cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
Esta es la peculiar historia de un escritor frustrado que para sentirse especial escribía relatos en lo que lo más largo y condimentado era el título
Amor |
08.04.08
  • 3
  • 5
  • 1620
Sinopsis

.... Luego tenía que escribir algo
para que le dejaran publicar
en este nuestro espacio
tan querido y singular
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola, pasando a contestar el asunto planteado, a mi también me encantan los debates críticos y me agrada el encontrarme con otro colega antropólogo. Bueno, primero, me refiero específicamente al "sentido profundo de la inmortalidad" y no de la "existencia", cosas que si bien son partes integrantes de un proceso, no deben de ser confundidas entre sí. También no creo que el esquema analítico sea antropocéntrico, ya que propongo un modelo holista, ontológico y de corte hasta cierto punto procesualista que "no tome al ser humano como patrón" sino a la experiencia humana colectiva como marco de referencia en su sentido simbólico e interpretativo. Aparte, el valor intrínseco de un “garabato”, según mi perspectiva, exteriormente es simbólicamente interpretado con base al receptor el cuál a su vez incorporará esta información a su “acervo” (al estilo de Richard Adams) y transmitirá esto con un esquema constructivo de “núcleo duro”, un ejemplo práctico aplicable a esto podría ser la tradición oral de “La gesta de Asdiwal” que Strauss efectúa, claro, desde una perspectiva diferente al de la antropología estructural. Ahora, con respecto a lo de la materialidad intrascendente, analítica y filosóficamente prescindible, no es que desdeñe los “frutos” de este “paradigma” dentro de la tradición filosófica, sino que trato de hacer más vastos los horizontes de la perspectiva buscando nuevas connotaciones que sean útiles; además, también hay que tener cuidado con el uso de los términos, ya que materialista y mecanicista no es lo mismo, por que el primero da una prioridad a la pro y preeminencia cognoscible de lo material ante las propiedades mentales (pensamiento y conocimiento) y el segundo hace hincapié en la realidad física con base a la causa-efecto en un proceso unilineal. Para mayores aclaraciones de este interesante debate, en mi perfil aparece mi mail para estar en contacto. Saludos…
    Huye de tusrelatos, bú. Se cae a pedazos. Es mejor, y más sano y más currado un blog sencillito. En serio.
    Me quedé con ganas de seguir leyendo más,se me hizo corto,un saludo
    Vaya, ender, me sorprende que te piques ante un comentario con un pelín de crítica objetiva. Te tenía por buen escritor (eso al menos es lo que tengo entendido por aquí), y es propio de buenos escritores aceptar críticas amables, como la que , a mi entender, yo te hice en tu relato. Pero claro, uno se empacha de regalos dulzones, de loas, de piropos, se... hace demasiado goloso como para aceptar una sola pizca de sal y pimienta de vez en cuando. Simplemente apunté unas cuantas faltas ortográficas y que tu texto tenía rima interna, como tú mismo has admitido. Por otra parte yo soy el menos ortodoxo con la clasificación literaria (hablando mal y pronto , me importa un carajo como se clasifiquen los textos). Ender, si lo que quieres tener es una corte de aduladores... es evidente que has dado con el sitio apropiado. Un saludo.
    pues puede que tenga faltas, lo escribí y publique a las cuatro de la mañana, en el trabajo. Las rimas son buscadas, no hay ninguna norma que las impida. Llamalo prosa poética, si quieres, y sino que mas dá, me gustó hacerlo así. A ver si leo algo tuyo para opinar.
  • Viajé subido sobre tus labios a un pasado de leche tibia y sudor.

    La plañidera lleva en sus labios el amor de tus muertos

    Una oda a mi cuerpo. Eso que soy yo. Eso en lo que vivo. Y en lo que muero. Mi cuerpo. Reloj de carne. Medidor del tiempo.

    Laputas modernas o ítacas volantes donde los amores líquidos se vierten y derraman en las efímeras y agónicas existencias de los contemporáneos.

    "A POR ELLOS, OE"

    vuelvo a publicar truñacos aquí.

    Recupero un texto de hace dos años y lo modifico un poquito en las formas, pero no en el fondo.

    Revisión de un antiguo texto que he decidido publicar con otro título para que la mayor parte de la gente lo disfrute y sepa que no tengo abuela (la pobre murió con 102 años hace doce meses y medio, la única que conocí)

    Somos objetos obsolescentes. Corazones obsolescentes. Almas obsoletas. Recuerdos. Si acaso.

    Un ejemplo muy ilustrativo de cómo los animales se sirven también de las Matemáticas para sobrevivir.

  • 166
  • 4.08
  • 685

No sé si me podré definir con 180 caracteres, tengo más de 180 carácteres.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta