezar. Pájaros cantando e intentando acomodarse al momento, mientras te bañas en un aluvión de hojas que golpean tus ideas. Pájaros que interrumpen las pequeñas partituras que has compuesto, escrito, quemado y guardado. Una escala melódica en su mayor auge y de los acordes más exquisitos. Pájaros piando y amargando lo restante de tu existencia.

 

 

     Viajando, caminado y pensando. Un otoño que odias, que se repite y te envenena. Rayos de sol, ilusiones, que atraviesan los dedos con los que aprendiste a apartar las hojas. Intentas abandonar el torrente de sentimientos y, sin embargo, te ahogas en todo aquello que amas. Caminas, caminas y caminas. Atisbas, a no más de cinco pasos del camino, un pequeño animal moribundo en busca de ayuda. Pero no de ti. Apartando las hojas en las que se escondía, lo acoges en tus brazos con la sonrisa de un niño ilusionado. Caminas con él en brazos, esperando a que abra los ojos y se mueva. Desgastando la punta de las zapatillas, golpeas las hojas y el suelo a cada paso que tu vida da. El camino, lleno de árboles que pretenden desprenderse de todo lo que no necesitan.  Pequeños susurros del viento, mezclándose con los rayos del sol y las hojas naranjas. El camino que tus pies han cogido generan una rabia en ti y ese color que inunda la el lugar. Cuando te das cuenta, el ser que en tus brazos estaba se escapa sin mirar atrás, sin buscarte y dar las gracias.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta