cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
ESCRIBIR
Poesía |
08.12.08
  • 4
  • 9
  • 5182
Sinopsis

y fíjate que, aunque lo dijo Dany, las cosas no terminan aquí, ni allí, ni en ninguna parte, porque fluyen, se desparraman adoptando forma de idea o de objeto, pero las que más me gustan a mí son las que adoptan el disfraz de sucesos ¡qué bella palabra “suceso”! ¿no crees?, en ella cabe toda la historia –la grande y la menuda- sólo por ser una bella palabra, te lo digo de veras: las palabras son las grandes otorgadoras de Ser, aunque Dany –tú ya lo sabes- se pierde siempre esa característica casi sólida de las palabras, que son como si fueran los ladrillos con los que se construyen las historias, los sucesos de los que te hablaba, aunque no sé si me entiendes, claro que tanto me da, por que lo que sí me importa es que al pobre Dany le sorban el coco y la moza y la bicicleta con palabras hueras, claro que piensas que no está hecha la sabiduría para tipos como él, porque él no piensa en el éxito, se conforma con su bicicleta y algún revolcón ocasional, en cambio tú has elegido la aventura de nuestros días, la del dinero y has descubierto la sopa de letras –y la de ajo- para lucirte y enseñarnos lo majos que pueden quedar los discursos desenfadados, pero ojo que hay que juntar los ladrillos esos con acierto e invocar a las divinidades para que no permitan que caigamos en hibrys literaria y se nos vaya el texto a terminar en tragedia, no como aquella del hijo que suspiraba por los refajos de su madre y termina arrancándose los ojos y abandonado en la cuneta, ante el jolgorio de unos dioses y la pena de otros, sino el texto en sí (que diría un kantiano), todo por olvidar que hay que tratar con mimo esos ladrillos y acudir a donde se cuece su arcilla en las estanterías de las bibliotecas y en la barra del bar –si también lo sé; yo y muchos más, el tema es viejo-, porque, para qué vamos a engañarnos, todo esto se cocía en el vientre de los Bretón y Arp cuando el siglo pasado aún tomaba biberón y ninguno de nosotros era siquiera un proyecto, y quizás como le soltó el cínico al gran Alejandro mejor nos hubiese ido si no hubiésemos nacido, pero qué se le va ha hacer: ya estamos aquí sin remedio, poniendo tochos sin demasiado sentido como puedes ver, pero es que me divierte tanto, chico, que te he empezado a leer y ya no he podido parar, aunque es tarde y empiezo a tener una modorra del copón, así que lo voy a dejar, al fin y al cabo no era mi intención alargarme tanto ¡pero es que me resulta tan fácil y divertido hacer esto!.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Magnífico. Saludos
    Uff! Como dijo Díaz-Plaja de Paco Umbral: escribes como meas (con perdón) refiriéndose, claro está, a la facilidad con que lo hacía. Un saludo.
    monologo bueno, sin perderte, bonito
    Zenon, a ti también hay que leerte amigo mio, pero eso no hace falta que lo diga yo aquí para que ocurra. Siempre me ha gustado esa vena filosófica y aunque yo soy de los que opino que el ser, es, sin necesidad de palabras... me gusta todo el trasfondo que construyes con estas. Un saludo.
    Es clara y proverbial tu simpatía por la filosofía y la naturaleza de las palabras, casi tanto como la consciencia que de su fácil manejo tienes de tí mismo, autoestima... lo llaman, otros lo llaman vanidad. Y a la vanidad, en ésta página, la alimentan las estrellas, así que para que no te pegues el atracón te daré una menos de las que te mereces.
  • nunca sabes si estás...

    Raices del amor, la vida y la muerte.

    meditaciones en el vórtice.

    El tiempo, esa inapelable escoba con la que dios barre nuestros primeros amores.

    Lo imposible acostumba a suceder con naturalidad. Pero un día se termina. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ (hacía tiempo que no escribía un relato expresamente para TR, amigos. Como siempre, un placer.)

    micro relato filosófico para leer en 10 segundos y pensar un poco más. triller de una desaparición.

    Tenía dejado este lugar web, al que tanto quise. Pero unos pajarillos han venido a visitar mi correo, tirando de mí. Y aquí estoy.

    El título del relato es simple. Los significados, como los días, muchos.

    No todo lo que el mar se llevó era agua y trigo limpio.

    SI TUS PROBLEMAS Y TU ENFERMEDAD NO TIENEN REMEDIO Y ACUDES AL CURANDERO...

  • 337
  • 4.55
  • 102

Mejor ir a mi blog... http://serraniadepalabras.blogspot.com.es/ o ami otro blog: http://severodiletante.wordpress.com/

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta