cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Especia de calabaza
Humor |
10.10.16
  • 3
  • 0
  • 780
Sinopsis

Incluso una persona dulce tiene sus límites.

- Querida, ¿qué es esto? -Preguntó su suegra, al señalar el pastel de calabaza en el que había invertido toda la mañana. Por el gesto, comprendía que el postre terminaría en la caridad, no en la cena familiar de esa noche. Ya veía como la mujer, sin esperar respuesta, lo guardaba de nuevo en el envase naranja y lo introducía en el refrigerador.

Sin hacer ademán de reclamar, se apartó los cabellos rubios del rostro. Decidió adquirir una actitud sumisa.- Mamá siempre lo hacía. Era el único momento donde cocinaba, porque sabía que nos gustaba tanto.-susurró sin ver a la madre de su esposo, quizás recordando mejores tiempos, y en más agradable compañía que esa mujer a la que ahora estaba unida.

- Mi Roslin-boo y Frederick no pueden comer algo tan, disculpa la expresión, común.-Dijo al cruzar sus brazos, mostrándole la recién manicura de sus manos, y una sonrisa tranquila que a Andreina le resultó antipática.

"Vaya, eres sincera cuando estamos solas." pensó irónica, decidiendo que era mejor sonreír con timidez, fingir que sabía cual era su lugar por ser la esposa recién casada y que no le molestaba nada.- Entiendo bien. No lo haré de nuevo.

Pero en su interior, pensaba que pronto podría hacer lo que le diera la gana. Por ahora, Rowane podía ser la reina de la casa, la mujer a quien su esposo e hijo corrían por complacer. Andreina no tenía forma de competir por la atención...Hasta ahora.

Después de todo, Andreina estaba embarazada. ¿Y qué cosa amaba más un hombre, sino un hijo, un nieto? No podía esperar a ver su cara esa noche, cuando lo anuciara.

"Cuando termine contigo, desearás haberte comido el pastel, perra."

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Deseaba encontrar un sitio para publicar mis escritos. Para que me leyeran, criticaran, y crecer como escritor.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta