cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Esterilización forzada.
Ciencia Ficción |
15.04.15
  • 5
  • 6
  • 759
Sinopsis

Parches para una especie acabada.

 

He sobrevivido a mis expectativas, y me he aburrido, mucho.

Tener un trabajo que te guste, una hermosa familia y comodidades, a veces no es suficiente, no para mí.

Reducimos la existencia a la supervivencia, vivir un día más, un mes más, otro año, así hasta morir.

Los proyectos que tenía hasta entonces no eran mas que entretenimiento, vulgar entretenimiento.

Hasta que conocí a Berta, ella trabajaba en una clínica de planificación familiar para gente sin recursos, yo supe de su organización y quise conocerlos, fue realmente triste visitar la clínica.

Berta estaba harta de ver las mismas chicas varias veces al año, la misma historia en un bucle infinito. 

Listas de espera tan grandes que muchas chicas daban  a luz a sus bebes no queridos.

A Berta le preocupaba la clase de vida que tendrían esos humanos por nacer sin recursos en un mundo tan competitivo. 

Pero su mayor preocupación era todo el daño que ellos harían, en el 2050 seremos 9000 millones de humanos, o más, devorando como termitas nuestro pequeño planeta. Nada consume mas recursos que un humano del primer mundo.

Congeniamos muy bien, puede que esto les suene, ambos habíamos visto la serie de TV Utopia, pero claro nosotros no teníamos nociones sobre genética, ni virus, ni armas.

Así que nos dedicamos a fantasear mientras bebíamos cervezas en el bar, en ocasiones no éramos nada discretos, y alguien nos escucho.

Así conocimos a Arthur, el sería una pieza clave en nuestro proyecto.

Arthur era veterinario, había trabajado en granjas muchos años, y lo que había visto allí lo cambió para siempre, cansado  de ver como los humanos tratamos a los animales estaba decidido a ser parte de la solución.

También pensaba que una reducción drástica de humanos haría una diferencia.

Nuestro proyecto a punto de empezar, un mundo mejor con menos humanos.

Montamos un quirófano movil en mi furgoneta, ¡quedo impresionante!

Arthur tenia acceso a anestésicos y medicamentos, y Berta consiguió instrumental de la clínica donde trabajaba, lo habéis adivinado, empezaba nuestra campaña de esterilización humana.

El plan era fácil, buscábamos borrachos, yonkies, o cualquiera que se atreviera a caminar por un callejón oscuro. Teníamos dardos tranquilizantes, pero en ocasiones no era necesario. Arthur y Berta eran impresionantes y las marcas que quedaban en el escroto eran diminutas, Sin  puntos, usaban un pegamento tipo súper glue. Un leve dolor de huevos, y poco mas, nadie se enteraría del apaño.

Quienes en ocasiones se despertaron a mitad de operación dijeron haber sido victimas de abducción extraterrestres, nosotros somos responsables de todas esas noticias que parecen sacadas de la prensa paranormal de los años 80.

Empezamos a formar nuevos equipos y en pocos meses habían quirófanos nuestros dando vueltas por todo el país, me contaron que habíamos pasado las fronteras, y teníamos equipos por toda Europa, nunca llegue a confirmarlo.

No duramos mucho, no habían pasado once meses desde el comienzo, y no todos los equipos eran tan indetectables como el nuestro, personas que se despertaban en un callejón con los huevos sangrando, infecciones, y así empezaron las investigaciones, realmente no teníamos ni idea de como trabajaban los otros equipos.

Hace dos semanas empezó la tercera guerra mundial, ve a saber por que.

Así que me dispuse a escribir nuestra historia mientras el gas que entra a mi casa me quema los ojos y la piel, fuera  un día perfecto de 30 grados, oigo  los gritos pero no puedo ver, solo un rayo de sol por el tragaluz de mi sótano. 

 

No solucionamos nada, lo se, pero para todos esos humanos que no tendrán que nacer en lo que quede cuando acabe esta guerra, para ellos si fue importante.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta