cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Espejo
Varios |
07.01.15
  • 0
  • 0
  • 903
Sinopsis

Espejo

Espejo que atrapas momentos inexistentes. Reflejos por allí y por allá. Yo no soy digno de ser reflejado, tampoco digno de ser un reflejo. Altas temperaturas, arde la materia, la estructura molecular del silicio metamorfosea. Ha ocurrido un trauma: el reflejo es real. Sin otros no nos conocemos. Cuando la presencia del “otro” se nos hace presente y la contemplamos nos damos cuenta que el que contempla soy “yo”. Si no fuera primero por la consciencia del otro no habría conocimiento del yo. Primero estuvo el otro luego yo, antes que el autoconocimiento estuvo el conocimiento del otro. Gracias a él, ella somos “yo”. Gracias a ellos, ellas podemos ver reflejado nuestro reflejo. No por nada se dice que: la madre es el “primer otro”. Puedo pensar a personas individualmente pero no a mí, no a “yo” sin una referencia externa del otro. Puedo pensar en mí cuerpo pero es un reflejo del espejo. Puedo pensar que soy malo pero aquello indica dos entidades: un malo que comete una acción mala. ¿Acción mala a quién, a qué?, ¿No necesito del otro para tener una entidad emocional-sentimental?. Sin embargo si es que soy consciente de mí mismo es porque estoy fuera de mí mismo: puedo pensarme fuera y decir que es lo que soy yo gracias a lo otro. La única manera de expresarme es a través de todo lo que me rodea. No existe un “yo” individual. Nadie existe como un “yo”. Nuestra identidad viene dada por todo lo que nos rodea, desde el medio ambiente hasta el prójimo: sobretodo en el prójimo. Porque con éste último es donde se desarrolla el lenguaje y el estado anímico más profundo. Nunca hemos existido como una individualidad, ni siquiera el más ermitaño, el “yo” individual fue una ilusión. Existimos como una unidad y cuando lleguemos por nuestra propia cuenta y de manera natural a entender aquello la tierra se asemejara lo más posible a un paraíso. Somos todo y formamos parte de uno a la vez. No te preocupes todos venimos para irnos. Porque la verdadera libertad es la muerte pero hay que ganársela con amor, no vivir eternamente en un mundo material (la verdadera esclavitud).

 Somos todos y formamos parte de una unicidad a la vez. De ser esto cierto no creo que llegar al final de éste camino sea fácil. Mientras el hombre cierre su corazón hacia el otro y no intente comprenderlo se hace daño a sí mismo porque niega su reflejo, y el que se hace daño a sí mismo tiende hacer daño a lo que le rodea. Hay que dar la otra mejilla. En tal efecto no es uno el que muere sino el mundo el que se acaba para uno, porque como se ha dicho… no existe un “yo” individual más que como una ilusión hermanos y hermanas míos.

 

Pero el sufrimiento es real. Es el sufrimiento el que genera la ilusión de la individualidad: yo sufro por ustedes, por vos, yo odio, yo miento, me duele, me envicio, lloro, grito, sollozo, yo me engaño. Mientras más sufrimos más es el rencor, y alejamiento de los otros. Pero si no nos damos cuenta que no todo es sufrimiento, que no hay que esperar una recompensa o algo a cambio cuando se da, si no nos hallamos en el amor incondicional al prójimo en un estado de a-deseo entonces empezará una lucha de poderes: quien somete a quien, quien es el sometedor y el sometido. Mi verdad es la verdad, nuestra verdad es la verdad. Son unos idiotas, mentirosos, equivocados. El humano se cierra sobre sí mismo alejándose entre sí: aumentando el sufrimiento al disminuir la aceptación del prójimo.

 Seguirá habiendo dolores tanto físicos como mentales pero está en nosotros decidir cómo afrontarnos a ellos: relegándonos a un lóbrego claustro interno o seguir adelante para mejorar la situación con amor: ser feliz sin importar donde se esté y como se esté. No siempre las cosas saldrán como uno desea, recuerda: venimos para irnos. El dar sin esperar nada a cambio, el amor incondicional es un a-deseo total. Yo no deseo nada a cambio por los resultados de mis acciones o mí accionar en sí. Así como para el malo su acción mala es su recompensa en sí para el bueno su acción buena lo es también. No hay que esperar otra transacción más que aquella. El actuar correcto, el ayudar al prójimo es la mayor recompensa que uno se pueda dar. No hay mejor almohada que la buena consciencia. Y nuestro único felicitador o regañador es nuestra consciencia también, entendiendo a ésta como todos y cada una de las personas que en ella tuvimos el placer de charlar, mirar, conocer, leer, escuchar, etc. La única religión es la de ayudar y aceptar el prójimo incondicionalmente. Pero al fin y al cabo cada uno decide qué decisión tomar, ¿Qué decisión tomarás tú?.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hola soy Lucas, ya que todos moriremos algún día aprovecho para saludarles por más que tal vez nunca conozcan mi rostro actual y mi voz, aunque por lo menos saben mi nombre pero, eso sirve de poco o nada, ¿O estaré equivocado en todo lo que digo?...

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta