cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Estoy grillado, pero no pasa nada.
Humor |
07.10.15
  • 0
  • 0
  • 767
Sinopsis

Atención, este relato no se responsabiliza de daños a la sensibilidad sobretodo si se pertenecen a razas, religiones u orientaciones sexuales a las de un puto amo.Todo juicio hacia mi persona por los actos cometidos me la sudan, gracias por su atención y disfrute.

Estaba yo de nuevo en una de mis situaciones, cuanto menos normales, o al menos para vosotros, ya que estas jodidas extrambolicidades ya son de mi día a día y son las que me llevan a plantearme si cortarme la polla, la lengua o que me la sude todo aun más.

Estoy sentado en frente de un hobbit que lleva al cuello un diente de tiburón, tiene los dientes como las torres gemelas después de un regalo de un Dios inesperado, y con una cara que el otro creador no supervisó antes de mandarla al país de los hijos de puta como yo. Va vestido con un chaleco verde como el joker y una especie de camiseta hawaina, que amenizan unos calcetines de colores que terminan en unos Oxford con picado.

La razón de que esté sentado frente a este umpalumpa de orientación sexual dudosa, lo cual me inquietaba aun más que los cuadros de payasos y gatos, era mi “segunda venérea”.

De aquí el atento lector puede sacar dos conclusiones que son totalmente equivocadas gracias al ingenio de mi fantástica madre, medico desde hace 28 años.

La primera conclusión que la mayoría sacará es, joder este cabrón lleva ya dos venéreas, es un puto cerdo. Mi madre puede definir venera a lunar que te ha salido después de una noche de fiesta. Un chupetón para ella puede significar el sida. Imaginaros la reacción de mi querida y exagerada progenitora cuando llegué con un eccema en el muslo izquierdo. Todas las madres son exageradas, pero su amor barajó  ciertas posibilidades que iban desde tifus, pasando por la gonorrea hasta la sífilis. Cuando el dermatólogo le dijo que solo era una reacción alérgica al bañador sufrió lo que los psicólogos definen como "soy madre y médico no me cuentes milongas", y no paraba de pedir penicilina por el hospital y de gritar que se me iba a caer mi querido miembro viril a trozos como castigo  a mis pecados. Es lo que tiene enseñarle medicina a una católica. La segunda fue muchísimo peor, y la razón del asunto. Tengo una herpangina, una infección viral en la boca que deriva hacia las amígdalas. Como imaginará el pronóstico de mi madre era la muerte y la condena al fuego eterno, al cual abrazaré a su debido tiempo, pero no será esta vez. He de aclarar que quiero mucho a mi madre, lo cual no impide un razonamiento crítico de sus actos y afirmaciones. Mamá si estás leyendo esto, vuelve a leer el poema de tu cumpleaños para que salgas de dudas sobre cuanto te quiero.

Esta infección es típica de niños de entre 3 y 10 años, y es posible cogerla post contacto sexual o simplemento por coger cosas del suelo o vasos o cualquier mierda que te metas en la boca.

Da la casualidad que una de las últimas cosas que me metí en la boca era una chavala morena de ojos azules con pechos y glúteos turgentes, lo cual no quiere decir que no pillase el puto virus por coger vasos del suelo. Pero algo de posibilidades le da a la señorita.

Estoy bastante concienciado con esa mierda de las enfermedades de transmisión sexual y tal, y después de las últimas experiencias de mis queridos amigos, suelo seleccionar lo quiero echarme a la cama.

Ésta en concreto, a parte de estar buena de cojones, pertenece a una rama bastante católica (por no decir secta de estas que dicen, “fuck me in the ass because I love Jesus”), es la sobrina del dueño de una universidad católica y dice ser una chica difícil. De tal forma que una vez que la besé y la llevé a mi casa tuve el acierto de prometerle que no pasaría de las caricias y los besos esa noche. Gilipollas de mí, esa zorra se había liado con 3 tios esa semana y no tenía otra intención que romper mi cama.

Pero repito, no podemos asegurar que esa preciosa boquita se comiese una polla infectada y me produjese mi malestar.

La segunda conclusión que sacará será seguramente que la persona a la que veo es a un urólogo o a un medico para tratarme ese castigo carnal de Dios. La realidad es que es un psicólogo exsacerdote y ex exorcista.

Mi madre no comprende que belcebú no tiene nada que ver con esto, o al menos no esta vez.

Yo he intentado razonar con el rarito este, pero el mamon me ha dicho que vamos a hablar de un tema alternativo, para analizar mi subconsciente. Si realmente supiese analizar mi subconsciente estaría camino de la policía.

La pregunta que me ha hecho es cómo narraría mi día con canciones.

Antes de decirle el desenlace de esta historia, le contaré mi respuesta, lo cual acrecentará la afinidad del lector de que este es un sacacuartos, que mi madre me quiere demasiado y que mi estado psiquiatrico está bastante claro.

  • Pues mire doctor, cuando me levanto suena thunderstruck en el despertador pero yo realmente pienso en "the house of rising son", de The animals, al dirigirme a desayunar, desnudo por supuesto, pienso en "the boulevard of broken dreams", mientras que cuando me estoy tomando el café y las tostadas pienso en "for whom the bell tolls" de Metallica. Cuando mi padre entra en la cocina suena  "estrellas del cielo" de Green valley, lo irónico es que mi padre podría encajar en esa canción como una estrella más, sin embargo cuando llega mi madre suena "boss of me", de malcom in the middle, aunque también un poco de "carmina burana" y "how to disappear completly" de Radiohead. Mi hermana suena a "thrift shop", ha tenido el acierto de sudársela todo un huevo, y sigue sonando mientras me visto, aunque mi habitación es más bien, "una marrona total" de David Sainz. Cuando llego a clase y veo a mis compañeras el repertorio de Extremoduro aparece entero, desde "puta", pasando por "golfa" y "te la meto hasta las orejas", terminando con "Jesucristo García" cuando veo a mis colegas. Supongo que mis profesores son más bien "psycho" de Muse.

Cuando salgo a nadar supongo que es todo muy "what a wonderfull world", sobretodo si está la "girl you´ll be a woman son", digo la pechotes, y camino a casa es más "anarchy in the uk".

Sí, es verdad que me veo y me escucho "quien se apunta" de Duo kie antes de arreglarme, para ponerme guapo pero intimidante, supongo. Cuando bebo con mis colegas es todo muy "Burn it to the ground line", de Nickelback, en la discoteca es más "salir, beber, el rollo de siempre, meterme mil rallas y hablar con la gente"; y una vez que me pongo a ligar la cosa va variando. Empiezo con "the eye of the tiger" buscando alguna chavala, acercándome soy cual Tarantino en "Little Green bag", la que suena en reservoir dogs, y ya cuando hablo con la sujeto en cuestión varía entre "are you gonna be my girl" o "la mataré" de Loquillo. Si hay suerte y la puedo "acompañara a su casa" suena "animal what i have become" de Three Days Grace, si no de nuevo "la mataré", "puta" y la siempre mítica "Cadillac solitario". Supongo que después del casquete es "we are the champion", pero si es paja es más" where is my mind?" o "creep".

No sé que pretende con esto la verdad.

  • Bueno, a parte de hacerme una lista de reproducción en itunes y de sacarle 60 pavos la hora a tu padre he concluido que de tu psicoanálisis, hay impulsos sexuales hacia tu terapeuta…

Y es por esto señor agente que realice 12 pequeñas punciones en el abdomen, ojos y pecho con la lámpara a ese embaucador. Que necesito ayuda psiquiátrica, no lo sé, que he hecho mal escribiendo mi confesión, puede ser, pero mientras usted la lee yo voy camino de México que es lo que debí hacer antes de liarme con esa zorra y decirle a mi madre que tengo un herpes en la boca.

Gracias por su atención y fuck the police. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 83
  • 4.67
  • 176

Soy un gilipollas, pero un gilipollas encantador.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta