cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Esperame, pronto llegare
Amor |
12.04.14
  • 4
  • 2
  • 1570
Sinopsis

La mente puede jugar una mala pasada cuando menos lo esperes.

Intento escribir las cosas que quise decirte, es jodido, me falta la respiración cuando te pienso, pero, no puedo mentirme, me faltas tu, mi inspiración. Eres ese todo que sin explicación se volvió endeble, frágil, se volvió nada. A las personas buenas le suceden siempre cosas malas pero, en este punto no estoy seguro de querer ser una buena persona, ni una mala, de hecho, no se si quiero ser una persona; me gustaría no tener sentimientos y que tu marchar no se haya vuelto una triste canción acompañada de la oscuridad contigua a tu ausencia, me haces mucha falta y el cielo ya no es gris, es negro.

Recordarte no es vivir, recordarte es saber que pude haber hecho algo para que aun estuvieses a mi lado, pude detenerte y pedirte que ese día te quedaras en casa, conmigo, como hace tanto tiempo que no sucedía. Lo deseaba de verdad, almorzar tarde y preparar tu comida favorita; olvidar los modales, etiquetas, la boba sociedad y comer con las manos; tumbarnos en el pasto bajo el árbol de nuestra casa y sentir el aire puro, cristalino y natural invadiendo nuestros pulmones; respirar y jugar a ser libres; tomar un poco de merlot y luego dormir con tu mano enlazada a la miá, con mi alma en los suburbios de la tuya, haciéndonos compañía. Deseaba decirte tantas cosas, pero siempre creí que tendría tiempo.

Aunque escribo palabras, ninguna tiene sentido, una y otra vez los pensamientos recorren mi mente como un circulo vicioso. No puedo morir sin saber porque... ¿porque tu primero?... ¿porque?

¡Hey! ¿No puedes quedarte un rato mas? Aun no están completos mis sueños contigo, mi corazón no ha dejado de sentirte. ¿Cuando regresas? Necesito... no imaginas lo que debo pasar cada día al desear no despertarme, y de un momento a otro, la luz del sol cachetea suavemente mi rostro. Esto no es vida, bueno, nada lo es desde hace algún tiempo. Confieso que aveces me gustaría alcanzarte, pero se que si lo hago de igual manera no estaré contigo, pues tu eres un ángel, estas en el cielo y yo estaría abajo.

Siempre me has dicho que no cuestione a Dios, que su majestuosidad no admite criticas. Pero no puedo evitar sentir algo de aversión hacia su modo de actuar, esta bien (si existe) que me castigue por no creerle, pero tu eres pura y bella, y ahora te vuelves eterna, invisible y ausente pero eterna para mi. La justicia no tiene sinónimos para el, o es un concepto no aplicable para la vida, pues la vida, es tan injusta en ocasiones que provoca haber nacido en otro planeta, o mejor aun, haber nacido en el sol, de esa manera la vida se extinguiese nada mas al nacer y así evitaríamos años de sufrimiento... Extrañare cuando decías que mi mente me iba a volver loco, que mis ideas son absurdas. No... loco es que no tenga mas camino a tu lado, que no puedo tomar tu mano de nuevo, ni respirar tu aroma. Es que no queda nada de mi.

Y así empece a odiar este cuento, esta historia se volvió triste, antes tenia a tu voz de energía, ahora todo me pesa. Ahogado me siento, el color que impregno mi vida a tu lado, ya esta drenado, desgastado y sin ganas, deplorable, sin vida y sin alma, tal como mi cuerpo, que podría prenderme en llamas o caerme desde el edificio mas alto del mundo sin sentir ningún dolor, nada es tan fuerte como tu ausencia.

Y las horas que faltan, que pasan y que pesan, como si el universo entero concentrara su masa en mi corazón y me dejan sin fuerzas suficientes para ser feliz. Es un vago recuerdo aquel tiempo cuando sonreía, era el tiempo a tu lado, ahora, es el tiempo a solas. Se va desvaneciendo todo a mis espaldas creo que se acerca el final, pero temo equivocarme, y que tenga que pasar mas tiempo aquí, extrañándote. Que falte poco o mucho se me hace algo incierto, pero, la única verdad que poseo es que cuando me quede en silencio por siempre, estaré pensando en ti, para así indicarle a la muerte el lugar al cual quiero ir, a tu lado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta